Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El plan de choque de la Inspección convirtió en fijos a 9.500 trabajadores en Hostelería

La ministra de Turismo en funciones, Reyes Maroto, afirma que "es urgente" cambiar la subcontratación

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, con el presidente de Asturias, Adrián Barbón
La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, con el presidente de Asturias, Adrián Barbón EUROPA PRESS

El plan de choque contra la explotación laboral ha beneficiado a más de 14.000 trabajadores en el sector de la hostelería en los 11 primeros meses de funcionamiento de este plan (de agosto a junio), según los números del Ministerio de Trabajo. La mayor parte de estos empleados, cerca de 9.500, vieron como su contrato temporal se convirtió en indefinido.

La detección de la temporalidad fraudulenta es uno de los principales objetivos del plan. El otro es perseguir los abusos horarios en los contratos a tiempo parcial. En este caso, los aumentos de jornada han sido del 4.429.

En ambos casos, los principales beneficiarios de las campañas de la Inspección de Trabajo han sido las mujeres. De todas las conversiones de temporales a indefinidos, en 5.037 eran de afectadas, el 53,2%. En el caso de las ampliaciones de jornada, ellas fueron las beneficiadas en el 55% de los casos.

 Si se analiza por sectores, las casi 4.100 ampliaciones de jornada de la hostelería suponen el 46,35% de todas (8.824). Este porcentaje supera con mucho el 15,4% de las conversiones de temporales sobre el total (61.445).

Todos estos números forman parte del plan director la Inspección, en el que, según el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, se ha incluido una campaña específica de revisión de condiciones de trabajo en hoteles, "en particular camareras de piso", es decir, Kellis.

Para la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto, “esta campaña muestra el compromiso del Gobierno por mejorar la calidad del empleo en el sector turístico, en particular de las camareras/os de piso, ya que permite un control integral de las condiciones de prestación de servicio de este colectivo especialmente castigado por bajos salarios, ritmos de trabajo y sobreesfuerzos". Además, Maro también señaló que "es urgente" la reforma de la subcontratación entre empresas para igualar "las condiciones [laborales] entre trabajadores en plantilla y externos".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >