Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Este botón te va a salvar la vida si vas en coche y tienes un accidente

El eCall, el sistema que permite al vehículo por sí solo avisar a emergencias, se convierte en obligatorio a partir del 31 de marzo

Sistema OnStar en el Opel Mokka.
Sistema OnStar en el Opel Mokka.

La primera hora tras un accidente de coche es clave. Tanto que los expertos la llaman la hora dorada. El 66% de las muertes en accidente de tráfico se producen en los 20 primeros minutos y una atención de emergencia correcta en ese plazo reduciría el número de muertos en España en carretera en un 22% y el número de discapacitados como consecuencia de estos impactos en un 12%, según un estudio realizado por el Real Automóvil Club de España (RACE). Para los servicios de emergencia, actuar en esa primera hora es complicado en función de si se puede localizar con exactitud dónde se ha producido el siniestro, si hay algún pasajero consciente en el interior del vehículo o si hay algún testigo que pueda alertar a los sanitarios. Sin embargo, a partir del 31 de marzo de 2018, todos los modelos nuevos de furgonetas y turismos que salgan al mercado vendrán equipados con eCall, la llamada automática de emergencia que permite que el vehículo, por sí solo, avise a los servicios sanitarios de que ha ocurrido un accidente.

Este sistema, obligatorio para la nueva homologación de vehículos pero que ya está presente en algunos modelos actuales, consiste en un dispositivo inteligente de llamada de emergencia que puede ser activado manualmente por los ocupantes del vehículo o automáticamente en caso de accidente grave. “Los sensores instalados en el interior del vehículo detectan una serie de parámetros como la deceleración del vehículo en un tiempo determinado, si han saltado los airbags... y generan la llamada”, explica Ana Blanco, subdirectora adjunta de Operaciones y Movilidad de la Dirección General de Tráfico (DGT).

¿Qué beneficios se obtienen de esta detección temprana? Según los datos que la Unión Europea ha esgrimido desde que, en 2010, empezó a pujar para que este servicio se incluyera de manera obligatoria, los sistemas de llamada de emergencia pueden reducir en Europa entre un 5% y un 15% el número anual de muertos por accidentes de tráfico así como disminuir en cifras similares el número de heridos graves. “Las estimaciones sugieren que eCall podría acelerar el tiempo de respuesta a las emergencias en un 40% aproximadamente en las zonas urbanas y en un 50% en las zonas rurales, y salvar así hasta 2.500 vidas al año”, afirman desde la Comisión Europea.

Menos congestión

Beneficios para España

Para España, la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (Fitsa) estima que los fallecidos se reducirán hasta en 820 personas anuales, y los heridos graves, entre 2.600 y 4.000 menos. El beneficio que estima el Fitsa para el país en ahorros de costes sanitarios, personales y de tiempos podría alcanzar los 2.300 millones de euros, en la previsión más optimista.

“Además de los beneficios para la seguridad vial, eCall también tendrá importantes repercusiones en la reducción de las congestiones causadas por los accidentes de tráfico (entre un 15% y un 30% de menos atascos), así como en la reducción del número de accidentes secundarios provocados por la falta de protección del lugar del accidente”, explicaron. En total, puede suponer un ahorro para la sociedad de entre 6.000 millones y 26.000 millones de euros anuales, “dependiendo del impacto real de la tecnología”, según el análisis realizado por la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (Fitsa) y la Asociación Española de la Carretera (AEC). Cuantos más vehículos equipados, más incidencia.

La activación del sistema de eCall produce una llamada de alerta localizable por el servicio de urgencias 112, sea cual sea el país de la Unión Europea en el que se haya producido el accidente. La activación de esta alerta pone en marcha un protocolo de actuación que se compone de dos elementos: “una llamada de voz al centro de emergencias y un paquete de datos que se envía también al centro que incluye la localización exacta del vehículo por GPS, el número de bastidor y datos que definen la severidad del accidente”, apunta Blanco. Este paquete de datos puede incluir más detalles como el tipo de combustión del motor, la hora del accidente o el número de pasajeros, si han saltado los airbags o si los cinturones de seguridad están funcionando.

Para que la transmisión sea efectiva, el sistema “incorpora un discriminador, llamado eCall Flag, que permite a la red de telecomunicaciones saber que esa llamada es de este tipo”. Con esta señal y a través de un software instalado en la red de telecomunicaciones desde 2014, el sistema sabe que esa alerta se dirige al 112, que es una llamada prioritaria y gratuita y la transfiere, por localización, al centro de emergencias asignado para esa zona”, explica Blanco. Y esto es igual para todos los países de la Unión Europea y todos los vehículos. Todos los eCall llaman al 112. Cada país transfiere la llamada a sus centros de referencia y da igual que el vehículo tenga matrícula española, francesa o alemana porque se procede del mismo modo.

“El sistema es unitario pero luego cada país ha diseñado su propio sistema de atención”, detalla la subdirectora. En Francia, todas las llamadas van a un centro común de gestión privada que es el que reparte las llamadas. En Alemania, sin embargo, se manda a uno de los 45 centros encargados de estas urgencias en el país. En España, esta gestión fue objeto de negociación entre la DGT, Protección Civil y las comunidades autónomas. Éstas, que son las encargadas de prestar estos auxilios, temían verse desbordadas por miles de llamadas emitidas por los vehículos y sin filtro de gravedad. Sin embargo, “según el sistema se ha ido perfeccionando, Protección Civil decidió que fueran directamente las comunidades las gestoras”.

El botón es obligatorio ahora solo para modelos nuevos de turismos y furgonetas pero la negociación, explica Blanco, camina hacia su integración en motos y en vehículos pesados. “En las motos, lo difícil es discriminar si es un accidente severo o solo se ha caído el vehículo. Y en los camiones, la carga es relevante para determinar la actuación y eso no es un elemento estático. Hay que ver de qué manera se incluye en el paquete de datos”, cuenta. Los vehículos ya responden solos y pueden salvar miles de vidas.