Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Condenados dos británicos a pagar 15.000 euros por fingir una intoxicación en Benidorm

La pareja publicó fotografías donde aparecían "sonrientes y nadando en la piscina" del hotel, lo que contradecía sus reclamaciones

Bañistas en la playa valenciana de la Malvarrosa en 2017.
Bañistas en la playa valenciana de la Malvarrosa en 2017.

Una pareja inglesa ha sido condenada a pagar una multa de 15.000 libras —unos 17.000 euros— a la empresa TUI por fingir una intoxicación durante unas vacaciones en Benidorm en 2015, según avanzó el diario británico Daily Mail el pasado sábado. Chelsea Devine, de 21 años, y Jaime Mellin, de 22, exigieron en mayo de 2016 a la compañía dos indemnizaciones de 2.500 libras cada uno por una supuesta gastroenteritis que contrajeron en el hotel Levante Beach Apartments el año anterior. El Tribunal del Condado de Liverpool —localidad donde reside la pareja— ha desestimado su demanda al descubrir que los británicos colgaron en las redes sociales fotografías "sonrientes, felices en su habitación y nadando en la piscina" del hotel que no concordaban con el estado de salud que alegaban haber padecido. 

"Me parece que no han demostrado estar enfermos", ha puntualizado la juez Sally Hatfield, que ha ordenado que la multa sea abonada antes de este viernes. La magistrada ha recriminado a los condenados que no se quejaran de sus dolencias durante su estancia y que las presentasen unos ocho meses después de que finalizasen sus vacaciones. "No se quejaron [en ese momento] a pesar de que era fácil hacerlo. No se quejaron cuando llegaron a casa", ha comentado Hatfield. La pareja presentó las reclamaciones por separado y, aunque parecen idénticas, han asegurado que no se habían confabulado para redactarlas. "Está claro que no han sido escritas por ellos", ha comentado la juez. 

"Es decepcionante que hayamos tenido que llegar hasta aquí para defender a nuestros socios industriales y hoteleros, así como para proteger a los veraneantes honestos", ha declarado un representante de TUI. La juez ha puntualizado que no existen pruebas evidentes de que sufrieran una intoxicación durante los 10 días que duraron sus vacaciones, por lo que se ha remitido el caso al Consejo Médico General para informar sobre Zuber Bux, el médico que respaldó a la pareja y que, además, está casado con una de las socias del bufete de abogados que representaba a los jóvenes, según fuentes judiciales recogidas por Daily Mail.

Las denuncias por intoxicación alimentaria en hoteles se dispararon en Baleares hasta un 700% el año pasado, según afirma Marc Ripoll, abogado especialista en derecho internacional de Monlex Hispajuris que trabajaba para el sector hotelero asesorando en las reclamaciones por este tipo de fraude. "Casi el 70% de las reclamaciones son fraudulentas o grises, en las que el cliente sí estuvo enfermo, pero su patología no tenía relación con la comida y bebida del hotel", explica Ripoll.

Algunos despachos de abogados de Reino Unido que se encargaban de gestionar las reclamaciones de turistas británicos por supuestas intoxicaciones alimentarias en hoteles de Mallorca garantizan al cliente hasta 18.000 euros netos de indemnización y un 98% de éxito en el pleito. El reparto quedaba en un 60% del dinero obtenido con la queja para el bufete de abogados y un 40% para el cliente, que veía cómo sus vacaciones le salían gratis sin haber aportado apenas pruebas de la supuesta enfermedad.

Más información