Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La calidad de vida en España seduce al talento extranjero

Directivos y profesionales extranjeros se mudan al país atraídos por el clima, la cultura y el estilo de vida

La pareja de emprendedores kazajos Tair y Olessya Assimov, en Barcelona.
La pareja de emprendedores kazajos Tair y Olessya Assimov, en Barcelona.

El kazajo Tair Assimov decidió vender su casa en Finlandia y mudarse a Barcelona sin haber puesto nunca antes un pie en la ciudad. Quería escapar de los inviernos escandinavos y lo que averiguó por internet le pareció suficiente. “El clima, la cultura, el estilo de vida...”, enumera Tair. Convenció a su esposa, Olessya, inscribió a su hija en una escuela internacional y dio el salto en 2013. “No ha habido un solo día en el que nos hayamos arrepentido de nuestra decisión, solo de no haberla tomado antes”, dice este ingeniero informático de 34 años nacido en Almaty, formado en Helsinki y fundador de dos startups. Como emprendedor, tenía la libertad de elegir dónde quería vivir. Y eligió Barcelona.

La familia Assimov parece un caso excepcional, pero no lo es. El 56% de los extranjeros radicados en España decidió mudarse al país para mejorar la calidad de vida y el 74% considera que lo ha logrado, según la encuesta 2016 Expat Explorer. El estudio, elaborado por HSBC con base en las respuestas de 26.871 expatriados que viven en 190 países, destaca que los extranjeros valoran a España como el segundo país con la mejor calidad de vida, solo detrás de Nueva Zelanda.

La calidad de vida se ha convertido en una palanca del desarrollo económico, según Mateu Hernández, director de la asociación Barcelona Global (BG). Hernández cree que está en marcha una competencia global entre las ciudades para atraer al mejor talento del mundo y que los aspectos no profesionales como el clima y la oferta cultural marcan la diferencia. El objetivo de BG es captar la atención de directivos, inversores, artistas y emprendedores. "Queremos que tengan a Barcelona en su lista al momento de elegir dónde vivir", sostiene Hernández.

En la lista de Regula Stammbach estaban Niza, Roma, Génova y también Barcelona. Tras 10 años en Frankfurt, esta suiza doctorada en psicología organizacional y su esposo se preguntaron: "¿Queremos vivir el resto de nuestras vidas aquí?". La respuesta fue un no rotundo. La elección de su siguiente destino, un ejercicio de democracia familiar: votaron ella, su marido y su hija. Cada uno le dio un puntaje a las cuatro ciudades de la lista; la mejor calificada fue Barcelona. "Es la ciudad ideal: la cultura, el mar, el clima, la gastronomía, el estilo de vida clásico y moderno", resume Regula.

Como Tair y Olessya, Regula y su familia podían elegir. Corría 2014 y ella dirigía una consultora en liderazgo para empresas, su esposo era el dueño de una empresa de marketing. Desde ese mismo año viven en Castelldefels, cerca del aeropuerto El Prat. "Viajo todas las semanas a visitar a mis clientes en Suiza y el resto de Europa", explica Regula.

El talento seduce al capital

El romance entre la calidad de vida en España y el talento tiene un correlato en las decisiones de inversión. "El talento atrae al capital más que el capital al talento", asegura Hernández. El gerente de BG argumenta que si antes las inversiones iban detrás de los recursos naturales y las fuentes de energía, ahora van donde hay buenos profesionales. El Hub Global Digital de Nestlé instalado en la capital catalana es un ejemplo de ello.

"Se eligió Barcelona por considerarla una ciudad altamente atractiva para el talento digital", cuenta Jelena Trajkovic Karamata, directora del centro de Nestlé. La compañía suiza no pensaba solo en los profesionales que ya vivían allí, sino en la capacidad de Barcelona para captar talento de todo el mundo: la plantilla está conformada por 55 profesionales, la mitad son extranjeros, de 17 nacionalidades distintas.

Cuando Amazon decidió instalar su Tech Hub para Europa en Madrid tampoco tenía en mente solo los recursos humanos locales. "Madrid tiene dos ventajas claras: profesionales de alta calidad y condiciones para atraer talento internacional", afirma Adam Sedó, director de comunicaciones de Amazon en España. El directivo explica que la firma realiza eventos de contratación internacional fuera de España para reclutar a futuros integrantes del equipo de Madrid. Los hacen donde consideran que hay "buenas universidades de carácter técnico"; los últimos fueron en Singapur y Buenos Aires. En el centro de Madrid hay actualmente un 70% de ingenieros españoles y un 30% de extranjeros, según Sedó.

Ganar menos, vivir mejor

El sol y la playa no son lo único que importa para que un directivo internacional considere atractiva una ciudad, aclara Manuel Clavel. Clavel es socio de la empresa cazatalentos Talengo y su trabajo consiste en reclutar altos ejecutivos para empresas en España. El headhunter precisa que, además del estilo de vida, influyen el desarrollo económico y las oportunidades profesionales que ofrece la ciudad, la calidad educativa y la existencia de escuelas de negocios, y la conexión internacional.

España es un país muy bien valorado por los ejecutivos extranjeros, afirma Clavel. "Es habitual encontrar directivos internacionales que vienen a España en una expatriación y después no quieren regresar a sus países", comenta el reclutador. Emmanuel Duriez es uno de ellos.

Duriez, francés de 48 años, es especialista en gestión de empresas en crisis. En 2009 llegó a Barcelona como gerente general de la filial española de Metalco, una compañía francesa de suministros industriales. Su misión era reestructurar la empresa; tras seis años, logró que volviera a ganar dinero. Cuando la casa matriz la ofreció volver a Francia, dijo que no. "Ya me siento más español que francés. Me gusta el espíritu con el que los españoles se toman la vida", explica.

Emmanuel quiere quedarse en Barcelona y dice que buscaría trabajo en una empresa española si Metalco le exigiera que regresase a su país, aunque sabe que ganaría menos."Tengo muchos amigos franceses que lo han hecho", cuenta. Duriez opina que uno de los principales encantos de la ciudad es el "Barcelona way of life", pero reconoce que la clave de su enamoramiento con la capital catalana está en los detalles: "A veces no lo valoramos, pero ver el cielo azul casi todos los días es algo que te ayuda a ser feliz".

Inglés y fiscalidad, las cuentas pendientes

España es un destino atractivo para los extranjeros, pero también hay obstáculos que frenan la llegada del talento internacional. El nivel de inglés y la fiscalidad son los puntos débiles más importantes, según la última encuesta bianual de Barcelona Global, en la que participaron 678 extranjeros que viven en Barcelona. Ambos aspectos, señala Mateu Hernández, son comunes a todas las ciudades del país. El manejo del inglés es bajo en comparación con otros países, según Hernández, lo que desincentiva la radicación de expatriados. El director de Barcelona Global sostiene que el sistema impositivo para las personas físicas es "poco coherente" y pone en desventaja a las metrólopolis españolas frente a otras ciudades globales como Londres, Berlín o Nueva York.

Más información