Caso Villarejo

Fainé y Brufau descargan en sus subordinados la contratación de Villarejo

Los dos directivos afirman que desconocían que se fichó a la trama del comisario para espiar a Del Rivero

El expresidente de CaixaBank Isidro Fainé (a la izquierda, con papeles en la mano) y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, este viernes.
El expresidente de CaixaBank Isidro Fainé (a la izquierda, con papeles en la mano) y el presidente de Repsol, Antonio Brufau, este viernes.efe

Antonio Brufau, actual presidente de Repsol, e Isidro Fainé, expresidente de CaixaBank y también exvicepresidente de la energética, han desfilado este viernes ante el juez instructor del caso Villarejo para declarar como imputados por la operación de espionaje en 2011 contra Luis del Rivero, expresidente de Sacyr. Dos de los históricos directivos del Ibex 35 han admitido que sabían de la puesta en marcha por parte de sus compañías de un plan de “inteligencia empresarial” contra su adversario, que entonces trataba de hacerse con el control de Repsol con ayuda de la petrolera mexicana Pemex, pero han negado que cometieran cualquier ilegalidad. De hecho, Fainé ha atribuido a Brufau la iniciativa y este, por su parte, ha descargado la responsabilidad en sus subordinados.

Las comparecencias se han prolongado durante unas dos horas. Primero ha declarado Fainé, que ha asegurado al juez Manuel García-Castellón que no tenía “conocimiento de las actuaciones que se llevaron a cabo” por parte de Cenyt, el grupo de empresas del comisario José Manuel Villarejo, que llegó a hacerse con datos confidenciales de Del Rivero y otras víctimas, incluidos sus tráficos de llamadas. “No participé ni en la selección, ni en la contratación, ni en el pago del proveedor. Ni tenía la más mínima idea de la empresa que Repsol había contratado, ni de quién era el señor Villarejo. Ni mucho menos si se había contratado a un funcionario de policía en activo”, ha asegurado el expresidente de CaixaBank, según fuentes próximas al mismo.

“Brufau me comentó que sería conveniente tener más información empresarial sobre el pacto Sacyr-Pemex, para poder responder a este desde una dimensión corporativa”, ha proseguido el expresidente de CaixaBank y exvicepresidente de Repsol: “Brufau me informó de que Repsol ya tenía contratado un encargo, que lo llevaba su director de seguridad corporativa, y me propuso compartir la información sobre el pacto”. En esta línea, ha apostillado que la conversación que mantuvo con su homólogo en Repsol fue genérica, que nunca entraron en los detalles del encargo, según detallan fuentes jurídicas.

Pero Brufau también ha echado balones fuera. Según fuentes presentes en su declaración, el máximo directivo de Repsol ha admitido que conversó con Fainé sobre el tema y que dio una instrucción general a sus subordinados para que estuvieran atentos ante la ofensiva de Del Rivero. Pero ha añadido que él nunca supo que se contrató para ello a Villarejo, ni qué acciones concretas se llevaron a cabo. Según ha repetido, él está tan arriba en la empresa que estos detalles no le llegan y que, además, hay muchos niveles intermedios entre la presidencia de Repsol y el área de Seguridad de la compañía que se hizo con los servicios de la trama.

Áreas de inteligencia corporativa

Según Brufau, informó a Fainé de que “sería bueno” que las “áreas de inteligencia corporativa” de ambas empresas cooperaran para profundizar en la investigación. Pero, “en ningún momento dio instrucción alguna para que se contase con los servicios de Cenyt”, ha insistido Repsol este viernes a través de un comunicado. “Nunca jamás di instrucción alguna en este sentido”, ha reiterado Brufau al instructor. “La actuación de Brufau, según ha explicado en sede judicial, estuvo encaminada en todo momento, única y exclusivamente, a salvaguardar los intereses legítimos de todos los accionistas de Repsol, incluida La Caixa”, han remachado fuentes cercanas al presidente de la petrolera española.

La imputación de ambos se sustenta en varias patas, según describió el juez en un auto de abril. Primero, en un documento intervenido a la trama donde se detalla una reunión con los jefes de seguridad de ambas compañías, los comisarios en excedencia Miguel Ángel Fernández Rancaño (CaixaBank) y Rafael Araujo (Repsol). El objetivo de esa cita era “tratar el encargo realizado y examinar cómo marchaba la investigación”. Y, según el magistrado, incluye indicios que evidencian que Brufau se “informaba de manera directa a través de Araujo” y que, además, compartía los datos con Fainé.

Como segunda pata, existe un informe interno de Repsol que también “apunta a la intervención” del presidente de la energética en la contratación de las empresas de Villarejo y en la decisión de trabajar de forma cooperada con CaixaBank. A esta se suma una tercera: los responsables de seguridad de ambas compañías “reconocieron” al juez que la investigación a Rivero fue una “reacción conjunta promovida” por los dos presidentes. “Rancaño, en su declaración judicial como investigado el 15 de diciembre de 2020, señaló que, tras recibir de Villarejo los informes elaborados, despachaba directamente estos temas con Fainé, como un punto más de las reuniones que ambos mantenían”, subraya García-Castellón en uno de sus escritos.

Fainé ha admitido este viernes que abordó el tema con Rancaño en alguna “reunión”: “Pero la información que me facilitó sobre este asunto fue de muy escaso interés, y nunca me entregó informes ni documentos ni me habló de conversaciones o información personal sobre Del Rivero”. Brufau ha asegurado, en cambio, que nunca trató directamente con Araujo sobre esta cuestión: “Jamás”. Entre ambas compañías pagaron más de 400.000 euros a la trama del comisario Villarejo.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50