Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plataforma para la moda responsable

La empresa I Owe You Project busca otra forma de lograr rentabilidad en el sector textil

Kavita Parmar, cofundadora de I Owe You Project, junto a algunos modelos de la firma.
Kavita Parmar, cofundadora de I Owe You Project, junto a algunos modelos de la firma.

Elena, metro en mano, corta el patrón de lo que será una capa gris marengo. Lo hace en mitad de la tienda de I Owe You Project, en el callejón de Jorge Juan, en el madrileño barrio de Salamanca. Su trabajo de hoy forma parte de una escenificación, pero la imagen se repite todos los días en la cadena de producción del proyecto. "Nos hemos olvidado de cómo se hace la ropa que nos ponemos, y estamos aquí para recordarlo", explica Kavita Parmar, madre de un proyecto de moda sostenible que nació en 2011 a raíz de la iniciativa #quiénhacemiropa. "Las tiendas deben ser lugares interactivos, donde la gente vea la ropa pero también entienda de dónde viene".

Y su motivación es también su modelo de negocio. Kavita y su socio, el ingeniero del Instituto de Tecnología de Massachussetts (MIT) Enrique Posner, de Elizondo, llevan la trazabilidad y la transparencia del mundo de la moda a otro nivel. Cada paso que da la prenda, desde que sólo es una fibra que se convertirá en tejido, queda documentado y se puede consultar en la plataforma online creada para el proyecto, "la parte más cara y más costosa, pero que hemos registrado porque no existía nada parecido", cuenta la diseñadora. Y esta documentación no es otra que la de poner cara al artesano, o sea, saber "quién ha puesto las manos en la prenda que cubre tu cuerpo, de dónde viene, a qué se dedica, cómo lo ha hecho y cuánto vale su trabajo".

"Creemos que si humanizamos así la prenda, todos ganan", explica: "El que compra, porque sabe de dónde viene lo que viste, pero también las personas que tratan el tejido y lo cosen, que si ven que sirve para algo se motivan y aman más su trabajo". Por eso, cada prenda, —que suele ser única porque producir a gran escala sería contrario a sus principios— tiene una etiqueta con un código QR que ayuda a seguir la pista a la ropa para "establecer un diálogo que demuestre que cuando compras ropa compras el tiempo de una persona".

El "sueño" de Kavita empezó en 2001, cuando creó sus dos marcas: Raasta y Suzie Wong. Hasta entonces había trabajado en la moda "por casualidad". "Me fui de casa con 16, lo cual fue una revolución para mi familia", explica, "les había dicho que quería ser política pero una joven india no parecía poder serlo, así que me fui". Y entonces sus pasos la llevaron de Canadá, donde vívía, a Europa y Asia, donde a los 21 ya era dueña de su propia empresa. La venta de aquella marca le dio capital suficiente para abrir en 2008 su tienda, una vez que se instaló en España. I Owe You Project vería la luz algo después, en 2011.

El largo viaje de una empresaria precoz

Kavita Parvar (India, 1972) empezó estudios universitarios en Literatura inglesa y Filosofía, pero su vida dio un giro cuando se mudó a Hong Kong, donde montó su primera empresa con 18 años. Allí conoció de cerca el trabajo con artesanos y con proveedores. Ha pasado por India, Singapur, Estados Unidos y España, donde vive con su marido y socio. Antes de montar la marca online I Owe You, de ropa casual y con una cesta media de 85 euros, lanzó dos marcas que también hacían hincapié en lo artesanal y la transparencia en el trabajo. Suzie Wong, es una línea de moda de fiesta inspirada en los años 20, cuyos productos rondan los 350 euros, y Raasta vende ropa de mujer "contemporánea" con prendas sobre los 120 euros.

La inversión inicial no contó con fondos externos: ella y un socio aportaron un millón y medio de euros. "Estoy sola en esto, ¿crees que un inversor va a creer en un modelo a largo plazo?", intenta explicar, "mi lógica como empresaria es que quiero cambiar el pensamiento de consumo, y eso no te lo compra ningún inversor". Así que después de la adquisición del local en Serrano, que costó dos millones y medio de euros —para los que pidieron una hipoteca—, el proyecto echa a andar en forma de tienda física, online, multimarca y consultoría (que supone el 30% del volumen de negocio). Ya están presentes en 400 puntos de venta. Su facturación en 2015, fue de cuatro millones y medio de euros, con un 12% de beneficio neto. Cada año crecen un 15%: "Era nuestro objetivo".

¿Es posible vivir de la revolución sostenible de la moda? "Sí, porque el crecimiento para nosotros es la idea del cambio, aspiramos a cambiar las cosas", apunta. "Antes la moda era casi un comodity, pero si Inditex y H&M empiezan a preocuparse por la sostenibilidad, como lo están haciendo, es que estamos generando cambios". El valor que aporta el proyecto de Kavita, en palabras de la directora de Slow Fashion Next, Gema Gómez, consultora referente de este mercado, "es que ella conoce bien lo que pasa en India y en Estados Unidos y es capaz de entender por qué no tiene sentido seguir produciendo a gran escala".

"Cuando llegó la crisis", explica la diseñadora india, "que nos dio de pleno porque las tiendas nos cerraron sus puertas y hubo problemas con nuestra hipoteca, nos dijeron que el futuro era que todo fuera low cost'". "Me negué, porque sé lo que es que un pueblo entero no pueda beber agua porque está contaminada de los tintes de la producción masiva de ropa". I Owe You Project, que trabaja con su propia lana merina española, no está en contra de la globalización "siempre que sirva para que cada centro de producción sea local, tengan salarios justos y podamos enseñarlo".

Kavita trabaja con artesanos de India, y aunque es de allí donde viene gran cantidad de su materia prima, ésta se teje también en la planta de Elizondo (Navarra) donde cuatro personas trabajan para ellos. "Pusimos un cartel en el bar del pueblo y se apuntaron unas señoras maravillosas", explica la empresaria, "con ellas ya somos 11 las personas que estamos en este proyecto, y el resto son 315 artesanos entre India y Europa y empresas externas con las que hacemos proyectos puntuales".

Ejemplo en la ONU

No puntualmente, sino como parte central del proyecto, I Owe You ofrece talleres, charlas y hace consultoría que también computa en su cuenta de resultados. "Hemos colaborado con Levi's, Ikea y Nike y nos han llamado para dar clases las Universidades como FIT, Parsons, el Instituto de Empresa, Swedish School... los libros escritos sobre sostenibilidad nos dedican capítulos enteros", explica.

Su trabajo, además, ha merecido la invitación de las Naciones Unidas, como parte del programa de líderes en Turín (Italia). Este mismo organismo les concedió el UNSSC Leadership Award. Y han recibido varios premios en materia de innovación y dado charlas sobre el valor de la artesanía y de la moda sostenible en los cinco continentes. "Gandhi emprendió la primera revolución textil y hay un lema suyo que nos guía, que es que seas el cambio que tú quieres ver". Kavita resume así su labor: "Gracias a la tecnología, a enseñar a la gente quién hace su ropa y el tiempo que les lleva, cambiamos la conversación sobre el valor y el precio del trabajo. El acto de compra es un voto muy poderoso".