Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reino Unido reprende al Santander y RBS por no informar de forma correcta a sus clientes

El supervisor calcula que las prácticas de estos dos bancos afectaron a cerca de 15.000 clientes a lo largo de hasta seis años

La presidenta de banco Santander, Ana Botin, en abril de este año.
La presidenta de banco Santander, Ana Botin, en abril de este año. Getty Images

La Autoridad de Competencia y Mercados del Reino Unido (CMA) ha ordenado a Banco Santander y a Royal Bank of Scotland (RBS) que nombren auditores independientes para evaluar sus procesos sobre seguros de protección de pagos (PPI, por sus siglas en inglés), después de que las entidades no enviaran recordatorios anuales al respecto o los enviaran con información incorrecta.

El supervisor denuncia que las dos entidades no informaron adecuadamente a sus clientes de que podían recibir una compensación en el marco del mayor escándalo de banca comercial de Reino Unido, en el que ya se han devuelto más de 36.000 millones de libras (44.000 millones de dólares) a los afectados.

Ambos bancos infringieron una orden de la Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) que requería que estos enviasen recordatorios anuales a sus clientes sobre estas pólizas de seguro, dijo la CMA.

En concreto, RBS no envió recordatorios anuales a casi 11.000 de sus clientes por un tiempo de hasta 6 años, impidiendo así a los afectados evaluar si querían continuar pagando el seguro, mientras que el Santander sí envió las notificaciones, pero, en el caso de más de 3.400 clientes entre 2012 y 2017, estas contenían información incorrecta.

No es la primera vez que la CMA llama la atención a estas dos entidades por esta circunstancia, después de que el supervisor advirtiera a RBS y Santander en 2016 por sus prácticas en relación con los seguros PPI.

"Es inaceptable que algunos bancos no proporcionen recordatorios de PPI, o envíen recordatorios inexactos, ocho años después de que nuestra orden entró en vigencia", ha declarado Adam Land, director de análisis financiero y de negocio de CMA, quien confía en que las instrucciones
legalmente vinculantes emitidas este viernes asegurarán que tanto RBS como Santander cumplan con las reglas. "Estos son problemas serios que, en el futuro, pueden resultar en multas si el Gobierno nos otorga los poderes que hemos solicitado", ha advertido Land.

"Informamos al regulador de competencia (CMA) tan pronto como nos dimos cuenta y tomamos las medidas necesarias para garantizar que no vuelve a suceder", indicó un portavoz del Santander. "Lamentamos que un pequeño número de clientes recibiera información incorrecta sobre el saldo de su hipoteca en las comunicaciones sobre seguros de protección de pagos (PPI)", añadió.

Asimismo, desde la entidad subrayaron que los clientes no se vieron afectados económicamente y tuvieron acceso al saldo correcto de su hipoteca en su estado de cuenta anual y en otras comunicaciones.

Más de 55.000 clientes  

El escándalo por la mala comercialización de seguros PPI durante la crisis financiera para cubrir el riesgo de impago en caso de enfermedad, muerte o pérdida del empleo ha pesado en los resultados de los bancos británicos, que se han visto obligados a provisionar casi 50.000 millones de libras (alrededor de 55.200 millones de euros) en los últimos años para hacer frente a reclamaciones, según los datos recopilados por New City Agenda.

Según este think tank, Santander habría provisionado unos 1.600 millones de libras (1.765 millones de euros) por esta cuestión, mientras que RBS habría destinado 5.300 millones de libras (5.846 millones de euros).

La Autoridad de Conducta Financiera (FCA), el supervisor de los mercados financieros británicos, ha fijado el próximo 29 de agosto como fecha límite para que los consumidores británicos que así lo deseen presenten sus reclamaciones en relación con los seguros PPI.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información