Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de Ryanair: “La hemos liado con las vacaciones de los pilotos”

El presidente de la aerolínea admite la mala planificación, que les obliga a cancelar 2.000 vuelos hasta finales de octubre

FOTO: El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, en una rueda de rpensa en Dublín. / VÍDEO: 50 vuelos cancelados por Ryanair.

Ryanair cancelará este martes 55 vuelos. Al menos una veintena de ellos con despegue o aterrizaje en España. El lunes fueron 56 las cancelaciones, 20 con algún aeropuerto español implicado. El domingo fueron 82, el sábado 80, el viernes, 83… Así hasta sumar unos 2.000 hasta el 31 de octubre, lo que supone dejar en tierra a cerca de 400.000 personas. El presidente de la compañía, Michael O'Leary achacó este lunes las cancelaciones a la mala planificación: “La hemos liado con las vacaciones de los pilotos”, afirmó en una nota de prensa. Las asociaciones de consumidores pidieron sanciones y recordaron que los viajeros tienen derecho a indemnizaciones.

Fiel a su talante volcánico, O'Leary fue claro: “Ryanair no se ha quedado corta de pilotos -hemos sido capaces de operar nuestro apretado calendario de junio, julio y agosto- pero nos hemos liado con la asignación de las vacaciones anuales de los pilotos en septiembre y octubre porque intentamos colocar todas las vacaciones de un año en nueve meses”. “Es un lío que hemos montado nosotros”, abundaba O'Leary, y pedía “sinceras disculpas”.

Según la compañía, el origen del problema es una orden de la Autoridad de Aviación Irlandesa, que le obliga, a partir del 1 de enero próximo, a repartir las vacaciones ajutándose al calendario anual, de enero a diciembre, en vez de abril a marzo, como venía haciendo Ryanair. Así, este año, para adaptarse al nuevo calendario, la plantilla ha tenido que repartirse las vacaciones en nueve meses. Tras un verano de récord (12,6 millones de pasajeros en julio y 12,7 en agosto), en el que pocos han disfrutado de permisos, ahora se acumulan las vacaciones pendientes.

A esta deficiente planificación se suman, según fuentes de la aerolínea, problemas de tráfico aéreo, como la huelga de controladores franceses la semana pasada. Así, Ryanair no pudo hacer frente en condiciones a sus compromisos, por lo que su índice de puntualidad cayó por debajo del 80% las últimas dos semanas, algo que no ocurría desde julio de 2010. Para volver a poner el reloj en hora y ahorrarse los costes aeroportuarios por retrasos, la aerolínea tomó la decisión drástica de suprimir cerca de 2.000 vuelos hasta el 31 de octubre. Según Ryanair, las cancelaciones se van a repartir en los aeropuertos más grandes y en las rutas con más vuelos diarios para minimizar el impacto. Ryanair ha publicado también la lista de aeropuertos donde habrá rutas suprimidas. Entre ellos, están los de Barcelona El Prat, donde se cancela una de las 12 rutas, y Madrid Barajas, donde suprime una de las 13 que opera allí. En ningún caso especifica cuáles.

A última hora de la tarde del lunes, la empresa hizo pública en su página web (en inglés) una lista con los vuelos cancelados desde ayer y hasta el 28 de octubre, excepto los días 21, 22, 23, y 24 de septiembre. Tampoco estaban los cancelados entre el 29 y el 31 de octubre. Aseguraba que este martes estarán todos.

El viernes comenzó a avisar a los pasajeros de las cancelaciones por correo electrónico, con lo que evitaron el caos en los aeropuertos. Unos 80 afectados contabilizaron por la mañana en la ventanilla de la empresa en el aeropuerto de Barajas, pero la normalidad fue la tónica, informa Nahiara S. Alonso. Rosario Arán llegó este lunes a España desde Panamá y se enteró en el aeropuerto de que su vuelo a Toulouse estaba cancelado. “No tengo internet aquí, por lo que no he podido estar pendiente del email”, se quejaba. Ryanair le ofreció un vuelo 16 horas después, que decidió esperar. No podía hacer lo mismo Esther Fernández, pasajera del mismo vuelo, por lo que tuvo que adquirir un billete alternativo por 600 euros y con escala. “He venido el fin de semana para una boda de la familia y no he podido disfrutar porque he estado estresada haciendo gestiones todo el fin de semana”, lamentaba.

Las asociaciones de consumidores Facua y OCU recordaron a los clientes que, además de ser recolocados o del reembolso de sus billetes, tenían derecho a compensaciones de entre 250 y 600 euros en función del trayecto, como marca la normativa europea, así como a otras indemnizaciones. El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, criticó la decisión “irresponsable” de Ryanair, motivada por una mala planificación, no por causa de fuerza mayor, lo que da derecho a los pasajeros a reclamar. Su organización, además, denunció a la aerolínea ante la Agencia Española de Seguridad Aérea, dependiente de Fomento, para que le abra expediente sancionador. La OCU anunció que estudiaría acciones legales.

Finalmente, Fomento abrió este lunes un expediente informativo para verificar “el estricto cumplimiento de los derechos de los pasajeros” y pidió información detallada de los vuelos afectados. La AESA publicó una guía con los pasos a seguir para reclamar.

Más información