Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabify denuncia destrozos y agresiones contra sus vehículos en la Feria de Málaga

La compañía mantendrá su flota pese a las protestas de los taxistas

Marcha de taxistas en el centro de la capital malagueña en protesta contra los conductores VTC.

Cabify ha denunciado que durante el domingo y este lunes 15 vehículos pertenecientes a empresas y autónomos que colaboran con la firma han resultado dañados como consecuencia de los actos vandálicos y tres conductores han sido agredidos en el centro de la ciudad, en el marco de la Feria de Málaga, que mantiene enfrentados a los taxistas con estos conductores que operan bajo la licencia de vehículos de alquiler con conductor (VTC).

Málaga vivirá este martes su tercer día de huelga indefinida de taxistas, parados desde la madrugada del domingo en protesta por la presencia en la ciudad de VTC de Cabify desplazados desde Madrid con motivo de la Feria de Agosto. El conflicto se extiende al aeropuerto y la flota de profesionales de la Costa del Sol se ha solidarizado con sus compañeros de la capital sacando a la calle este lunes solo parte de su base. Los representantes de las principales asociaciones del sector han sido convocados este miércoles en Sevilla por el consejero andaluz de Fomento, Felipe López, para intentar buscar una salida al conflicto.

“Los coches de refuerzo de Madrid, que se vuelvan a su base. En el momento en que pase eso, esta huelga dejará de ser indefinida y volveremos a trabajar […] No estamos en contra de que trabajen, lo estamos de que lo hagan de manera desleal, ilegal”, apuntaba una taxista en el centro de la ciudad. La frase resume la intención del paro que se inició por sorpresa nada más comenzar la Feria de noche de Málaga, el pasado sábado. Los taxistas supuestamente localizaron coches Cabify en las paradas del recinto ferial.

Esta empresa de VTC, mientras tanto, ha denunciado que tres de sus conductores han sido agredidos y que se han producido daños en un total de 15 vehículos, entre ellos, pinchazos de ruedas y roturas de espejos y lunas. Fuentes de Cabify explican que ha habido lanzamientos de huevos contra los turismos y que las agresiones verbales son “incontables e innumerables”. “Somos personas pacíficas, padres y madres de familia, que estamos buscándonos el pan como podemos”, respondía un taxista ante las afirmaciones de acciones violentas. La empresa ha precisado que tres conductores han sufrido agresiones físicas, además de "incontables e innumerables" agresiones verbales e intimidatorias y amenazas.

Mantendrá la flota

Cabify ha señalado en un comunicado que el traslado de vehículos de otras comunidades para reforzar el servicio en grandes eventos como la Feria de Málaga es “totalmente legal y su habitualidad fue pactada y regulada a instancias del taxi por el Ministerio de Fomento”. Por lo tanto, y frente a las noticias de que iban a retirar parte de su flota, Cabify ha asegurado que “mantendrá el servicio la totalidad de su flota respondiendo a las peticiones de los usuarios y para satisfacer la gran demanda existente estos días”.

El conflicto se centra en 35 conductores de Cabify desplazados desde Madrid. El Ayuntamiento ha reforzado el control de los vehículos turismo con conductor a través de agentes especializados de la Policía Local (dos unidades de policía de paisano y cuatro motorizadas). En Málaga capital hay 1.432 licencias de taxi y durante la huelga, funcionan unos servicios mínimos de 290 coches, según la Asociación Unificada de Autónomos del Taxi (Aumat). En el aeropuerto se atiende solo servicios de personas con movilidad reducida, mayores y familias con niños.

Los taxistas han protagonizado este lunes una caravana entre el recinto aeroportuario y el centro de Málaga, con unos 400 coches, para intentar afectar al tráfico de la ciudad y hacer más visible su protesta. Parte de los conductores han hecho una sentada en las escalinatas del Ayuntamiento. El alcalde, Francisco de la Torre, se reunió con los representantes del sector dos veces durante el fin de semana, pero este lunes no ha habido contacto. La asociación de empresas de vehículos VTC Unauto ha defendido a través de una nota que los servicios que se prestan en esta capital “son completamente legales” y ha pedido el “apoyo y amparo” de la policía para garantizar la protección de sus profesionales.