Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Casi 3.300 trabajadores de Adif saldrán a las seis de la tarde

Se trata de la primera empresa pública que implanta esta medida que solo se pueden permitir las grandes compañías

Dos trabajadores de las oficinas de Adif.
Dos trabajadores de las oficinas de Adif.

Un total de 3.282 trabajadores de Adif, la sociedad estatal encargada de las infraestructuras ferroviarias, se verán afectados por la nueva regulación contenida en el convenio colectivo recién acordado, según la cual su jornada partida deberá concluir a las seis de la tarde, según datos de la empresa a los que ha tenido acceso EL PAÍS.

Se trata de la primera empresa pública que implanta esta medida en su convenio con el fin de mejorar la conciliación de la vida laboral y familiar. Este horario afectará al 27% del total de la plantilla de las dos sociedades que forman parte de la compañía -Adif y Adif Alta Velocidad- que suman un total de 12.181 trabajadores al cierre de 2018. De ellos, realizan jornada partida y perciben un plus por ello 1.454, a los que hay que sumar otros 1.828 empleados entre ambas entidades que, aunque en su nómina no aparezca el concepto retributivo de jornada partida, realizan su trabajo en ese régimen por las características y responsabilidad del puesto que desempeñan.

Reforma Báñez

El debate sobre la conclusión de la jornada laboral a las seis de la tarde fue lanzada a finales de 2016 por la entonces ministra de Empleo, Fátima Báñez (PP), y se recibió con recelo por las organizaciones empresariales. La idea era acercarse a los horarios de otros países de nuestro entorno como Francia o Alemania, en los que gran parte de los trabajadores terminan su jornada laboral entre las cinco y las seis de la tarde. Los españoles terminan una media de dos horas más tarde que el resto de europeos, según un estudio de la Comisión Nacional de Horarios, y según Eurostat el horario de salida en las pequeñas y medianas empresas son las 20.00.

En el caso de Adif, la medida se establece para los trabajadores que tienen jornada partida y que no estén directamente vinculados a la explotación ferroviaria. En virtud del acuerdo con los sindicatos, Adif también permitirá a estos colectivos flexibilizar su jornada, permitiendo entrar a trabajar entre las 7.00 y las 9.30 horas. Además, articulará "los medios necesarios" para fomentar el teletrabajo.

Algunas de las grandes empresas privadas ya están implantando medidas similares, aunque las pymes, que suman el 80% del tejido productivo, no se lo pueden permitir según las asociaciones de pequeñas y medianas empresas. La pionera fue Iberdrola que desde 2007 generalizó la jornada continua para la mayor parte de sus 7.000 empleados. Actualmente, la plantilla en España disfruta de un régimen horario de 07.15 a 16.36 de lunes a jueves, con margen de una hora y 45 minutos en la entrada y salida, y la posibilidad de poder terminar los viernes a partir de las 14.00.

El banco Santander implantó el flexiworking, un programa que parte del principio de que cada empleado gestione su horario y trabajo para lograr un mejor equilibrio entre la vida laboral y profesional. Los empleados pueden elegir entre “la jornada flex”, con una banda flexible de tiempos de entrada y salida, o el “flex friday” para entrar antes o después de las 8,00 de la mañana e irse cumplidas las 6,5 horas laborales.

Además de las jornadas de trabajo, también se pueden modificar los días libres y vacaciones a través del “vacaciones flex”, con el que se puede desestacionalizar el disfrute de los días de vacaciones anuales, o “comprar” como máximo cinco días de vacaciones no remuneradas.

En Vodafone se puede entrar de 8.30 a 9.30 y dedicar desde 45 a 60 minutos a la comida. La salida, en función de la hora de llegada y de cuánto se ha tardado en comer, se establece desde las 17.30 a las 18.45. Otras empresas que han implantado medidas de flexibilidad horaria son Pascual, BMW, Repsol o Línea Directa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >