Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

“El diésel tiene futuro en muchos mercados fuertes”

El fabricante ha apostado también por híbridos con gasóleo, algo poco habitual en el sector

Brita Seeger, máxima responsable de Ventas y Marketing de Mercedes Benz Auto.
Brita Seeger, máxima responsable de Ventas y Marketing de Mercedes Benz Auto.

Mercedes Benz escala posiciones en progresión geométrica. En los tres primeros meses del año, la enseña más tradicional de Daimler ha registrado su mejor trimestre de la historia, con un incremento del 6% de las ventas, hasta las 594.304 entregas. Marzo también marca un hito, con 237.307 matriculaciones y un crecimiento del 4%, el mes de más comercializaciones jamás registrado. Suma 60 meses de incrementos de ventas consecutivos.

Se coloca, por segundo año, como el líder en ventas de vehículos premium del mundo, ganando esa histórica pelea que mantiene por ser el número uno con las alemanas BMW y Audi. Y no prevé parar. “Estamos totalmente convencidos de que registraremos un nuevo año de fuerte crecimiento”, explica Britta Seeger, responsable de Ventas y Marketing de Mercedes Benz Cars y miembro del Consejo de Administración de Daimler. Y esto pese a las incertidumbres: la guerra comercial iniciada por el presidente de EE UU, Donald Trump, que establece aranceles a los vehículos producidos en Europa que se vendan en su país; las negociaciones del Brexit o las nuevas normativas medioambientales que se van a poner en marcha en Europa. O incluso pese a sus propios lanzamientos, como la recién estrenada renovación de la Clase A o la nueva Clase E, que empezará a comercializarse en verano. “Somos una marca global, podemos compensar las incertidumbres. Las distorsiones de una sola economía no nos afectan tanto. Son importantes pero tenemos que evaluar nuestro crecimiento en el mundo en general. Aunque el lanzamiento de la Clase E se va a realizar en verano y los cambios siempre generan algún pico en la demanda, estamos confiados de que el año será de crecimiento”, explica la directiva.

Un liderazgo que no logra en España, donde la enseña premium de Volkswagen, Audi, lleva 24 años en primera posición. “En España, tenemos una larga historia de éxito y estoy convencida de que los nuevos Clase C, Clase A y Smart nos dan bazas para pelear por crecer en el mercado”, explica. No descarta, sin embargo, la medalla de oro. “España es un mercado muy competitivo y todos nuestros rivales pelean por tener éxito. Nosotros, por supuesto, queremos ser los primeros también”, asegura. En el primer trimestre, el país es uno de los mercados europeos donde Mercedes ha cerrado con cifras inéditas.

Emisiones

Toda Europa es un mercado “muy prometedor” para la enseña de la estrella. “Pese a que dicen que es un mercado muy maduro, para nosotros sigue dando buenos dígitos y tenemos altas perspectivas”, asume. En el primer trimestre, su “combinación de buenos datos en todos los países” ha dado como resultado un incremento de las entregas del 2,1%, con las ventas en Alemania a la cabeza. Seeger no parece preocupada por la entrada en vigor de la nueva normativa europea de medición de las emisiones contaminantes de los vehículos WLTP (por sus siglas en inglés). Esta norma obliga a rehomologar todos los automóviles que se quieran vender en Europa a partir de septiembre con un nuevo proceso que ajusta los consumos y las emisiones de gases que se declaran en la homologación a unas medidas más cercanas a la conducción real. “No creo que vaya a tener ningún impacto relevante en nuestras ventas. Es una nueva medida para toda la industria. Trabajamos todos con las mismas nuevas condiciones y es un nuevo comienzo, refrescante, para todos”, asegura. Ni siquiera le preocupan incertidumbres como la posibilidad de que en España el mercado caiga alrededor de un 7% el año que viene por un incremento del impuesto de matriculación derivado de esta nueva normativa. “Incluso las cuestiones fiscales nos afectan a todos por igual. Tenemos que estar pendientes, por supuesto, pero no esperamos muchos cambios”, asegura.

Los más afectados por esta regulación serán vehículos más pesados, como los todocaminos, que verán incrementarse más su medición de emisiones. Son los coches preferidos en Europa, con el 30% de la cuota de mercado y también es el segmento estrella de Mercedes, con un crecimiento del 14% en ventas en el último trimestre. Y sin embargo, la enseña apuesta en el último lanzamiento por una berlina, el nuevo Clase E, un segmento “icónico” para la compañía pero que se ha visto fuertemente canibalizada por estos todocaminos. “Hay hueco para las berlinas y futuro. La preferencia por los todocaminos está ocurriendo en algunos de nuestros mercados pero no es una tendencia global. Depende del mercado. Hay algunos países grandes, como Corea del Sur, donde más del 70% de nuestras ventas son berlinas. La distribución de las entregas de nuestros productos en el mundo es variada y aunque nuestras comercializaciones de todocaminos son muy potentes, tenemos confianza en las berlinas”, explica.

Pese a todo, las automovilísticas han de ir adaptándose a las normativas medioambientales y eso implica incrementar el peso de los vehículos alternativos (híbridos y eléctricos) en la cartera de producto de la compañía. Mercedes Benz aspira a tener “electrificada el conjunto de la flota para 2022 y añadir 50 modelos enchufables, de los que 10 vehículos serán eléctricos puros”, recuerda Seeger. La enseña ha apostado por un tipo de hibridación con diésel, menos habitual en las apuestas tecnológicas del sector. “El diésel tiene futuro en muchos mercados fuertes”, explica. Y esta combinación les permite seguir apostando por este combustible pese a las restricciones medioambientales.