Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las llamadas entre países de la UE no costarán más de 19 céntimos el minuto desde este miércoles

El precio de las conexiones domésticas era hasta ahora un tercio más barato de media que las que se hacían fuera de las fronteras

precio llamadas Europa
Una mujer toma una foto con su móvil en Bratislava (Eslovaquia). AFP

Primero fue acabar con el recargo por llamar o navegar con el móvil desde otro país de la Unión Europea cuando el ciudadano estaba de viaje. Ahora llega el turno de contener los precios de las llamadas de un país a otro de la UE. Un año y once meses después del fin del roaming, la Unión Europea vuelve a las andadas para derribar una nueva barrera económica a la libre comunicación. La última vuelta de tuerca de Bruselas a las leyes del mercado único digital busca garantizar que la conversación telefónica entre ciudadanos que viven en países distintos de la UE no va seguida de una factura exorbitante. Esa misión no la fía a la buena voluntad de las empresas de telefonía, a las que impone restricciones. Desde este miércoles 15 de mayo, ningún operador podrá cobrar a sus clientes más de 19 céntimos por minuto más IVA en las llamadas intracomunitarias ni más de seis céntimos por mensaje de texto.

La organización de consumidores europea (BEUC) estima que los clientes españoles notarán el cambio en sus bolsillos: cifran la rebaja media en el 70% frente a las tarifas actuales de las compañías de telefonía. Según su estudio, hasta ahora, el establecimiento de llamada en España costaba entre 18 y 60 céntimos, y luego se abonaban entre 36 y 79 céntimos por minuto, una cantidad superior a la que se paga por las llamadas domésticas, si bien inferior a la que desembolsan en países como Bélgica o Alemania.

En tiempos de mensajería instantánea y aplicaciones para llamar que solo necesitan datos o wifi para funcionar, el descuento no parece emocionar sobremanera a los usuarios. Solo el 17% de españoles consultados por el Eurobarómetro declara que el abaratamiento hará más probable que se animen a llamar o enviar mensajes a otros países de la UE.

Más de la mitad de los europeos declara tener contratado un plan que incluye un número de minutos ilimitado o concreto para llamadas al exterior (el 43% en España). Bruselas puntualiza que la rebaja no es aplicable para ellos, dado que ya abonan un precio fijo ofertado, si bien les anima a consultar si les sale más económico abandonarlas ahora que se han fijado umbrales máximos. El tope no tiene límites. Siguiendo el ejemplo utilizado por la Comisión Europea, una madre italiana podrá llamar a su hija en Bélgica tantas veces como quiera, pagando como máximo 19 céntimos por minuto cada vez. Los operadores deberán notificar a los clientes las nuevas tarifas por SMS o correo electrónico. Y aplicarlas automáticamente sin que los clientes lo soliciten.

La medida, impulsada por el Parlamento Europeo, se hará efectiva a poco más de una semana de las elecciones europeas, y aunque su alcance es menor que la supresión del roaming, supone una nueva declaración de intenciones. Desde Bruselas consideran que su plan para que la comunicación entre europeos sea asequible más allá de barreras geográficas es uno de los pilares para construir una Europa más próxima al ciudadano. Y en tiempos de ofensiva populista contra las decisiones tomadas desde la a veces percibida como lejana capital comunitaria, son un ejemplo de cómo la UE es capaz de cambiar la vida cotidiana que se une a otros como la moneda única, la libre circulación de personas o el programa Erasmus.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >