Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España renuncia a participar en la carrera por el 5G del móvil

Industria dice que no hay fecha para la implantación de la nueva generación que multiplicará por 250 la velocidad de la telefonía celular

España se desmarca de la carrera que han iniciado los países más avanzados del mundo por implantar la quinta generación de la telefonía móvil o 5G, capaz de multiplicar por 250 la velocidad de las actuales redes 4G. El ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, Álvaro Nadal, aseguró este lunes en Santander que no hay fecha para el inicio de esta tecnología y que la prioridad para el Gobierno es que se complete la cobertura de 4G, y de la banda ancha fija, de la que aún no dispone el 30% de la población.

El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.
El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.

Por el momento, el Gobierno va a habilitar la banda de 3,5GHz para que los operadores españoles hagan pruebas en 5G, según señaló el ministro Nadal, que precisó que es pronto para hablar de la subasta de frecuencias que soportarán las comunicaciones de los nuevos servicios. El Gobierno ya ha destinado un presupuesto de 570.000 euros para el estudio de la liberación de la banda de 700 Mhz para ese 5G. Y esa es la única noticia oficial que se conoce de esta tecnología en España. Lo que sí se sabe es que cuando se implante comercialmente, las cadenas de televisión en TDT, que ya tuvieron que mudarse de frecuencias para el 4G, deberán desplazarse de nuevo, lo que obligará a los usuarios a resintonizar sus televisores.

Aunque la UE no ha definido aún una fecha para el pistoletazo de salida para el 5G, se estima que en 2020 se podrán ver las primeras antenas en Europa de la nueva generación celular, y hasta se habla de San Marino como el primer país europeo donde se probará el 5G. Pero todavía está pendiente por fijar definitivamente el estándar común a que se acogerán todos los operadores, así como definir la banda del espectro radioeléctrico que ocupará, como ha recordado Nadal.

“Sin estándar internacional tampoco se puede hacer el despliegue entero, pero se puede ir avanzando con lo que se pueda”, justificó el ministro, que recalcó que el objetivo del Gobierno “es que "España tenga siempre la mejor infraestructura digital”, tanto en redes fijas como móviles.

En tanto, otros países como Corea, Singapur o Japón luchan por ser los primeros en disponer de esta tecnología (y no solo de pruebas) que puede adelantarse a escala comercial a 2019. De hecho, Corea del Sur podría sorprender al mundo y lanzar una prueba coincidiendo con los Juegos Olímpicos de Invierno de la ciudad de Pyeongchang en 2018.

Pruebas internacionales del 5G

El Gobierno va a habilitar la banda de 3,5 Ghz para que los operadores hagan pruebas de 5G

De momento, las pruebas están siendo un éxito. A comienzos de este año, en Singapur, la operadora M1, junto con Huawei, logró una velocidad de 35 Gbps. Una nimiedad si se le compara con el experimento de la Universidad de Surrey (Reino Unido), que en un entorno aislado y a escasa distancia, logró 1 Tbps de bajada (1 TB = 1024 GB).

El 5G está llamado a revolucionar no solo la telefonía móvil sino, en general, todo el mundo tecnológico, pues de este nuevo estándar depende el desarrollo del llamado Internet de las Cosas (IoT). Y es que además de multiplicar la velocidad de subida y de descarga, el 5G reduce el tiempo de respuesta de cualquier dispositivo accionado a distancia (latencia) hasta valores cercanos al milisegundo. Solo gracias a ese tiempo mínimo de respuesta serán posibles aplicaciones como la conducción automática, las operaciones quirúrgicas remotas, las videoconferencias sin retardo o los juegos online masivos.

El ministro de Energía, Alvaro Nadal, durante su participación en el 31º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones.
El ministro de Energía, Alvaro Nadal, durante su participación en el 31º Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones. EFE

Además, las redes 5G ampliarán el número de dispositivos (no solo móviles sino weareables, coches, alarmas, robot, etcétera) capaces de conectarse a la red al mismo tiempo (hasta los 100.000 millones), reducirá el consumo de energía y hasta aumentarán la vida de las baterías.

El nuevo entorno digital

El ministro de Energía aseguró que estamos viviendo una revolución digital, que no se puede articular desde el Gobierno o la Administración, y que precisa un pacto "político, social y económico" para la digitalización de nuestro tejido productivo y al creación de los “Servicios 4.0”. "Solo con políticas públicas no vamos a crear el siguiente Google en Europa […] Yo sólo desde el despacho del ministerio no lo puedo hacer ", aseguró.

Nadal pidió un esfuerzo en la formación para hacer posible una industria digital tanto a nivel nacional como continental. “Falta formación. No puede ser que en bachillerato haya tres clases de ciencias por cada una de letras. Debería ligarse más por ser de letras", ha declarado.

El ministro ha participado en el 31 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones organizado por la patronal Ametic, en colaboración con la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) y el banco Santander.

En el mismo foro, el consejero delegado del banco Santander, Rami Aboukhair, enfatizó que la digitalización es una necesidad porque mejora la productividad, la competitividad, genera riqueza y , en último término, puestos de trabajo. En este sentido, indicó que Santander lidera el proceso de digitalización de la banca española, con 23 millones de clientes digitales, que realizan 3.000 millones de transacciones por semana.

El banco que preside Ana Patricia Botín, que invierte 1.300 millones de euros al año en innovación, lidera el pago por móvil con el 61% de cuota, gracias a sus acuerdos para habilitar Samsung Pay y Apple Pay, y cuenta ya con 2.000 cajeros inteligentes, según Rami Aboukhair.

El primer Encuentro de las ‘Telecos’ sin Telefónica

Pedro Mier, presidente de Ametic.
Pedro Mier, presidente de Ametic.

Desde hace 30 años, coincidiendo con la primera semana septiembre se celebra el Encuentro de las Telecomunicaciones en al UIMP de Santander, que servía como pistoletazo de salida para el sector y en que los operadores abrían la temporada anunciando sus planes y novedades. Pero en la edición 31 que se celebra este año, todos ellos están ausentes. El cisma que se produjo en el seno de la patronal Ametic a finales de 2016 provocó la salida de la organización de Telefónica, Vodafone, Orange, Euskaltel, Ericsson, Indra, IBM, Juniper y HP, entre otras.

Los operadores se quejaban que su aportación económica a la patronal no estaba en consonancia con su poder dentro de la organización y que sus intereses no se defendían bien. Por eso, crearon su propia patronal, DigitalES, y abandonaron el patrocinio de los encuentros de Santander, que ha sido asumido por el banco Santander.

Tal vez para reivindicar el papel de la patronal frente a los grandes operadores , el presidente de Ametic, Pedro Mier, indicó este lunes en la UIMP que la organización representa a la industria digital española y está basada en la “representatividad” e “independencia”, “porque todas nuestras empresas son de primera división”. Ametic cuenta en la actualidad con unos 270 asociados directos, entre ellos Samsung, Microsoft, Sony, Panasonic, Facebook o Corporación Mondragon, y muchas pymes y microempresas