Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
INTERNET

El Internet de las pequeñas cosas

Además de novedosas aplicaciones, descargas vertiginosas o juegos 'online' apasionantes, la red sirve también para lo que se creó: comunicarse y compartir

Operadora telefónica Vivo. "#Reconecta". Agencia Young & Rubicam, Brasil.

Cuando se habla de las posibilidades que nos ofrece Internet siempre se habla de su lado más mediático y espectacular: que si esta aplicación permite conocer Angkor Wat desde todos los ángulos sin salir de casa, que si te puedes bajar 23 películas en 2 minutos o si podemos conocer el estado del tráfico en tiempo real.

Que conste que a mí todas estas innovaciones me parecen realmente de ciencia-ficción. Pensar que hace tan solo 20 años el Party-line era lo más avanzado que disponíamos en materia de comunicación me da un poco de vértigo.

Pero, aunque parezca mentira, las fotos de los nietos han impulsado más la sociedad en red en España que cualquier otra circunstancia. Miles de hogares en este país tienen Internet solo para poder ver y oír a seres queridos que están lejos.

El Internet de las pequeñas cosas hace que gente de otra época más "analógica" y entrada en años, en principio, más reacia a estas innovaciones, se desenvuelva cómodamente entre almohadillas, cámaras web y "palabros" hasta ahora inexistentes e impronunciables.

Prueba de ello, es Conchi, una señora de toda la vida que hizo viral su proceso de inmersión en las redes sociales.

Teléfonos móviles Sony Ericsson. "#Conchifacts". Agencia Euro PR, España.

O una abuela, que podría ser la nuestra, haciéndole a sus nietos las preguntas lógicas que haría una abuela cualquiera recién llegada al futuro.

Telefónica de Argentina. “Speedy Duo Plus”.Agencia DDB, Argentina.

En fin, la tecnología puesta al servicio de las pequeñas cosas que son las que nos hacen felices.