Empresas

IAG sufre pérdidas récord de 3.806 millones y amplía capital por 2.750 millones

El presidente de Iberia insiste en renegociar a la baja el precio de la compra de Air Europa porque el acuerdo original "carece de sentido"

Colas de aviones de Vueling e Iberia, ambas del holding IAG.
Colas de aviones de Vueling e Iberia, ambas del holding IAG.

International Airlines Group (IAG), el grupo al que pertenecen las aerolíneas British Airways, Iberia, Vueling o Aer Lingus, sufrió unas pérdidas netas de 3.806 de euros en el primer semestre del año, como consecuencia del impacto de la pandemia del coronavirus, frente al beneficio de 806 millones del mismo periodo del año anterior, según ha informado este viernes a la CNMV.

Además de una caída de los ingresos del 55,7%, hasta 5.326 millones, las pérdidas se deben al coste de una partida excepcional de 2.137 millones por la cobertura de compras de combustible realizadas antes de que el precio se desplomara por el hundimiento de la demanda en todo el mundo, y por la depreciación de la flota. El resultado de las operaciones, antes de extraordinarios y de impuestos, arrojó unas pérdidas de 1.365 millones de euros, frente a un beneficio de 1.037 millones el año pasado.

La mayoría de las aeronaves del grupo permaneció en tierra en el segundo trimestre y se mantuvo una mínima programación de vuelos de pasajeros para viajes esenciales y repatriaciones. Tan solo se operaron 1.875 vuelos de carga adicionales en el segundo trimestre para transportar equipos y suministros médicos. De esta forma, la capacidad operada en el segundo trimestre disminuyó un 95,3% respecto a 2019 y para el semestre disminuyó un 56.2% respecto al mismo periodo de 2019.

El grupo señala que espera que la capacidad remonte durante el tercer y cuarto trimestre, pero estará aún un 74% y un 46% por debajo en comparación con los mismos periodos de 2019, respectivamente, aunque precisa que “este plan es muy incierto y está sujeto a la relajación de las medidas de confinamiento y a las restricciones de viaje”.

Con todo, IAG espera que la demanda de pasajeros tarde al menos hasta 2023 en recuperar los niveles de 2019 y está reestructurando su base de costes para reducir el tamaño de cada aerolínea. En esta línea, se ha aplazado la entrega de 68 nuevas aeronaves prevista entre 2020 y 2022 y se han retirado anticipadamente algunos aviones con más años de servicio, incluyendo 32 Boeing 747 y 15 Airbus A340-600. Respecto a ajustes laborales, la compañía se limitó a señalar que negocia con las autoridades y los representantes sindicales.

A 30 de junio, IAG contaba con un colchón de 8.100 millones de euros de liquidez (tesorería y líneas de crédito no dispuestas). El efectivo se situó en 6.016 millones, lo que supone una disminución de 667 millones de euros respecto a 31 de diciembre de 2019. Las líneas de financiación generales y de aeronaves comprometidas y no utilizadas ascendían a 2.100 millones.

Para reforzar la posición de liquidez y reducir el apalancamiento, la dirección ha propuesto una ampliación de capital de hasta 2.750 millones de euros, que será aprobada por la Junta General de Accionistas en septiembre, a la que se ha comprometido a acudir Qatar Airways, su mayor accionista con el 25,1% del capital social. La compañía catarí nombrará dos nuevos consejeros en el máximo órgano de gobierno de IAG.

Compra de Air Europa

El presidente de Iberia, Luis Gallego, insistió como en otras ocasiones en el valor estratégico de la adquisición de Air Europa, si bien admitió que “ya no vale lo que valía”. En una conferencia con medios españoles, ha defendido que la operación “aportará valor a medio y largo plazo”, y se mostró convencido de que “el turismo español se va a recuperar mejor con Air Europa dentro de IAG”.

El futuro consejero delegado de IAG aseguró que el acuerdo firmado el pasado 4 de noviembre , por el cual IAG se comprometía a pagar 1.000 millones de euros a la familia Hidalgo, “carece de sentido” en el contexto actual. Se refería de esta forma a una rebaja sustancial del precio y de las condiciones de la operación que, según fuentes del sector, puede estar por debajo incluso del 50% del importe pactado originalmente.

Por este motivo, ambas compañías tratan de pactar unos nuevos términos ”que se ajusten a la nueva realidad”. “Si conseguimos llegar a un punto de encuentro que sea bueno para ambas partes haremos la operación, y si no, pues no la haremos”, advirtió Gallego, quien precisó que su pretensión es que el tema esté zanjado “antes de final de año”.

Gallego se mostró crítico con la política de prevención del coronavirus adoptada por Reino Unido en lo que toca a la imposición de cuarentenas a los viajeros procedentes de España: “Hay comunidades autónomas en España en las que el ratio de infectados por Covid es menor que en regiones de Reino Unido. Canarias y Baleares, entre otras comunidades, deberían quedar al margen de las cuarentenas”.

Relevo en la presidencia de IAG

Asimismo, el consejo de administración de IAG ha aprobado el plan de sucesión de su presidente, Antonio Vázquez, quien será sustituido por Javier Ferrán en enero de 2021. Este relevo se produce después de que Vázquez haya alcanzado nueve años en el cargo el pasado mes de enero (máximo recomendado en el código de gobierno corporativo del Reino Unido).

Formará un tándem junto a Luis Gallego, quien el 24 de septiembre relevará a Willie Walsh como consejero delegado tras 10  años ocupando el cargo.  El ejecutivo se suma a la lista de directivos españoles en lo más alto de la dirección del grupo junto a Luis Gallego, Álex Cruz (British Airways), y Javier Sánchez Prieto (Iberia).

Javier Ferrán es consejero de Coca Cola European Partners y miembro del consejo supervisor de Picard Surgeles. Durante su carrera ha pasado por los consejos de Associated British Foods; SABMiller, Agrolimen, Louis Dreyfus Holdings, Abbott Group, Desigual o Chupa Chups. Fue vicepresidente de William Grants & Sons Limited (2005–2014) y ocupó distintos puestos de alta responsabilidad en Bacardi Group.

Durante su carrera ha pasado por los consejos de Associated British Foods; SABMiller, Agrolimen, Louis Dreyfus Holdings, Abbott Group, Desigual o Chupa Chups. Fue vicepresidente de William Grants & Sons Limited (2005–2014) y ocupó distintos puestos de alta responsabilidad en Bacardi Group, socio del fondo Lion Capital y consejero de SABMiller, Primark y Desigual, entre otros cargos.

Más información

Lo más visto en...

Top 50