Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todopoderoso “Made in Germany”

El sello de ‘fabricado en Alemania’ es el más potente del mundo. La percepción del consumidor está plagada de clichés

Mecánicos en la planta de ensamblaje de Mercedes-Benz en Bremen, Alemania.
Mecánicos en la planta de ensamblaje de Mercedes-Benz en Bremen, Alemania. EFE

El concepto "Made in" para determinar que un producto está "hecho en" un país concreto se lo inventaron los británicos a finales del siglo XIX. Con el "Made in Britain" querían proteger sus productos de las importaciones baratas y las copias que llegaban de Alemania. Irónicamente, ahora "Made in Germany" es el sello de mayor calidad que puede tener un producto en el mundo, al menos según la percepción de los consumidores, recogida en un estudio internacional de Statista, que elabora el Índice Made-in-Country.

Todopoderoso “Made in Germany”

"En cooperación con Dalia Research, encuestamos a 43.034 consumidores de todo el mundo. Los países incluidos en esta muestra representan al 90% de la población global. Los datos que recogimos confirman numerosos clichés: los productos de lujo suizos son considerados internacionalmente como símbolo de estatus. Los productos de China transmiten una imagen de valor en relación a su precio", señala en el informe Nicolas Loose, responsable de Investigación de Mercados de la consultora. También hay sorpresas en el estudio, señala: la marca "Made in UE" (hecho en la Unión Europea), que se introdujo en 2003, es la tercera mejor posicionada del ránking global.

Los productos de España aparecen en el puesto 20 de una lista de 50

Los datos para elaborar el ránking se recogieron entre diciembre de 2016 y enero de 2017 en 64 países. Cada encuestado evaluó tres países diferentes. Cada país fue examinado por 2.500 personas como mínimo.

Irán, el último

El resultado es claro: "Made in Germany" es la marca de fabricación más valorada entre las 50 que hay. A este país se le asignan 100 puntos. Con esa base se ordena el resto de países. Justo por debajo, con 98 puntos, aparece Suiza. Luego la marca "Made in UE", con 92 puntos. Le siguen Reino Unido, Suecia, Canadá, Italia, Japón, Francia, EE UU...

Los países en desarrollo con más potencia industrial aparecen al final del ránking: el sello "Made in China" está en la posición 49. "Made in India" un poco antes, en la 42. La peor posición la obtiene Irán.

Para encontrar España hay que bajar al puesto número 20. Está justo debajo de Irlanda y por encima de Corea del Sur. Según el estudio, quienes más valoran los productos de fabricación española son los habitantes del Norte de África y de América Latina.

En 22 países se autoeligen como los mejores. No ocurre con los españoles

El estudio incluye además un apartado donde analiza los países que más han visto mejorar o empeorar su percepción. En el lado de las subidas destacan Canadá y Japón. Mientras, las tensiones políticas o los problemas económicos, advierte el estudio, cuestan puntos y posiciones a Rusia. También Grecia, Estados Unidos, Ucrania, y Turquía están entre quienes ven degradada su imagen.

En general, los habitantes de los distintos países son optimistas con respecto a su propia marca. En 22 países de los 50 evaluados colocan su propio sello como el mejor. Por ejemplo, para los canadienses, los productos canadienses son los mejores. Para los italianos, son los italianos. Los chinos valoran lo chino por encima del resto. Y los habitantes suelen ser generosos con otros mercados con los que tienen conexión cultural. Sin embargo, la rivalidad con el vecino se deja notar: los alemanes valoran mal a los franceses.

Índice por atributos

España es una excepción en todo esto: para los españoles, el "made in Germany" tiene más valor que el "made in Spain", que aparece segundo en su lista. El nexo cultural con América Latina se nota poco: "made in Mexico" no aparece hasta la posición 29. Argentina ocupa el puesto 30 y Colombia, el 31 en percepción para los habitantes de España.

El índice que elabora Statista tiene después apartados concretos donde explica qué atributos se valoran más de cada lugar. Hay países que no triunfan en global, pero son considerados buenos a la hora de fabricar productos concretos.

Por ejemplo, Japón es el más destacado en artículos de alta tecnología, un apartado donde muchos países de América Latina suspenden estrepitosamente (Perú aparece en la última posición del mundo). Italia sobresale por el diseño y la originalidad, donde más fracasa Irán. Suiza triunfa en el apartado de lujo y de autenticidad. Canadá sale en primera posición en cuestión de sostenibilidad y producción justa.

Alemania está en todo bien colocada, aunque arrasa en percepción de alta calidad y estándares de seguridad elevados. España no gana en nada, pero donde sus productos aparecen más arriba es en la calidad de sus diseños (ocupa la posición 14) y sobre todo en la evaluación por su originalidad. Ahí es la séptima más valorada.

Más información