Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Popular negocia en exclusiva con Blackstone la venta de los activos tóxicos

La matriz, el Santander, quiere sacar de su balance unos 16.000 millones de inmuebles y conservar una parte para aprovechar el tirón del mercado

Sucursal del Banco Santander y del Banco Popular en Madrid.
Sucursal del Banco Santander y del Banco Popular en Madrid.

El Banco Popular, filial del Santander, ha iniciado un proceso de negociaciones en exclusiva con Blackstone para transferir al fondo norteamericano una participación mayoritaria en la cartera de activos inmobiliarios por importe de 30.000 millones que la entidad puso a la venta el pasado 30 de junio.

En un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Banco Popular, ha informado de que ha recibido en los últimos días distintas ofertas vinculantes de varios inversores interesados en la adquisición de una participación mayoritaria en esta cartera.

La operación, no obstante, no podrá cerrarse hasta que las autoridades de competencia de la Unión Europea (UE) den el visto bueno a la adquisición de Popular por parte de Santander. La idea del Santander es vender el 51% de la sociedad inmobiliaria Aliseda, con el objetivo de desconsolidar de las cuentas del grupo el peso del ladrillo tóxico.

Antes de la compra del Popular, el Santander ya tenía unos 10.000 millones en inmuebles problemáticos. De esta forma, el banco mantendrá, si cierra el acuerdo, la propiedad de unos 14.000 millones en inmuebles del Popular (y otros 10.000 millones suyos) y podría aprovechar el tirón del mercado en los próximos meses. A la vez, descarga las cuentas del ladrillo y recupera las provisiones correspondientes, que se convertirán en ingresos.

"En tanto se proceda a la consideración y decisión de la operación, que se producirá una vez constatado el cumplimiento de las restricciones en materia de competencia derivadas de la adquisición de Banco Popular, se ha concedido un periodo de exclusividad a Blackstone para la continuación de las negociaciones", ha informado Popular.

La semana pasado, José Antonio Álvarez, consejero delegado, preguntado por esta operación, comentó que "vamos a tener ofertas, no para obtener plusvalías pero sí a precio de mercado», que ha destacado la recuperación inmobiliaria que vive España en la actualidad.

Solo un mes de búsqueda

El pasado 30 de junio, Banco Popular comenzó un proceso de búsqueda de compradores para una cartera de activos tóxicos ligados al sector inmobiliario por importe de 30.000 millones de euros, aproximadamente, para el cual cuenta con el asesoramiento de Morgan Stanley. El poco tiempo que ha tardado en encontrar interesados, demuestra el buen momento del sector inmobiliario español y la necesidad de encontrar grandes carteras que son las que interesan a los inversores internacionales.

En el marco de este proceso, el consejo de Popular también acordó el pasado 30 de junio recomprar el 51% que no controlaba en Aliseda a los fondos de capital riesgo Värde Partners y Kennedy Wilson Holdings por 180 millones de euros.

Según 'Voz Pópuli', que adelantó la noticia junto a 'El Confidencial', la gestión de la participación que adquirirá Blackstone quedará delegada en Aliseda.