Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Toshiba borra su nombre de los portátiles que inventó: ahora se llaman Dynabook

La emblemática tecnológica nipona, ahora en manos de la taiwanesa Foxconn, comienza a comercializar sus nuevos equipos bajo una nueva marca

Nuevos portátiles Dynabook Portage X-30 F.
Nuevos portátiles Dynabook Portage X-30 F.

Toshiba fue un emblema de la industria informática. En 1985, lanzó el primer portátil del mundo, cuatro años antes de que Apple lanzara su primer Macintosh portátil. La marca japonesa vendía casi 18 millones de ordenadores hace tan solo siete años, una cantidad que se redujo a solo 1,4 millones el año pasado.

“Tanto desde el punto de vista profesional como de consumo, Toshiba ha sido un sinónimo de innovación, de calidad, de soluciones sorpresivas. Sólo hay que dar un vistazo rápido a las aportaciones de la compañía al entorno de la informática para darse cuenta de ello. Fuimos los primeros del mundo en lanzar al mercado un portátil con un HDD interno, con una pantalla TFT color, con un CD-ROM integrado, con una batería de litio-ion o con sintonizador de televisión. La lista es interminable y llega hasta nuestros días, ya que el año pasado lanzamos la primera solución mini PC basada en edge computing”, asegura el director general de Toshiba España, Emilio Dumas.

La fuerte competencia de marcas como Lenovo, Acer o Asus obligó a la que fuera insignia de la industria japonesa a dejar de fabricar equipos para el mercado doméstico en 2014. Pero ni aun así pudo parar el declive. La división informática se segregó de la matriz e inicio un camino en solitario bajo las siglas Toshiba Client Solutions (TCS).

En manos de Foxconn

Emilio Dumas, director general de Dynabook España.
Emilio Dumas, director general de Dynabook España.

No anduvo en solitario mucho tiempo. El gigante tuvo que rendirse y cayó en manos de Foxconn. La multinacional taiwanesa y mayor fabricante de componentes electrónicos del mundo se había hecho en 2016 con la también japonesa Sharp, firma a través de la cual compró el negocio de ordenadores personales de Toshiba.

La otrora marca japonesa ha dado un paso más para desligarse de su pasado. Sus equipos van a dejar de tener en el lomo el logo de Toshiba, para pasar a denominarse Dynabook. Curiosamente, se ha rescatado una marca de una línea de portátiles que la propia Toshiba lanzó a finales de los años 90.

A finales de este mes, llegarán a España los nuevos portátiles Dynabook, enfocados al segmento profesional. Se trata del Portégé A30-E, un dispositivo de sólo 1,2 kilogramos, 14 horas de autonomía y altas prestaciones en materia de seguridad y conectividad. También comenzarán a comercializarse el Portégé X30-F y el Tecra X40-F.

“Desde que decidimos el cambio de denominación, hemos mantenido reuniones con todo nuestro canal de distribución y la recepción ha sido francamente buena. Por encima de denominaciones, el usuario busca soluciones de calidad, fiables, seguras y con altas prestaciones, y Dynabook va a mantener esas señas de identidad en el mercado, por lo que no esperamos que la nueva marca impacte en nuestras ventas”, asegura Dumas.

Como respaldo cuentan con el apoyo de Foxconn, que además de su línea propia, fabrica para las principales compañías tecnológicas de Estados Unidos, Europa y Japón, desde Apple (iPhone e iPad); Amazon (Kindle)), Sony (PlayStation), Microsoft (Xbox) o las cámaras GoPro.

Por el momento, Dynabook va a dirigirse al entorno profesional manteniendo la denominación de las tres gamas profesionales de ordenadores portátiles con las que venían operando hasta ahora: Satellite Pro, para el segmento de entrada, Tecra como segmento medio, y Portégé como gama alta.

No obstante, no descartan volver al mercado del gran consumo. “No descartamos volver al mercado doméstico o incluso entrar en otros nuevos. Estamos definiéndolo ahora mismo. Actualmente tenemos una cuota de entre un 6 y un 7% en el mercado profesional, pero no estamos muy pendientes de nuestra cuota de mercado. Para nosotros la prioridad es la rentabilidad”, dice el director general de la firma

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >