Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Emprendedores

Cerraduras para ponérselo difícil a los ladrones

La empresa catalana Inn Solutions nació hace cinco años de la mano de siete socios del sector de la seguridad y ya factura 1,4 millones de euros

Andreu Maldonado, director general de Inn Solutions
Andreu Maldonado, director general de Inn Solutions

Ropa por el suelo, cajones abiertos, cama deshecha, objetos caídos que impiden el paso… Es la estampa después de un terremoto, pero también de un robo, donde además del tsunami económico se produce la invasión de la intimidad. La empresa catalana Inn Solutions, con ADN de cerrajeros, nació hace cinco años de la mano de siete socios del sector de la seguridad que querían ayudar a evitar robos a través de la consultoría e inventar soluciones a precios populares. “Creemos que todo el mundo tiene que protegerse, no solo el que se pueda comprar una alarma. Tenemos un departamento de I+D que trabaja buscando innovación en puertas o cerraduras, y que además audita las casas para ver por dónde puede venir el peligro”, cuenta el director general, Andreu Maldonado.

“Con el proyecto queremos romper la barrera que existe entre los cerrajeros y las empresas de alarmas, modernizar el sector y que el personal sepa más y se involucre en crear nuevos productos no elitistas, que nadie se arruine por protegerse”, apunta Maldonado. Uno de sus invenciones estrella, y que supone el 50% de su facturación, es una llave inteligente, que cuando detecta que se está intentando forzar la cerradura envía un SMS y un correo electrónico al dueño de la casa. Otro de los avances es un sistema de control de llaves, de forma que a la clásica llave de seguridad se le añade un control exhaustivo a través de Internet de qué hace cada una, quién la tiene y cuántas copias hay.

Inn Solutions también apuesta por la consultoría a través de la detección de debilidades en comercios y viviendas. “La gente, cuando quiere protegerse, se pone una alarma o dos cerrojos o se gastan un dineral en una puerta. Nosotros analizamos sus inmuebles, vemos por dónde podrían entrar los ladrones y les ofrecemos la solución más asequible y eficiente para ellos, incluso si nosotros no vendemos ese producto. Pretendo ser el doctor, no que la gente vaya a la farmacia sin diagnóstico”.

Un robo cada tres minutos

Cada tres minutos se produce un robo en España, según Inn Solutions. Sólo en 2016, cometieron 516.246 hurtos a propiedades aseguradas, de acuerdo con las cifras de Unespa. La patronal del seguro explica que sus asociadas pagaron 309 millones por daños debido a robos en 2016. El día de Reyes es, según esta misma fuente, el día del año en el que más robos se producen en la segunda residencia; el mes de agosto ocurre lo mismo con la primera. El País Vasco es la comunidad autónoma más asegurada desde los años ochenta. Precisamente la franja norte es donde más penetración tienen las franquicias de Inn Solutions.

La plantilla de la compañía se reduce a seis empleados que conforman los departamentos de logística, formación, administración y ventas. Además, tienen 250 trabajadores entre sus propias tiendas y las de sus 43 franquiciados. La previsión de los directivos es llegar a las 100 franquicias en menos de cinco años y expandirse por toda España, pues ahora están muy concentrados en el norte de España, con gran penetración en el País Vasco y Cataluña. Para abrir una tienda, los socios de Inn Solutions seleccionan a empresarios. “No deben tener en su mente la venta como objetivo, sino la innovación, crear un espacio agradable y la formación constante”. La empresa, que cuenta con tres modalidades de franquicia, ofrece a los más veteranos convertirse en accionistas. “Además, contamos con ellos para el departamento de I+D y de hecho muchos están detrás de los desarrollos. Los tratan como a sus hijos”.

Inn Solutions ya ha franqueado la frontera de la rentabilidad. 2016 fue uno de sus mejores años. En ese ejercicio crecieron más del 52% respecto al año anterior, alcanzando una facturación de 1,3 millones de euros. El ejercicio 2017 lo cerraron con unas ventas cercanas a los 1,4 millones, una cifra por debajo de sus expectativas iniciales, que aspiraban a alcanzar 1,7 millones. Este pequeño pinchazo se explica por un nuevo producto que se ha retrasado, las menores ventas en algunas franquicias, y “aunque no quiero hablar de política”, matiza el director general, “la situación de Cataluña ha afectado al consumo”.

La aventura de estos expertos en seguridad empezó en las ferias del sector. Allí formaron un grupo de siete empresarios que se reunían anualmente en Baqueira Beret para debatir cómo mejorar la forma de llegar al cliente final, cada uno desde su ámbito: la logística, la formación, la mercadotecnia… En 2011 detectan que al cliente final le falta información y deciden montar una revista. “La mala fama del cerrajero 24 horas, con abultadas facturas, no ha ayudado al sector y la gente desconfía del mundo de las puertas”, explica Maldonado. No había ánimo de lucro: lo que se ganaba era para imprimir más ejemplares. Al año siguiente, a la preocupación por la desinformación se le sumó la de falta de progreso del sector, y su unión se transformó en un plan de negocio, “buscábamos inventarnos el proveedor ideal”, cuenta el director general.

Pulmón financiero

Juntaron su experiencia y 89.000 euros de capital para montar Inn Solutions y Maldonado se puso al frente. El resto de socios, aunque informados semanalmente de los resultados, se mantienen en un segundo plano con sus respectivas empresas. Desde aquel montante inicial, no han recibido ningún tipo de inversión, ni rondas ni socios nuevos. Están seguros de que no necesitan inversores. Su modelo de negocio es el trabajo con las franquicias, reinventar soluciones de forma constante, “porque los ladrones idean nuevas estrategias rápido”, y repensar cada cierto tiempo las tiendas. Pretenden que sean locales de barrio, a pie de calle. Llenas de información pero minimalistas, las tiendas deben contar con personal que, además de informar y vender, tenga dotes de psicología “porque hay que saber conocer los miedos y preocupaciones de las personas”.

“Mi familia tiene una empresa que distribuye a cerrajerías. El sector ha envejecido, hace falta formar gente que sepa hablar con los nuevos clientes sobre la forma de evitar robos y proteger su casa o comercio de los ladrones”. Hoy en el mercado son los únicos que trabajan en este abanico de opciones y con estas patentes. “No podemos evitar que el ladrón entre, pero si podemos retrasar la acción o disuadirle, ganamos tiempo para avisar a la policía”. Su maquinaria de invención no para; sus productos se adaptan en menos de seis meses, “por eso, entre otras cosas, no nos da tiempo ni nos planteamos producir en sitios como China”.