Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las redes de cajeros se fusionan y perderán sus nombres originales

4B, Euro 6000 y Servired se unen en una sociedad tras la guerra de las comisiones que estableció la gran banca hace dos años

Un hombre saca euros de un cajero automático.
Un hombre saca euros de un cajero automático. EFE

En septiembre se cumplirán dos años del acuerdo que cerraron Servired, 4B y Euro 6000 por el que dejaron libertad de comisiones en los cajeros para los bancos y dejaron sin validez los acuerdos vigentes hasta entonces.

El miércoles pasado, los consejos de administración de Servired, 4B y Euro 6000 aprobaron el proyecto de integración de los tres medios de pago en una sola marca, para adaptarse al nuevo ecosistema, según adelantó Cinco Días. Esto supondrá que los 49.960 cajeros automáticos de España operarán bajo la misma red interbancaria.

Los cambios de 2015, promocionados por CaixaBank, supusieron una fuerte subida de las comisiones, sobre todo de los tres grandes, la entidad catalana, Santander y BBVA. Además, dejó sin sentido la existencia de tres redes. A partir de ese momento, lo único que interesa al usuario es saber quién es el banco dueño del cajero y los acuerdos que tenga con su entidad, siempre que acuda a una máquina que no sea la de su banco.

El actual proceso de fusión, está sujeto a recibir el visto bueno de las autoridades, así como de las juntas de accionistas de las tres sociedades implicadas. Santander, CaixaBank y BBVA ostentarán una participación del 18% cada una en la sociedad resultante, mientras que la cuota de Bankia y Sabadell será del 9,8% y del 9,4%, respectivamente. Hasta ahora, BBVA, Bankinter, Bankia, CaixaBank o Sabadell utilizan Servired; Santander y Popular, 4B, e Ibercaja, Kutxabank, BMN, Abanca o Liberbank, Euro 6000.

Hace un año, en julio de 2016, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) emitió un informe sobre esta materia en el que apuntó que “el nuevo sistema de comisiones en los cajeros podría favorecer a las entidades con grandes redes”, y señaló a CaixaBank, Santander y BBVA, que controlan el 49% de las máquinas y no han firmado acuerdos con otros bancos.

Competencia resaltó que CaixaBank rompió “unilateralmente” el sistema de alianzas vigente hasta marzo de 2015, lo que perjudicó a los competidores medianos y pequeños. También apuntó que la situación actual es menos transparente y que algunos bancos no informan de los cambios en las comisiones.