Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El móvil de prepago se muere: solo la cuarta parte de las líneas son sin contrato

Los paquetes convergentes y la desaparición del anonimato han provocado la desaparición de ocho millones de líneas sin compromiso

Jóvenes utilizan sus teléfonos móviles.
Jóvenes utilizan sus teléfonos móviles. EFE

El prepago arrastra un declive imparable en la telefonía móvil. En los últimos diez años se han perdido ocho millones de este tipo de líneas sin compromiso de pago mensual y, solo en el último año, 766.953 prepagos han desaparecido, un 5,7% menos. De esta forma, a finales de noviembre pasado solo existían 12,6 millones de líneas de prepago, una cuarta parte del parque total (24,72%), cuando hace tan solo una década era la opción preferida por los consumidores españoles para tener una línea móvil, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

La principal causa de este acelerado declive es la popularización de los paquetes convergentes de servicios (fijo, móvil, datos e Internet), que incluyen además líneas móviles adicionales y tarifas planas de llamadas, lo que hace que el cliente se decante por sustituir las líneas de prepago por el contrato. El otro motivo es el descenso es la desaparición por ley del anonimato que tenían las líneas de prepago hasta 2010.

De hecho, solo en noviembre pasado se perdieron 246.972 líneas de prepago, de forma que el parque total de líneas móviles cayó, ya que el incremento registrado en contrato (111.576) no alcanzó a compensar la caída de las líneas sin contrato. De los 51,22 millones de líneas móviles que hay en España, más del 75% están ya sujetas a un contrato.

En el último año, el segmento del pospago ha aumentado un 3,6%, o lo que es lo mismo, 1,3 millones de líneas más, hasta alcanzar los 38,5 millones de accesos en noviembre.

Las estadísticas nos cuentan que desde 2005, momento en el que las líneas de contrato superaron por primera vez a las de prepago en España, estas han ido disminuyendo de manera progresiva. El prepago alcanzó su máximo en marzo de 2007, cuando se alcanzaron los 21,15 millones de líneas. Entre los años 2002 y 2009 el número de prepago fue aproximadamente el mismo (20,87 millones) pero luego inició un descenso que se ha acentuado en los últimos años.

La causa de una pendiente en picado a partir de 2009 fue sin duda, la desaparición del anonimato de las líneas prepago, ya que antes podía adquirirse en cualquier tienda sin proporcionar ningún dato personal. La amenaza terrorista y la necesidad de controlar a grupos criminales provocaron que el Gobierno aprobara una ley que obligando a identificar los usuarios de todas las líneas de prepago de España a lo largo de la primera mitad del 2010. Solo en ese año se perdieron más de 700.000 líneas de este tipo.

Paralelamente a ese proceso, los cuatro grandes operadores con red (Movistar, Vodafone, Orange y MásMóvil) han ido ganando peso en el mercado, fagocitando a operadores móviles virtuales (OMV) o independientes como Pepephone, Yoigo, Simyo o Jazztel, y ahora concentran el 92% del mercado.

La portabilidad se dispara

La competencia en telefonía móvil sigue siendo feroz. La portabilidad, el mecanismo que permite cambiar de compañía reteniendo el número de teléfono, aumentó un 19,1% en noviembre hasta alcanzar las 500.894 líneas, en el mayor incremento que se ha producido en cualquier mes de 2016.

Orange (que incluye Jazztel), Yoigo (filial de MásMóvil) y los OMV registraron saldos netos de portabilidad positivos, con 10.650, 497 y 26.968 líneas, respectivamente. Por el contrario, Movistar y Vodafone (que incluye Ono) presentaron saldo negativo, en concreto, exportaron 32.534 y 5.581 números más de los que recibieron de otros.

Por compañías, todos los operadores y los OMV perdieron líneas en el penúltimo mes del año, destacando especialmente las 67.130 perdidas por los virtuales. Por su parte, Vodafone perdió 34.990 líneas; Orange, 15.870; Movistar, 14.350 y Yoigo, 3.070.