LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

España defiende la creación de un fondo europeo para la recuperación económica

Un documento interno del Ministerio de Economía apuesta por un instrumento que se financie en los mercados con el respaldo del presupuesto de la UE y la tasa digital e impuestos verdes

El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y la ministra de Economía española, Nadia Calviño, en el Eurogrupo de enero en Bruselas.
El presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, y la ministra de Economía española, Nadia Calviño, en el Eurogrupo de enero en Bruselas.OLIVIER HOSLET

España quiere asegurarse de que ningún país de la UE se queda atrás cuando sea el momento de echar el resto para allanar la recuperación económica. El Gobierno de Pedro Sánchez se ha fijado como máxima prioridad que la UE no solo dé una respuesta común a la crisis, sino que también prepare una salida y una vía para financiarla. La propuesta francesa va en esa línea, pero el Ministerio de Economía tiene también su propio diseño. Según un documento interno al que ha tenido acceso EL PAÍS, España piensa en un sistema de transferencias que financie a los países los gastos a los que se ven obligados a incurrir para afrontar la crisis. De acuerdo con ese papel, ese instrumento podría financiarse en los mercados con el respaldo del presupuesto de la UE y la tasa digital.

FOTOGALERÍA

Los ministros de Finanzas de la zona euro parecen encaminados a buscar este martes una solución a corto plazo al desplome de la economía que gire en torno al fondo de rescate europeo (Mede). Sin embargo, al menos nueve países quieren ir más allá. En concreto, España quiere, según este documento, un fondo que permita “a todos los Estados miembros financiar las medidas necesarias para abordar la actual crisis” a la vez que se preserve la “igualdad de condiciones en términos de costes de financiación”. Es decir, que, tras haber sacado la artillería para evitar un mayor hundimiento, el sur no esté agotado y sin munición cuando llegue el momento de dar otro golpe de estímulos fiscales para reactivar la economía. Según fuentes comunitarias y del Ministerio de Economía, el documento no se ha llevado al Eurogrupo y se trata de una nota interna del departamento que dirige la vicepresidenta Nadia Calviño.

Antes de la reunión del Eurogrupo, Calviño ha afirmado en una rueda de prensa por videoconferencia que el ministerio ha ido evaluando cuál es la mejor opción para la mutualización de los costes de la respuesta a la pandemia y de la recuperación económica. La ministra ha sostenido que España no está cerrada a ninguna opción, pero la propuesta elaborada de forma interna por Economía supondría levantar la línea roja de los eurobonos e ir al territorio que ya está explorando Francia. En concreto, se trata de crear un fondo que diera a los Estados, no solo los de la zona euro, transferencias no reembolsables de una magnitud equivalente al shock que están padeciendo para hacer frente a la crisis sin que se dispare su nivel de deuda pública. De acuerdo con el documento, la Comisión sería la encargada de arbitrar el mecanismo de transferencias hacia los Estados.

Ese mecanismo podría despegar, según el documento, bajo dos circunstancias. La primera, en caso de que la Comisión activara la cláusula general de escape del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que suspende de facto las reglas fiscales europeas. En ese caso, España propone que todos los países reciban una aportación “proporcional a la gravedad del shock en sus economías”. Se trataría, pues, de la respuesta que debería dar la UE ante una pandemia como la actual. En el caso de que el shock se ciña a un país, la Comisión se encargará de constar si ese Estado supera un umbral de paro fijado a medio plazo y en una cantidad determinada respecto al año anterior.

Financiación con la tasa digital

El documento fija que ese fondo se articularía mediante un vehículo de cometido especial (SPV, por sus siglas en inglés), que podía financiarse en los mercados respaldado por el presupuesto de la UE. De acuerdo con este documento de trabajo sin carácter oficial, los bonos se emitirían a largo plazo y el Banco Central Europeo (BCE) podría considerar su compra dentro del programa lanzado por la pandemia.

Esa deuda sería cubierta posteriormente con los ingresos obtenidos mediante una tasa digital, que se adoptaría en 2021 teniendo en cuenta los trabajos de la OCDE en ese terreno. Bruselas está esperando que se llegue a un acuerdo a nivel global para instaurar una tasa sobre los ingresos de las grandes multinacionales tecnológicas. En caso de que eso no ocurra, la Comisión Europea quiere volverla a poner sobre la mesa de los Estados a finales de este año pese a los recelos que suscita en Dinamarca, Suecia o Irlanda. Además, el papel llama a considerar también los impuestos ambientales.

El documento del Ministerio de Economía considera que el empleo de esa tasa permitiría salvar la brecha en ese ámbito fiscal y permitir una “distribución justa de la carga de la crisis”, puesto que el negocio digital está entre los menos afectados. El papel también recoge que, en caso de que prosperara esa propuesta, se adoptarían las salvaguardas necesarias para evitar “transferencias permanentes” entre países.

La ministra de Economía, Nadia Calviño, sostuvo antes del Eurogrupo de este martes que la “etiqueta no es lo importante en este momento", sino que España da prioridad a que los socios de la UE acudan “unidos” a los mercados financieros “sin que aumenten las divergencias" dentro de la Unión. Aun así, dijo que prefiere un nombre que haga referencia a la “recuperación” y no a la “solidaridad”, como se había propuesto desde Francia.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50