La receta mágica para las empresa: digitalización y sostenibilidad

Retina y Telefónica Tech debaten sobre el impacto que tendrá el plan de recuperación económica en la era poscovid

Participantes en el evento organizado por Retina y Telefónica Tech
Participantes en el evento organizado por Retina y Telefónica TechSanti Burgos / EL PAÍS

Navegadores de internet que ofrecen un cupón para plantar árboles a cambio de instalar cookies en el ordenador. Móviles fabricados con bioplásticos derivados de productos vegetales. Trenes de alta velocidad equipados con 5G que se mueven empujados por la fuerza de las renovables. Así será el mundo del futuro: más sostenible y digital. Ese es el binomio que ha abrazado España para hacer frente a dos crisis: la económica, derivada de la pandemia, y la medioambiental, provocada por la contaminación del ser humano.

La transformación empieza a cobrar forma. Pero para darle un gran empujón, la UE dotará al país con 140.000 millones en los próximos seis años, de los cuales un 33% irá a temas relacionados con el cambio tecnológico y el 39% irá a la eficiencia energética y el cambio climático. “La sostenibilidad y la digitalización han llegado para quedarse”. Esa ha sido una de las grandes conclusiones a las que llegaron diversos expertos de distintos campos durante un evento digital organizado por Retina, en colaboración con Telefónica Tech.

Para Rebeca Minguela, fundadora y consejera delegada de Clarity AI, parte de este golpe de timón viene dado por los ciudadanos y los inversores, que demandan marcas y compañías cada vez más responsables y comprometidas con el planeta. Esta empresa es el ejemplo de la comunión entre tecnología y sostenibilidad. La firma —en la que BlackRock ha entrado como accionista minoritario— usa el análisis de datos y el aprendizaje automático para hacer un estudio sobre el impacto social y medioambiental de las inversiones en una empresa determinada. “Nos enfocamos en medir dónde están las organizaciones hoy y en qué áreas pueden ser más eficientes para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible [el plan maestro ideado por la ONU para alcanzar un mejor futuro]”, explicó Minguela en el encuentro celebrado esta semana.

Los ODS se han convertido en el talón de Aquiles del mundo. A seis años de su creación, los 17 objetivos (entre los que están el fin de la pobreza, la lucha contra el hambre, la igualdad de género) han sufrido un tremendo varapalo con la llegada de la pandemia. Para paliar estos problemas en el plazo marcado (2030), la única alternativa es el uso de la tecnología, afirmó Minguela.

La transformación de la economía no será real si no se hace desde la base del tejido productivo: las pymes. “Digitalizar a las pymes es ayudarlas”, según José Cerdán, consejero delegado de Telefónica Tech, la unidad de la operadora que agrupa los negocios de cloud, seguridad e IoT/bigdata. La idea no es solo acercarles dispositivos y sistemas para hacer eficientes los procesos, sino también contribuir a un cambio de rumbo en su negocio. “Hoy en día, cualquier persona, cualquier tienda que venda miel, por ejemplo, puede llegar a cualquier parte del mundo con las plataformas digitales”, destacó. “Pero hay que ayudarlos, hay que formarlos, sigue existiendo una brecha digital”, abundó.

Lo que ya no es un obstáculo es la infraestructura tecnológica que hay en el país, en especial la que contribuye a tener una conexión a internet de máxima calidad. “La infraestructura que tiene España de fibra es envidiable”, explicó Cerdán durante el evento titulado Desarrollo sostenible en un mundo digital, y que fue dirigido por Jaime García Cantero, director de contenidos de Retina. Gracias a esta red, dijo, las empresas pueden acceder a nuevas tecnologías como la nube, la ciberseguridad, sistemas de inteligencia artificial y análisis masivo de datos. Esa será la clave en esta transformación tecnológica. Sobre todo para aquellas empresas que se hayan decantado por el teletrabajo.

Las metas por cumplir se agolpan en la puerta. Al Acuerdo de París (cuyo objetivo es limitar el aumento de la temperatura mundial este siglo por debajo de los dos grados) se suman los objetivos medioambientales fijados por Europa para 2030 (reducir las emisiones al menos un 40%) y 2050 (lograr la neutralidad climática). Ello requiere de un esfuerzo en conjunto: desde la movilidad, pasando por la construcción de infraestructuras, hasta la producción de artículos de vestir. “La pandemia ha puesto al desnudo la vulnerabilidad de la sociedad y que no podemos seguir con este modo de vida”, resaltó Isabel Pardo de Vera, presidenta de Adif y Adif Alta Velocidad.

Fondos europeos

Para la representante de la empresa pública, la llegada de los fondos europeos será clave para acometer el cambio de modelo que el país necesita. Varias de las estrategias y pasos a dar se resumen en el proyecto estratégico España 2050, presentado por el Ejecutivo el pasado jueves. Allí se abordan los efectos económicos y sociales de la pandemia, el cambio climático, la digitalización, el envejecimiento, la cohesión social y la igualdad entre hombres y mujeres. Pardo explicó que hacer frente al cambio climático pasa por la movilidad, donde el tren juega un papel fundamental. Este medio de transporte, con una huella de carbono más baja que otros, ganará peso en el abanico de opciones tras su reciente liberalización, destacó la presidenta de Adif. “La liberalización se ha hecho efectiva a pesar de la pandemia y ha empezado con éxito…, lo que permite es el acceso a toda la sociedad a ese modo de transporte sostenible”, añadió.

Dimitris Bountolos, director general de sistemas de información e innovación de Ferrovial, destacó que la sostenibilidad se ha incrustado en la conciencia corporativa de la empresa y en todos los proyectos que realiza. La motivación está en contribuir a los ODS y dejar una huella y un legado a las futuras generaciones. Para contribuir a mejorar el mundo, el tamaño es lo de menos. Así lo cree Arena Martínez, fundadora y consejera delegada de la firma homónima, una pyme de moda sostenible que utiliza fibras naturales como popelín de algodón reciclado y materiales orgánicos. Su empresa busca que el consumidor final entienda que la industria textil a gran escala está generando un daño al medio ambiente. “Lo que hay que hacer es comprar cosas de calidad que realmente duren en el tiempo”, concluyó.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50