Puig compra la marca de maquillaje Charlotte Tilbury

La operación podría alcanzar los 900 millones de euros, según avanzó Bloomberg

Entrada a un evento de Charlotte Tilbury celebrado en Ámsterdam.
Entrada a un evento de Charlotte Tilbury celebrado en Ámsterdam.Flickr

Puig ha adquirido la mayoría del capital de la marca de maquillaje Charlotte Tilbury, creada en 2013. Según ha comunicado la empresa, ha realizado la operación junto a BDT Capital Partner, que tendrá una participación minoritaria en el capital, en el que también estará Charlotte Tilbury, la fundadora de la compañía. Bloomberg avanzó este miércoles que estaba ultimando la operación, que cifró en unos 900 millones de euros, cuantía no confirmada por el grupo perfumero español.

El grupo familiar, propietario de marcas como Paco Rabanne y Carolina Herrera, tenía en su radar el objetivo de ganar cuota en el mercado de la cosmética y lo ha acabado haciendo en una puja --en la que han participado las grandes del sector, como L’Oréal, Estée Lauder o Shiseido-- por una joven compañía que factura en torno a los 250 millones de euros apenas siete años después de su fundación. Charlotte Tilbury se ha convertido en una marca de referencia para artistas, a quienes ha utilizado como reclamo para sus campañas publicitarias.

Charlotte Tilbury ha logrado éxito en las categorías de maquillaje y cuidado de la piel gracias a productos como la crema hidratante Magic Cream y la colección de maquillaje, lápices de labios y sombras de ojos Pillow Talk. Fuentes de la compañía consideran que tiene un gran potencial de crecimiento gracias a la juventud de la compañía, su digitalización y las tasas de crecimiento.

“Estamos realmente entusiasmados de asociarnos con Charlotte y su equipo y apoyarlos en la próxima etapa de desarrollo de la marca”, ha afirmado en un comunicado el consejero delegado de la compañía, Marc Puig.

“Hemos llegado a un punto crucial en nuestro crecimiento desde que lanzamos la marca hace siete años, y esperamos dar paso a nuevas oportunidades con Puig, el socio perfecto con el que desarrollar una marca icónica y perdurable”, ha afirmado por su parte la fundadora de la firma británica.

Puig ha desvelado los resultados obtenidos el año pasado, cuando facturó 2.029 millones de euros y obtuvo un beneficio de 226 millones. El resultado neto ha caído ligeramente respecto a los 242 millones logrados un año antes.

La compañía se puso como objetivo alcanzar en 2025 los 3.000 millones de euros de facturación para situarse entre los tres grandes grupos mundiales de perfumes. El problema en esa hoja de ruta es el impacto de la covid-19, que le ha obligado a cerrar sus fábricas y ha reducido sus ventas, al desplomarse el segmento de ventas vinculadas a los viajes y al resto de comercialización de productos. .

Lo más visto en...

Top 50