Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bankia admite que no cumplirá su objetivo de ganar 1.300 millones en 2020 por los tipos negativos

El banco público obtiene 400 millones hasta junio, un 22% menos por la caída de las operaciones financieras

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, en la presentación de los resultados del primer semestre. En vídeo: declaraciones del consejero delegado de Bankia, José Sevilla, y el director financiero, Leopoldo Alvear.

Bankia tira la toalla. Los tipos negativos establecidos por el Banco Central Europeo (BCE) han echado por tierra el plan de resultados de la entidad pública. En febrero del año pasado Bankia lanzó a un plan a tres años (2018, 2019 y 2020) en el que se comprometió a ganar 1.300 millones en el tercer ejercicio y repartir 2.500 millones en dividendos en el trienio. Este lunes, su consejero delegado, José Sevilla, admitió que no ganarán 1.300 millones en 2020 por la fuerte caída de los tipos de interés, que ha superado sus previsones, aunque afirmó que tratarán de repartir los 2.500 millones en dividendos, y así devolver más dinero al Estado, aunque no lo podrán confirmar hasta noviembre. Según el consenso de los analistas, Bankia ganará 737 millones de promedio en 2020.

Sevilla presentó los resultados de junio de 2019: la entidad obtuvo un beneficio neto atribuido de 400 millones, un descenso del 22,3% con respecto al mismo periodo del año anterior por la caída en un 50% del resultado de las operaciones financieras (ROF) en el periodo.

Respecto al plan anunciado, el número dos del banco recordó que cuando hicieron el anuncio, "la curva de tipos del euríbor a 1 año se situaba como promedio para el 2020 en 0,73 puntos positivos; hablamos de 0,20 o 0,30 puntos negativos", explicó. En este sentido, ha precisado que la evolución de los tipos explica una parte "no pequeña" del crecimiento del beneficio, por lo que no se va a poder alcanzar la previsión.

No obstante, sí que confía en lograr los 2.500 millones de euros de excedente de capital que se repartiría entre los accionistas. "Esta era la idea y sigue siéndola", ha precisado, "pero primero tenemos que reunir esta cantidad y luego decidir si la repartimos, algo que verá el consejo de administración en noviembre próximo. Vamos en buena línea, ya que tenemos 18 meses por delante".

Caída de las operaciones financieras

La razón por la que creen que pueden repartir ese dividendo sin lograr los 1.3000 millones es que pretenden liberar capital con una buena gestión de los activos ponderados por riesgo y una reducción de los activos improductivos, labores en las que van por delante de las previsiones, según Sevilla.

Volviendo a la cuenta de resultados hasta junio, la caída de las operaciones financieras hasta junio se explica porque la entidad vendió gran parte de sus activos de deuda pública ante la previsible caída de tipos de interés y ahora obtiene un resultado de 140 millones en el semestre frente a los 291 millones que ganó en junio de 2018. Descontando el efecto de las operaciones financieras, el margen neto antes de provisiones llega hasta los 619 millones hasta junio, un 2,2% más que hace un año.

Sin embargo, las operaciones financieras eran tan relevantes para Bankia en el pasado, que su fuerte descenso provoca que todos los márgenes de la cuenta de resultados presenten descensos significativos. Las ventas de las carteras de activos financieros realizadas en 2018 y 2019 también afectan al margen de intermediación, que se ve afectado, además, por la caída de los tipos de interés que deprecian el valor de las hipotecas cuando se renuevan. Bankia ha paliado el efecto de los tipos en las hipotecas incrementando la colocación de préstamo a las pymes y al consumo, con lo que ha elevado el margen bruto que obtiene con los clientes al 1,65%.  

Por el lado del negocio puramente bancario o core (margen de intereses más comisiones menos gastos), el resultado alcanzó los 639 millones, mostrando un avance del 0,3% gracias a la buena evolución de la actividad comercial y el impacto positivo de la contención de costes, según Bankia.

Pagar por el bono a 5 años

Sevilla descartó con rotundidad que la entidad se plantee cobrar a los clientes minorisas por sus depósitos, en línea con lo manifestado por CaixaBank y en contra de lo que dijo Jaime Guardiola, consejero delegado del Sabadell. Admitió que los depósitos hoy son una mala opción para los ahorradores, que pierden el 1,2% de la inflación. "Esta es la parte negativa de la decisión del BCE con los tipos negativos: los ahorradores deberían pagar 0,30% al Tesoro español si compraran un bono a cinco años. Es decir, tienen que ser conscientes de que si dejan su dinero en activos libres de riesgo, deberían pagar", recordó Sevilla. 

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que, en una nota de prensa, que "un trimestre más", la entidad está mostrando una mejora en la calidad de su balance y está generando capital de forma orgánica. "De hecho, somos la entidad con mayor nivel de solvencia dentro de los grandes bancos", ha resaltado.

"En el semestre hemos alcanzado un beneficio de 400 millones de euros, a pesar de que hemos tenido una coyuntura ciertamente compleja desde el punto de vista de tipos de interés", ha incidido Goirigolzarri. Ha puesto en valor que detrás de este resultado hay dos factores fundamentales: por un lado, el incremento de la base de clientela y su mayor satisfacción con el servicio y, por otro lado, la "enorme pujanza comercial de nuestra red". El 24,4% de las ventas totales se realizaron a través de los canales digitales.

El volumen de préstamos a la clientela sube un 1,7%, después de trimestres de caída, mientras que los depósitos suben un 3,4%, pese a que no ofrecen nada de rentabilidad, Las comisiones cobradas ascienden a 533 millones, casi la misma cifra que un año antes.

Los riesgos dudosos brutos bajaron en el semestre en 902 millones de euros (-10,7%), acompañados de una "importante" reducción interanual de la tasa de morosidad hasta el 5,7%, desde el 8,1%

El ritmo de captación neta de clientes continúa "fuerte", según la entidad, y, en 12 meses, la base ha aumentado en 153.000 personas (un 63% más de lo que estaba creciendo hace un año) y ha elevado en 144.000 el número de clientes con ingresos domiciliados (+29%).

La ratio de capital CET1 fully loaded, el de más calidad, ha alcanzado el 12,91% y registra un crecimiento de 52 puntos básicos, mientras que el capital generado desde el inicio del año 2018 asciende a 1.137 millones de euros.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >