Wifi sin contraseñas

WiPass ha diseñado un dispositivo que facilita la conexión de los teléfonos móviles a la señal de internet con solo acercar el aparato

Aparato diseñado por WiPass junto a un teléfono.
Aparato diseñado por WiPass junto a un teléfono.

“¿Qué te parecería si al acercar tu móvil a un aparato te conectaras a la red wifi?” Mariam Ayadi, la cofundadora de WiPass y graduada en Marketing y Comunidades Digitales, le planteó esta cuestión a su hermano una noche al regresar a casa, cansada de tener que incluir en su smartphone las largas y, en algunos casos, complicadas contraseñas de los restaurantes o tiendas por las que pasaba. “Me dijo que eso ya existía. Pero no era así. Investigué y me lancé a diseñarlo”, recuerda Ayadi.

Sin formación tecnológica, pero “con una gran curiosidad”, sus primeros pasos pasaron por buscar un colaborador que le imprimiera en 3D la prueba piloto del aparato que había diseñado, mientras ella encontraba proveedores en Taiwán que lo fabricaran en serie. Entonces conoció a Nil Mandri, un estudiante de doble grado de Ingeniería, que le facilitó la tarea de la impresión. Un primer paso que terminó con la unión de Mandri a esta aventura y que desde entonces es socio de Ayadi.

Juntos pusieron en marcha WiPass, un dispositivo que con solo acercarlo al teléfono móvil se conecta a la red wifi. Con este proyecto ganaron a finales de 2018 los Premios Creatic, organizados por la escuela universitaria Tecnocampus, lo que les reportó 12.000 euros, a los que sumaron los 3.000 de un premio ganado en 2019 en la Universidad Pompeu Fabra, 15.000 de un fondo family and friends y más de 70.000 de aportaciones personales.

Más información
El wifi gratis puede salir muy caro

En total, más de 100.000 euros que tuvieron su recompensa con el reconocimiento, entre otros, de Wayra, el área de innovación de Telefónica. “No formamos parte de su aceleradora, pero confió en el proyecto y se convirtió en uno de nuestros primeros clientes. En su décimo aniversario distribuyó el dispositivo por sus oficinas, que están repartidas por todo el mundo, lo que supone que ya estamos en más de 300 puntos”, cuenta Ayadi.

WiPass, que finalmente se fabrica en España y que se vende a través de su propia tienda online y de distribuidores, muestra una conexión segura, por su sistema de encriptado, y sostenible, porque no necesita ni pilas, ni enchufe ni batería. “El aparato se retro­alimenta cuando acercas el teléfono”, apunta Ayadi.

Se comercializa en dos versiones, una para empresas (WiPass Business) y otra para el hogar (WiPass Home), ambas con un precio de 35 euros. La primera ofrece, además, un servicio de pago con las conexiones que se generan, herramientas de marketing, ofertas a sus clientes o programas de fidelización.

La segunda nació a raíz de la covid-19, cuando los restaurantes, tiendas y centros comerciales cerraron y, según concreta la cofundadora, tuvieron que replantearse la estrategia. Este dispositivo casero suma un control parental de la conexión a internet, un test rápido para paliar posibles problemas con la velocidad o controlar si alguien está usando el wifi de manera fraudulenta.

Con 10 empleados, durante el pasado año la empresa facturó 160.000 euros, sin beneficios de momento. Una facturación que aspira a superar el millón de euros en 2022. Cifra que según Ayadi, está relacionada con la escalabilidad del proyecto que puede derivarse de los nuevos clientes que están en el horizonte más cercano, como una cadena de hipermercados o una multinacional de bebidas. Pero no solo. También están en plena internacionalización con clientes en Francia, Arabia Saudí o Dubai. “De hecho ya tenemos la web en francés y la lanzamos en árabe en este mes”. Expansión que les llevará a una ronda de financiación en este mes de septiembre, con una cifra todavía por determinar. “Ahora es el momento de hacerlo”, concluye Ayadi.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS