Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Báñez da un toque de atención a sindicatos y empresarios por el pacto salarial

Rosell responde a la ministra que "cada cual tiene su responsabilidad"

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al presidente de CEPYME, Antonio Garamendi
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, junto al presidente de CEPYME, Antonio Garamendi EFE

La tensión entre los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, y las patronales CEOE y Cepyme a cuenta del pacto salarial se ha disparado. En 2017 no se han visto las caras para tratar este tema y el último cruce de cartas y propuestas entre ellos revela la gran zanja abierta. En medio de esta situación, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha reclamado este miércoles “que el diálogo bipartito siga sumando” a la recuperación. “Lo necesitamos”, ha proclamado en un discurso en la propia sede de ambas patronales. “Ese diálogo es clave”, ha cerrado.

Báñez no ha sido más explícita, pero el toque de atención en un acto organizado por la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Cepyme, es claro. Los empresarios enviaron una carta a las centrales de trabajadores el pasado 22 de febrero en la que reprochaban a los sindicatos no haberles respondido a sus últimas propuestas y ponían sobre la mesa un listado de temas difícilmente asumibles por UGT y CC OO, entre ellos la revisión del papel de los delegados sindicales. La respuesta, en tono duro, reprochaba el “tono antisindical” de la misiva y defendía que fueron ellos los primeros que reclamaron ampliar los temas a tratar más allá de la sola revisión salarial para 2017 prevista en el pacto trienal firmado hace dos años.

Al acabar el acto, el presidente de la gran patronal, CEOE, ha respondido que “cada cual tiene su responsabilidad”. Esta expresión es una referencia al principio constitucional que consagra la autonomía de las partes en la negociación colectiva, es decir, son los empresarios y los sindicatos quienes hablan de salarios y condiciones laborales y lo plasman en los convenios.

Sobre su propuesta, Rosell ha tratado de restar importancia a uno de los temas que más ampollas ha levantado en la otra parte: revisar el papel de los delegados sindicales. “No es lo más importante”, ha dicho, aunque también ha dejado caer que no estaría mal “saber cuántos hay, qué representan, de dónde viene”. Más importancia de la patronal al absentismo laboral y al reclamar que las mutuas puedan dar altas en las incapacidades temporales.