Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La confianza del inversor se recupera

Los ahorradores españoles empiezan a elevar el perfil de riesgo de sus carteras, según la encuesta trimestral de JP Morgan AM

Los españoles creen que la Bolsa de EE UU es la que tiene más potencial
Los españoles creen que la Bolsa de EE UU es la que tiene más potencial EFE

La formación de un nuevo Gobierno y el rebote de fin de año del mercado han devuelto la fe a los inversores españoles. Así lo refleja la encuesta de confianza que elabora JP Morgan Asset Management y que publica en exclusiva EL PAÍS. Este indicador, que mide el grado de optimismo de los ciudadanos acerca de lo que harán los mercados en los próximos seis meses, cerró 2016 en 0,08%, frente al -1,51% del trimestre anterior. Se trata de la primera vez que el indicador está en terreno positivo desde finales de 2015. El principal repunte en el periodo analizado (1.255 entrevistas) se produjo en el mes de diciembre. Además, la recuperación de la confianza se dio tanto entre los inversores (se supone que son capaces de asumir más riesgo) como entre los ahorradores (más conservadores).

El número de optimistas en Bolsa —creen que es muy probable o probable ver subidas en Bolsa— alcanzó en el cuatro trimestre de 2016 el 26,2% del total, frente al 20,2% del periodo anterior. El grupo de ahorradores que consideran que el mercado se mantendrá en los niveles actuales apenas sufre cambios (45,1%), mientras que los pesimistas —estiman probable o muy probable que las acciones caigan— registran un retroceso al pasar de representar el 33% del total a ser sólo el 26,7%. Los motivos que mencionan los ciudadanos para justificar su mayor confianza son “la formación de un Gobierno estable en España” y que “existe una mejoría de la situación económica actual”.

A corto plazo sería normal una pausa para las Bolsas

La renta variable acumula una subida importante en los últimos tres meses. Desde la victoria de Donald Trump, la Bolsa americana suma un alza próximo al 10% y su índice más representativo, el Dow Jones, ha tocado esta semana la mítica cifra de 20.000 puntos. El mercado español reaccionó más tarde al rally de final de año, pero ya está en su nivel máximo de 13 meses. “Tras este rebote, sería razonable esperar que los mercados se tomaran una pausa para consolidar los niveles alcanzados. Sin embargo, pensamos que las acciones siguen siendo el mejor activo de inversión en 2017”, señala Manuel Arroyo, director de inversiones en España de JP Morgan Asset Management. En su opinión, los tres factores que juegan a favor de la renta variable son un crecimiento económico mundial mayor al previsto hace unos meses, unos resultados empresariales satisfactorios y unas valoraciones que, sin ser baratas, “tampoco son desproporcionadas”.

El activo más complicado este curso es la renta fija. La vuelta de la inflación supone tipos de interés más altos, circunstancia negativa para la deuda pública. En este contexto, la gestora de fondos estadounidense prefiere tener exposición sobre todo a los bonos emitidos por aquellas compañías con una calificación crediticia más baja.

La llegada de Trump a la Casa Blanca tendrá un gran impacto para los mercados. “Es cierto que sus primeras decisiones suponen una vuelta al proteccionismo, circunstancia negativa incluso para los propios estadounidenses. Sin embargo, su política comercial se verá compensada por incentivos fiscales, una mayor desregulación y un aumento del gasto público en infraestructuras”, concluye Arroyo.

Wall Street gana adeptos

Cuando se le pregunta a los ahorradores españoles en qué mercado creen que se vivirán las mayores subidas en el próximo semestre, la respuesta más repetida es que en el estadounidense (26,9%). La preferencia por la renta variable americana —en la oleada anterior era la tercera opción— coincide con la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE UU. Los inversores asumen que su mandato traerá inestabilidad (mayor proteccionismo y déficits estructurales), pero a corto plazo será beneficioso para las acciones de las compañías americanas. Tras Wall Street, la Bolsa donde los inversores esperan mayores revalorizaciones es la española, seguida por la europea. Los tres mercados menos atractivos serían el japonés, los emergentes y las acciones asiáticas.

La menor aversión al riesgo empieza a notarse también en los productos que los ahorradores españoles tienen en cartera. Los depósitos siguen siendo, a pesar de su escasísima rentabilidad, el activo más extendido. Sin embargo, al cierre de 2016, el porcentaje de encuestados que aseguraba contar con este producto (89%) es el menor desde el año 2010. En cambio, experimentan fuertes repuntes los fondos de inversión (9,3%, nivel máximo desde que existen datos), los planes de pensiones (22,6%) y la inversión directa en acciones (5,6%).

También se aprecia un cambio de tendencia de los inversores acerca de cuándo llegará el final de la crisis. El grupo que sitúa este momento en un plazo superior a los cuatro años ha pasado de representar el 61,1% del total a ser solo el 57,8%.

 

Más información