Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo condena al Estado a pagar a Repsol 42 millones

La sanción repara los daños causados por una revisión del precio máximo de venta de bombona

Un repartidor de bombonas de butano, en Barcelona.
Un repartidor de bombonas de butano, en Barcelona.

El Supremo ha condenado al Estado a pagar más de 42 millones de euros a Repsol Butano por los daños causados a la compañía por una revisión del precio máximo de venta de la bombona de butano que se aplicó en 2011 y 2012.

En concreto, según dos sentencias publicadas este viernes, el Estado debe desembolsar el dinero en concepto de responsabilidad patrimonial por los daños causados a la petrolera. Se considera inadmisible que se impusiera un precio regulado a los suministradores que suponía la venta a pérdidas durante un periodo de tiempo prolongado, una circunstancia “que vulnera el principio de proporcionalidad en la intervención pública”.

Los 42 millones surgen de dos sentencias distintas. En la primera, se fija una sanción de 18.837.463 de euros, en contra de lo que mantuvo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. La segunda sentencia confirma el fallo de la Audiencia Nacional que reconoció el derecho de la petrolera a ser indemnizada por el segundo trimestre de 2012 con 23,2 millones más sus intereses.

Más información