Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRENDEDORES

Música y ocio alternativo

La cadena de juegos de mesa Generación X vive una época dorada por el ‘boom’ de las series y películas de ficción

Servando Carballar, fundador de Generación X, con 18 tiendas. 
Servando Carballar, fundador de Generación X, con 18 tiendas. 

Innovador en la música y los negocios. Así se define Servando Carballar, fundador y consejero delegado de la cadena de tiendas de cómics y juegos de mesa Generación X. De la música alternativa —líder de El Aviador Dro y sus obreros especializados, que ayudó a marcar los primeros pasos de la Movida Madrileña en los años ochenta y editó bajo el sello D.R.O. los trabajos de Nacha Pop o Gabinete Caligari— Carballar saltó al negocio del ocio alternativo en los noventa. "Nos ocurría lo mismo que con los discos. Te tenías que ir a Londres para comprar un producto que no existía entonces en España", recuerda para luego añadir: "Al igual que instauramos un estilo de música que no existía en el país, también montamos un tipo de negocio que solo habíamos visto fuera". De este modo, en 1994, nació la primera tienda de Generación X en la calle de Galileo de Madrid. El mismo nombre del local mezclaba la influencia rockera de Carballar (por el grupo homónimo de Billy Idol), la icónica banda de mutantes de Marvel y la generación a la que pertenece este madrileño de 57 años.

No obstante, a los dos meses de abrir, su negocio sufrió un inesperado percance: en abril de 1994 sucedió el mediático crimen del rol, en el que una pareja de jóvenes asesinaron a sangre fría a un empleado de limpieza. El caso rápidamente corrió por los medios de comunicación, que no dudaron en demonizar los mismos juegos que se mostraban en los escaparates de Generación X por ser una afición que compartían los asesinos. Pese a ello, la mala prensa solo sirvió para hacer publicidad de la empresa. Las ventas crecieron incluso más rápido y en el año 2000 Generación X tenía ya tres tiendas propias. Fue entonces cuando empezaron una red de franquicias.La llegada de la crisis en 2008 tuvo también un resultado positivo para la compañía. "La gente tenía menos capacidad adquisitiva y tuvo que buscar hobbies más económicos. Un juego de mesa cuesta poco dinero y puedes aprovecharlo todas las veces que quieras. En esos años nuestro volumen de negocio se triplicó", afirma Carballar.

Por si fuera poco, su apuesta por estos locales de encuentro entre la cultura pop, la ciencia ficción y la fantasía se ha revalorizado 25 años después de abrir la primera tienda. "Este tipo de ocio era marginal en los ochenta y los noventa, pero ahora se ha comercializado muchísimo con el boom de las series y las películas", expone mientras enumera títulos como Star Wars, Stranger Things o Juego de Tronos junto la incontable lista de superhéroes que debutan en la gran pantalla cada mes.

Su gran reto es hacer frente a gigantes de la distribución online como Amazon. "Nuestro cliente cada vez es menos paciente y quiere el producto ya, lo que te obliga a tener un stock enorme para no perder compras. Esto reduce nuestro margen de beneficios", expone este artista con visión de empresario. Ante esto, sus locales se volcaron en la experiencia presencial, en la que el cliente puede probar los juegos o leer los cómics antes de comprarlos y conectar con otros aficionados como ellos. Con una plantilla de 25 personas y 18 tiendas (cinco propias y 13 franquicias), Generación X facturó más de cuatro millones de euros en 2018.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >