Plan industrial de Renault

Las fábricas de Renault en España se blindan contra los recortes al ganar cinco modelos hasta 2024

El grupo asigna nueva carga de trabajo a los centros de Palencia, Valladolid y Sevilla y se compromete a crear 1.000 empleos fijos

Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han visitado las instalaciones de Renault en Palencia.
Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han visitado las instalaciones de Renault en Palencia.Chema Clares / GTRES

España saldrá ilesa de la crisis por la que atraviesa el Grupo Renault, en proceso de reconversión tras haber aflorado 8.000 millones de euros en pérdidas el año pasado. Sus cuatro factorías tienen aseguradas inversiones los próximos cuatro años tras la asignación de cinco nuevos vehículos, un nuevo motor y una nueva caja de cambios. El consorcio galo, participado por el Estado francés, confirma a España como su segundo país por volumen de negocio y confía en que sus planes generen 12.000 millones de euros en la economía española hasta 2024 y hacer fijos a un millar de personas en ese periodo. El consejero delegado del grupo, Luca de Meo, ha señalado que “España es el segundo país más importante para nosotros”.

Las factorías españolas están saliendo mejor paradas de lo que se preveía en la actual fase de reestructuración de la automoción europea. PSA ha confiado en sus tres plantas con nueva asignación de vehículos, Seat trabaja en un proyecto de electrificación global y este martes Renault, ante la presencia del rey Felipe VI y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha oficializado un compromiso de cuatro años sobre sus instalaciones fabriles españolas. No son coches eléctricos, pero sí un coche de transición hacia la nueva etapa de las cero emisiones que se abre en la industria: vehículos híbridos. Y esos cinco modelos representan participar en una quinta parte de los 24 lanzamientos previstos por el grupo hasta 2025.

Más información

Así lo ha defendido el consejero delegado de Renault, Luca de Meo, quien ha defendido que las nuevas inversiones “no solo van a garantizar la perennidad de las instalaciones industriales, sino que les va a introducir en la nueva era de la movilidad”. El impulso a los vehículos eléctricos puros, segmento en el que Renault tiene experiencia en la gama de entrada, se quedará de momento en Francia, condicionada por el Gobierno galo a cambio de las ayudas en forma de créditos que ha facilitado a Renault. Pero De Meo ha defendido que España participará “en los segmentos de mayor volumen de mercado”.

El plan desvelado este martes cuenta con la asignación de un modelo más de lo que estaba previsto inicialmente, después de que la dirección española de la marca acordara con el comité de empresa un nuevo convenio colectivo que dotara de mayor competitividad a las plantas, según defiende Renault. La planta de Palencia recibirá tres vehículos de los segmentos del modelo Kadjar (segmento C) y un todocamino de mayores dimensiones, del denominado segmento D. La de Valladolid fabricará dos modelos más pequeños, del segmento B, también SUV, a partir de 2024. Asimismo, la fábrica de motores de Valladolid recibirá una nueva familia de motores y la de Sevilla dos nuevas cajas de cambio.

Por su parte, el centro de investigación de Valladolid acogerá nuevos proyectos, entre los que se encuentra el desarrollo de tecnologías de ayuda a la conducción y se plantea que también asuma responsabilidad en el desarrollo del uso del hidrógeno en vehículos de Renault.

El presidente de Renault en España, José Vicente de los Mozos, ha subrayado que el plan que se ha presentado hoy es “el más ambicioso” de los que ha tenido Renault en España y ha puesto en valor que la inversión es “el antídoto contra la despoblación”, en referencia a que las plantas de Palencia y de Valladolid se encuentran en una de las comunidades autónomas que más han sufrido el éxodo.

Los encargos llegan en un momento en el que Renault afronta un periodo de recorte de gastos –el objetivo es alcanzar una suma de 3.000 millones anuales en un par de años– y de volumen de producción para intentar volver a los números negros. España no jugará en esa liga y todo a punta a que mejorará en volumen de producción, si bien los nuevos vehículos sustituirán a los que actualmente se están fabricando en España por Renault.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50