Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La empresa familiar mundial analiza su rumbo en Canarias

Los principales grupos internacionales de este colectivo debatirán en noviembre en Gran Canaria la situación económica y las inquietudes de su hoja de ruta para el futuro.

El rey Felipe VI con Ignacio Osborne en el XIX Congreso Nacional de la Empresa Familiar celebrado en A Coruña.
El rey Felipe VI con Ignacio Osborne en el XIX Congreso Nacional de la Empresa Familiar celebrado en A Coruña. EFE

El impacto positivo de las empresas familiares: responsabilidad, resiliencia y regeneración. Con este título se presenta el próximo congreso de la empresa familiar internacional que el Family Business Network (FBN), la red mundial más importante de empresas familiares, celebrará en Gran Canaria entre los días 8 y 11 de noviembre de este año. La organización correrá a cargo del Instituto de la Empresa Familiar (IEF) español, que ganó la puja a Milán y Londres.

El IEF cumple este año sus 25 primeros años. Por eso echó el resto e hizo valer el respaldo que ha dado al FBN para su crecimiento, sobre todo los primeros años. Y por eso trata también de juntar en la ciudad canaria las mejores galas, al igual que se presume que hará para el Congreso nacional en Todedo un mes antes. Eso se puede traducir en la presencia de los máximos dirigentes del país (su relación con los Gobiernos españoles siempre ha sido fluida y los presidentes y ministros han acudido a sus citas con frecuencia, al igual que con el Rey.

El evento está organizado estrictamente por y para las familias empresarias. En estos congresos anuales, las empresas familiares debaten la actualidad de la economía mundial y comparten las experiencias, contando siempre con la presencia de algunos empresarios representativos que tienen algo que contar. Se trata también de poner sobre la mesa las cuestiones que más preocupan y más afectan a la empresa familiar, como la presión fiscal, las sucesiones y el tamaño, entre otros, e involucrarse con sus respectivos Gobiernos en la resolución.

El congreso de Canarias servirá, además, para poner en común las experiencias vividas en la reciente crisis mundial y las estrategias que han seguido las empresas familiares para superarla. Aunque la crisis ha tenido una clara incidencia en su rentabilidad y productividad, las empresas familiares han tenido mejor comportamiento que las no familiares, sacrificando además menos empleo.

Las principales preocupaciones se centran en la fiscalidad, la sucesión y el tamaño.

En cuanto al tamaño, todos los estudios realizados ponen de manifiesto que las empresas familiares que superan los 50 trabajadores son capaces de obtener rentabilidades económicas superiores a las no familiares. Este dato rompe la idea de que las empresas familiares son siempre más pequeñas y menos rentables que las no familiares. Pero, precisamente, por eso uno de los objetivos más acuciantes es proponer y propiciar políticas que permitan aumentar el tamaño.

No es esta una característica solo de la empresa familiar española, como tampoco lo es la de tener menor endeudamiento que las no familiares, algo que ha sido así tanto en la crisis como antes de ella. Estos datos se explican por el compromiso de los propietarios familiares por mantener la financiación de la empresa con sus propios recursos, dentro todo ello de una visión a largo plazo relacionada con la transmisión de la empresa a las siguientes generaciones. La longevidad de las empresas familiares es especialmente alta (33 años), muy por encima de la antigüedad promedio de las empresas españolas (en torno a doce años, según datos del Instituto Nacional de Estadística).

La importancia de la empresa familiar se ve en las cifras. Según datos estimados por el propio FBN, en la Unión Europea hay unos 17 millones de empresas familiares, lo que supone el 60% del total de empresas y cuentan con 100 millones de empleos. De ellas, el 25% está entre las 100 primeras del continente. En Estados Unidos, las empresas familiares representan el 80% del total y dan empleo al 50% del total. En España, el 89% de las empresas son familiares, generan 6,58 millones de puestos de trabajo (el 67% del empleo del sector privado) y son responsables del 57,1% del Valor Añadido Bruto. En ese cálculo, realizado por el IEF, quedaron fuera las empresas con forma jurídica diferente a Sociedad Anónima y Sociedad Limitada y, en concreto, los autónomos, por lo que se puede decir que las cifras resultantes son conservadoras.

Estas firmas han destruido menos empleo y se han endeudado menos en la crisis

El congreso de Gran Canaria es el tercero que se celebra en España de las 28 ediciones que lleva. Las anteriores fueron en Barcelona (1991) y Madrid (1995) cuando el FBN, creado en 1990, echaba prácticamente a andar y eran unos pocos países. Ahora se agrupan 3.000 empresas familiares de 60 países, aunque está previsto que a Canarias acudan más de 600 personas, pertenecientes a 300 familias empresarias, procedentes de más de 30 países.

La ampliación de la institución, primero muy centrada en Europa, ha permitido llevar el congreso durante los últimos años a Estados Unidos (Chicago 2010), Brasil (Rio de Janeiro, 2013) y Asia (Nueva Delhi, 2008; Singapur, 2011; Dubai, 2014, y Suzhou, 2016). Precisamente, en la ciudad china Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar (IEF), recibió el testigo (literalmente, porque se le entregó un cilindro similar al de las carreras)..