Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FROB pierde otros 1.693 millones tras el impacto de la venta de BMN

El fondo que gestiona el rescate bancario sufre también deterioros por el valor de Bankia, del banco malo y por garantías en la venta de NCG Banco

Cada vez se hace más patente que el Estado no logrará recuperar una parte importante del dinero inyectado en el rescate bancario. Las cuentas de 2016 del fondo de rescate español, el FROB, revelaron este viernes que perdía otros 1.693 millones. Las razones: la nueva valoración de BMN tras la compra de Bankia; el deterioro de las acciones de BFA-Bankia; y la aportación para cubrir cláusulas suelo de Abanca.

Jaime Ponce, presidente del FROB, en el Congreso.
Jaime Ponce, presidente del FROB, en el Congreso.

El FROB, el órgano del Estado que gestiona el rescate bancario español, desveló ayer que esas pérdidas de 1.693 millones se han traducido en un patrimonio neto negativo de 1.609 millones. Así que el Estado ha tenido que inyectar 3.000 millones para recapitalizar el FROB y hacerlo viable. En el fondo, se trata de un mero apunte contable, puesto que es un dinero que pasa de una parte del Estado a otra y que, por tanto, no tiene efectos en las cuentas públicas. Pero sí que reviste mucha importancia en un sentido: se trata del reconocimiento de unas pérdidas. Es decir, que ese dinero puesto ya no vale lo que tenía en los libros y será difícil de recuperar cuando se liquide todo. Dependerá del precio de privatización de Bankia. Pero el valor de esta se sitúa ahora lejos de lo inyectado.

Sucede igual que cuando en 2013 se reconocieron pérdidas del rescate por valor de más de 20.000 millones de euros. Entonces también se tuvo que recapitalizar el FROB con 27.000 millones en una operación similar.

La disminución de valor de las participaciones del FROB en el capital de BFA y BMN ha supuesto un impacto negativo en la cuenta de resultados por importe de 1.390 millones. En la participación de BMN el deterioro es de 916 millones. Para calcularlo, se compara el valor registrado en las cuentas del FROB al cierre del ejercicio anterior “con el valor razonable de la entidad obtenido del Proyecto Común de Fusión entre BMN y Bankia aprobado por sus respectivos Consejos de Administración el pasado 26 de junio”, según señala el FROB en una nota. Es decir, se actualiza el valor de BMN al valor que arroja ahora dentro de Bankia. “Esto ha supuesto valorar el patrimonio neto de BMN en 825 millones”, afirma.

Deterioro de Bankia

En el caso de BFA, matriz de Bankia, el deterioro es de 474 millones, “consecuencia fundamentalmente de la reducción del saldo de las plusvalías en las carteras de renta fija del grupo, tal y como se recoge en el patrimonio neto de las cuentas anuales consolidadas del Grupo BFA”.

La institución que dirige Jaime Ponce también ha registrado un deterioro de 155 millones por la participación que el FROB mantiene en Sareb, el banco malo. Este quebranto se debe a las pérdidas que sufrió el banco malo. Para compensarlas, Sareb tuvo que reducir capital y convertir deuda en acciones en mayo de 2016.

Además, durante el año 2016 el FROB se ha anotado provisiones relacionadas con las garantías otorgadas en diferentes ventas de entidades. “Destaca negativamente el aumento de la provisión por garantías relacionadas con el proceso de venta de NCG Banco por 97 millones de euros”, dice el FROB. Este dinero se achaca a la devolución de las cláusulas suelo en Abanca, antes NCG.

En cambio, el FROB se apunta a su favor 35 millones por el menor coste esperado del esquema de protección de activos concedido a la venta del Banco de Valencia.