“Si la tierra se contamina puede volverse como Venus”

Un programa ofrece formación medioambiental a alumnos, profesores y personal de 1.000 colegios

A los alumnos del colegio público Ermita del Santo (Madrid) se les enciende "la bombillita" cuando les preguntan qué puede ocurrir si llenamos de basura nuestro planeta: "Que las flores y los árboles, que son los que nos dan oxígeno, desaparezcan", "que la tierra se empiece a sobrecalentar", "que los rayos UVA entren y no salgan". Todos exponen sus teorías, y todos relacionan automáticamente la contaminación con el deterioro de la naturaleza. Son niños y niñas de primaria que están aprendiendo a reciclar: su centro pertenece a la red de colegios EducaEnEco, una iniciativa impulsada por Ecoembes que ofrece formación ambiental a alumnos, profesores y personal no docente de aproximadamente 1.000 centros de cuatro Comunidades Autónomas (Madrid, Castilla y León, Extremadura y Canarias).

Más información
Marineros a la caza de basura
Así funciona un festival ‘verde’ de música

Los alumnos aprenden jugando. Por ejemplo, despliegan un ovillo de lana con el que dibujan un ecosistema. Son ellos mismos los que tienen que sostenerlo y mantenerlo estable. "Cuando un residuo cae dentro el ecosistema se desequilibra", explica Antonio Gil, uno de los educadores ambientales. "Y para volver a equilibrarlo tienen que depositar el residuo en el contenedor que corresponda". O resuelven enigmas acerca del recorrido que hace un envase desde que lo tiramos a un contenedor hasta que es reciclado. "Las clases son participativas y grupales. Los alumnos se implican, 'se pican' y se motivan mucho", dice Gil. Muchos de ellos, según cuenta, hacen de profesores con sus padres al llegar a casa.

El programa apunta a un lugar clave en la vida del ciudadano y busca implicar a toda la comunidad educativa. "Trabajar con los colegios es muy importante porque son nuestra segunda casa durante gran parte de nuestra vida", afirma Alicia Alaguero, responsable de comunicación de Ecoembes. "Aquí es donde aprenderemos valores medioambientales duraderos". Entre los colegios adheridos a la red se han repartido más de 38.000 papeleras amarillas (plástico, latas y briks) y azules (papel y cartón), cartelería y guías de buenas prácticas. Las centros que quieran apuntarse al proyecto pueden preinscribirse en su web.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS