Moda

Mango deja atrás tres años de pérdidas con ventas récord

La multinacional catalana de moda cierra el año con 2.374 millones de euros en ventas, su récord histórico

10/03/2020 Toni Ruiz, nuevo Consejero delegado de Mango. Foto: Joan S‡nchez
10/03/2020 Toni Ruiz, nuevo Consejero delegado de Mango. Foto: Joan S‡nchezJoan Sanchez / EL PAÍS

Mango vuelve a los números negros después de haber pasado tres años instalada en las pérdidas. La multinacional catalana cerró 2019 con un beneficio neto de 21 millones de euros (perdió 36 millones en 2018) y un récord de ventas, que alcanzaron los 2.374 millones de euros, un 6% más que el año anterior. La compañía, propiedad de Isak Andic, seguirá, sin embargo, sin repartir dividendos. Mango, que seguirá invirtiendo en producto y digitalización, recortó el año pasado un 41,5% su deuda neta, que se situó en los 184 millones, lejos de los 618 millones de 2016.

La empresa ha salido de su travesía en el desierto: la caída empezó en 2014, tocó fondo en 2016 y después ha ido recuperándose año a año. Con el beneficio de 2019, el grupo de moda estrena nueva etapa, con su primer ejecutivo, Toni Ruiz, ascendido recientemente a consejero delegado. En un encuentro con EL PAÍS, Ruiz destacó las claves para la nueva etapa: reforzar la venta online y la logística, invertir en la renovación de tiendas y en el producto, y conseguir que la empresa sea sólida en el plano financiero.

Ruiz explica el esfuerzo realizado en la reducción de la deuda, que ha marcado a la compañía en los últimos tres años: “Para seguir invirtiendo necesitábamos tener salud financiera”. Aunque aseguró que el nivel actual de deuda neta es asumible —en 2019 ya se situó por debajo del beneficio bruto de explotación, que fue de 194 millones, un 43% más que el año anterior—, el consejero delegado se ha marcado el objetivo de seguir reduciendo la deuda neta hasta los 500.000 euros este año.

Sin embargo, continúa aumentando su deuda, que refinanció a finales de 2018, para mantener el ritmo de inversiones. El año pasado, la inversión fue de 58 millones de euros, la mayor parte destinados a la transformación digital de la compañía. Ruiz destaca la apuesta de la compañía por la “omnicanalidad”, es decir, que el cliente pueda pasar de la tienda física a la digital y que la compañía tenga las existencias suficientes para responder a todas sus demandas. Para ello, Mango cuenta con su nuevo centro logístico en Barcelona, donde centraliza todo el producto y lo envía a las tiendas, y con los diez centros de distribución online que la multinacional tiene repartidos por el mundo. El comercio electrónico representa ya el 23,7% del total de las ventas del grupo y la gama de ropa masculina ha alcanzado por primera vez los 200 millones.

El consejero delegado explica que la empresa ha podido volver a los beneficios al llevar a cabo “un gran cambio en el producto”, y señala el camino para este ejercicio pese a los riesgos que ya existen, entre ellos el coronavirus. “Tenemos muchas ideas. Nos centraremos en mejorar el producto: somos más capaces de vender de más calidad y a un precio mejor, porque lo hacemos mejor”.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50