Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno italiano aprueba el rescate estatal del banco Monte dei Paschi

El Ejecutivo toma la decisión tras fracasar la entidad de Siena en su intento de captar 5.000 millones

Viandantes, ante una oficina del banco Monte dei Paschi de Siena.
Viandantes, ante una oficina del banco Monte dei Paschi de Siena. Bloomberg

El Gobierno de Italia ha aprobado esta medianoche, durante una reunión de urgencia, un decreto para rescatar con dinero público al banco Monte dei Paschi, el tercer mayor banco del país, tras el fracaso de la entidad en su intento de captar los 5.000 millones de euros que necesitaba para salvarse por sus propios medios. El Ejecutivo de Paolo Gentiloni acordó destinar 20.000 millones de euros para salvar a la banca de Siena y para fortalecer las entidades bancarias que presenten problemas financieros. La entidad toscana buscaba 2.068 millones que le faltaban en fondos institucionales internacionales, pero, tras semanas de agonía, no los consiguió.

El Monte dei Paschi de Siena es el banco en funcionamiento más antiguo del mundo, y fue fundado en 1472. Es una entidad cotizada, con presencia en toda Italia, y algunas oficinas también en ciudades como Londres, Shanghái, Fráncfort y Nueva York. Tiene el mayor nivel de morosidad y activos tóxicos en proporción de los activos: estos últimos son de 160.100 millones de euros y se calcula que los créditos y productos dudosos e impagados ascienden a unos 47.000 millones. En Italia, por activos, con las cifras del tercer trimestre, se coloca como cuarto mayor banco comercial, tras Unicredit (875.000 millones) e Intesa Sanpaolo (714.397 millones), aunque la consolidación de la fusión de Banco Popolare y Banca Popolare di Milano (con activos conjuntos de más de 170.000 millones), prevista para el próximo mes, la relegará al cuarto puesto. Por tamaño, se trata de un banco que en el caso de España, se colocaría entre Bankia y el Popular por activos.

El Gobierno italiano aprueba el rescate estatal del banco Monte dei Paschi

El Monte dei Paschi fue el banco que peor resultado obtuvo en las pruebas de estrés de la banca de la zona euro publicadas este año. Aunque para el sistema bancario doméstico su fragilidad es un problema, por su tamaño no está considerada como una entidad sistémica a nivel europeo, es decir, que su debacle no es en principio susceptible de contagiar al resto del sistema financiero de la zona euro. En un informe sobre el ejercicio del año pasado, Monte dei Paschi calculó que tenía 5,3 millones de clientes, cerca de 25.000 empleados y 2.000 oficinas.

El consejo de administración informó la noche de este jueves de que "la operación de ampliación de capital no se ha cerrado con éxito. No se lograron recoger órdenes de inversión suficientes para alcanzar la suma de 5.000 millones de euros". Además, agradeció la confianza a los trabajadores y a los clientes "en un momento delicado de la vida de la entidad", sin hacer referencia alguna a solicitar ayudas públicas. El banco toscano buscaba 2.068 millones de fondos institucionales internacionales.

Italia permaneció todo el día pendiente de que el banco toscano lograse 2.068 millones de fondos institucionales internacionales. Por eso, horas después de conocerse el fracaso de las negociaciones del banco de Siena, el Gobierno italiano se reunía de urgencia para tratar el rescate del banco. 

Tras el Consejo de Ministros extraordinario celebrado a medianoche, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, confirmó en rueda de prensa la aprobación de un paquete de instrumentos jurídicos y financieros destinados “a proteger los ahorros, gracias a los cuales podrá favorecer la liquidez y el patrimonio de los bancos”. Se trata de un fondo de 20.000 millones de euros para garantizar la liquidez de las entidades bancarias, reforzar su situación patrimonial y fortalecer su capital, incluidos los procesos de recapitalización, y con garantías para proteger a los ahorradores.

Gentiloni afirmó que las medidas aprobadas se dirigen a “hacer más fuerte y sólido el sistema bancario”. A su lado, el ministro de Economía, Pier Carlo Padoan, explicó que el Monte dei Paschi deberá “solicitar la activación de recursos” y añadió que “la ayuda permitirá a la banca continuar con su plan estratégico, que deberá ser aprobado por las autoridades europeas”. El decreto está dividido en dos partes: la intervención del Estado para garantizar liquidez a los bancos y, por otro lado, una segunda intervención para reforzar su posición patrimonial.

“Cifra suficiente”

El ministro de Economía insistió en la "necesidad de aplicar las reglas europeas para inyectar recursos públicos en el sistema bancario”. Padoan no desveló la cantidad de la cuota con la que participará el Estado, pero sí dijo que “será una cifra suficiente” para hacer frente a los requisitos identificados". El Estado ya posee alrededor del 4% de las acciones de la banca de Siena, fundada en 1472. Padoan explicó que será la entidad la que deberá solicitar la ayuda y, posteriormente, se establecerán los términos del rescate. Además, aseguró que la decisión ha sido consensuada con las autoridades de la Unión Europea

A partir de ahora quedan por conocerse los detalles de un rescate que, para adaptarse a las directrices del Banco Central Europeo (BCE), deberá solicitarse antes del 31 de diciembre y que, además, no puede demorarse, porque la entidad reconoce que solo tiene liquidez para cuatro meses. Mientras tanto, el operador bursátil italiano ha suspendido las negociaciones de los títulos del banco durante todo el día de hoy. El rescate ya estaba preparado desde el pasado miércoles, cuando el Parlamento aprobó una partida de 20.000 millones para atenuar los problemas del sistema bancario. El operador bursátil ha suspendido la cotización del banco al menos durante este viernes.

Es incomprensible y culposo que no se haya intervenido antes

Enrico Rossi. presidente de la región Toscana

Monte dei Paschi había conseguido hasta este miércoles adhesiones por un valor de 2.450 millones de euros (1.385 millones de inversores institucionales y 1.065 millones de minoristas). Faltó el elemento clave, un “inversor ancla” que aportara una gran cantidad de dinero y animara a otros. Mucho se habló del fondo soberano de Qatar, pero finalmente no hizo ninguna oferta, posiblemente guiado por la inestabilidad política y el cambio de primer ministro, de Matteo Renzi a Paolo Gentiloni.

El nuevo Gobierno de Gentiloni se juega mucho con esta operación. “Fracasar en la salvación del Monte dei Paschi sería devastador para todo el sistema bancario, mientras que hacerlo bien podría dar la señal de que Italia sabe gobernar sus bancos y sus crisis”, explicó el diario La Repubblica.

El diario económico Il Sole 24 Ore plantea que el rescate podría tener varias fases y llevarse a cabo “durante un periodo de dos o tres meses”. En ese periódico, el analista de Alessandro Graziani explica la importancia de rescatar al banco porque, de lo contrario, “muchas familias —al menos 40.000— verían cómo sus ahorros se esfuman”. Graziani critica que se haya esperado tanto tiempo para rescatar el Monte dei Paschi, que lleva semanas intentando in extremis captar inversores y cayendo en Bolsa, y afirma que se debe a “razones exclusivamente políticas, debido a que el plan fue pospuesto hasta pasado el referéndum constitucional del 4 de diciembre”.

Muy crítico ha sido el presidente de la región Toscana, Enrico Rossi, del Partido Democrático, quien defendió la necesidad de ayudas públicas hace ya meses. “Es incomprensible y culposo que no se haya intervenido antes. Yo había pedido hacerlo varias veces y en mi contra se desencadenó un coro de impresentables que me llamaron comunista y estalinista”.

También se ha abierto el debate sobre que sea el Estado y, por consiguiente, los contribuyentes, quienes tengan que hacerse cargo del rescate. El economista Luigi Zingales explicó que el caso del Monte dei Paschi es particular. De hecho, se puede comparar al de los preferentistas en España.

“El problema es que ha vendido bonos subordinados a clientela que no tiene formación ni fondos. Son instrumentos sofisticados que se han vendido a pequeños ahorradores, algo que no debería hacerse hecho”, explicó en una entrevista en SkyTG24.

Más información