Una red wifi sin cortes y eficiente

Aoifes vende tecnología para una conexión un 400% más rápida y un 60% más limpia en transportes o ferias

Espacio de pruebas en las oficinas de Aoifes en Sevilla.
Espacio de pruebas en las oficinas de Aoifes en Sevilla. Paco Puentes

José González y José Antonio Delgado construyeron los cimientos de Aoifes en el salón del piso que compartían en Irlanda. "Uno frente al otro y, únicamente, con nuestros portátiles. Dedicándole tardes enteras y fines de semana", explica el primero. Ambos se conocieron cuando estudiaban Ingeniería de Telecomunicaciones en Sevilla y trabajaron juntos en una startup irlandesa de sistemas audiovisuales para aviones hasta que esta quebró. Fue entonces cuando decidieron montar su propia empresa. "Lejos de lamentarnos, aquella experiencia nos ayudó a saber cuáles son las claves para no fracasar", apunta González. Tras años de investigación en materia de redes inalámbricas, estos dos emprendedores andaluces comercializan una tecnología que permite tener una conexión wifi, tanto para Internet como para servidores de contenidos, más rápida y limpia en cualquier medio de transporte y en lugares con muchos usuarios.

Gracias a la experiencia en sus anteriores empleos —González también trabajó durante siete años como experto en conexiones inalámbricas de aviones en varias empresas alemanas—, ambos ingenieros detectaron que la red wifi no estaba preparada para soportar contenidos de alta definición y, mucho menos, para ofrecérselo sin cortes a un gran número de personas al mismo tiempo. "Normalmente, el 90% de los pasajeros de un avión utiliza las pantallas de su asiento durante aproximadamente hora y media. Y cada uno quiere ver una película distinta, sin interrupciones, sin cortes, sin tener que esperar mucho si decide cambiarla...", explica González antes de señalar que el objetivo era lograr una conexión "con mayor capacidad y mucho más eficaz". "En los aviones existía otro factor a tener en cuenta: el peso. Si la aeronave tiene una conexión por cables, el peso de este sistema puede suponer para la compañía un gasto de 180.000 dólares más al año en combustible", señala González como consejero delegado de Aoifes, quien resalta que la empresa ha crecido sin necesidad de financiación.

El gran invento

Perfil. José González y José Antonio Delgado se conocieron durante sus estudios de Ingeniería de Telecomunicaciones en Sevilla. Tras licenciarse, González se marchó a Alemania. Trabajó como experto en conexiones inalámbricas de aviones durante siete años en diferentes empresas. González animó a su hoy socio a que trabajara con él en una start-up irlandesa. Cuando esta quebró, montaron su empresa.

Historia. Aoifes nació en 2013 y dos años después lanzó al mercado una tecnología que permite tener una conexión wifi más rápida y eficiente. En este periodo, la empresa ha cuadruplicado su equipo pasando de 3 a 34 empleados. Con una facturación de un millón de euros, su software está presente en 600 aviones, 700 autobuses, centros de convenciones y hoteles.

En enero de 2015, la compañía sevillana lanzó al mercado su tecnología bautizada como CHT (Cognitive Hotspot Technology). "Permite disfrutar de conexión wifi en cualquier lugar sin cortes ni descargas lentas. Además, es una tecnología sostenible y ecológica ya que reduce el consumo eléctrico y la radiación", expone el fundador. En cifras, CHT aumenta un 400% la velocidad de la conexión y disminuye un 60% la radiación. "Este ahorro se produce al tener menos puntos de acceso a la Red, que hacen que haya menos interferencias y que por lo tanto haga falta menos potencia. Es como si en una sala hay 200 personas que deben hablar muy alto para escucharse, si hay menos no deben gritar tanto", pone como ejemplo. La clave es un wifi inteligente. "Gracias a nuestro software, los diferentes puntos de acceso a la Red colaboran entre sí, analizan las necesidades que tienen, como pueden ser el número de dispositivos o usuarios que hay; y optimizan su potencia. Y todo ello en tiempo real", explica González, quien resalta que su software ha evolucionado en los últimos años "y cuenta con más funcionalidades y es más complejo". "Al principio, ni José Antonio ni yo cobrábamos, todo iba destinado a mejorar el producto", explica.

Durante estos años, Aoifes se ha ido abriendo mercado tras su paso por ferias internacionales y con el respaldo de diferentes galardones, como el conseguido el año pasado en el concurso europeo EIT Digital Challenge, en el que ganaron en la categoría de infraestructura digital. En estos momentos, su tecnología está por aire, mar y tierra. Está presente en 600 aviones de compañías aéreas que vuelan desde Canadá a Filipinas, en unos 700 autobuses europeos, dos cruceros y, en fase piloto, en diferentes trenes tanto nacionales como europeos. Asimismo, funciona en centros de convenciones, organismos públicos, museos, universidades y hoteles como Barceló.

Con la mirada puesta en el mercado internacional, Aoifes superó el año pasado el millón de euros. "El 85% de nuestra facturación proviene del extranjero", explica González, tras precisar que la empresa está inmersa en el cierre de diferentes acuerdos internacionales con varios mercados verticales y en la búsqueda de partners. "Queremos llegar a cuantos más sitios mejor, no nos ponemos fronteras", asegura el responsable, quien señala como principal reto para los próximos años el adaptar su tecnología al 5G.

La revolución de los dos millones de empleos

La quinta generación de redes móviles (5G) multiplicará por 10 la velocidad del actual 4G en una primera fase y permitirá conectar 100.000 millones de dispositivos. La implantación de esta nueva tecnología, según datos de la Comisión Europea, creará dos millones de puestos de trabajo hasta 2025, cuando deberá cubrir toda la Unión Europea. Antes, para 2020, tendrá que estar al menos en una de las principales ciudades de cada país miembro. “Necesitamos estar conectados, nuestra economía lo necesita, la gente lo necesita”, defendió el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, el pasado septiembre. Bruselas también ha comprometido 120 millones de euros de inversiones para que el centro de todas las ciudades europeas tenga wifi gratuito para 2020.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50