Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Popular quiere sacar a Bolsa una filial con 6.000 millones en inmuebles

La clave de la operación será la valoración que haga el mercado de los activos dañados

Ángel Ron, presidente del Banco Popular durante una presentación de resultados de la entidad.
Ángel Ron, presidente del Banco Popular durante una presentación de resultados de la entidad. REUTERS

El Banco Popular estudia la fórmula para sacar a Bolsa una filial que aglutine 6.000 millones en activos inmobiliarios dañados, según fuentes del mercado. La entidad quiere sacar de sus cuentas estos activos improductivos para limpiar el balance y elevar la solvencia y los resultados del grupo. El objetivo es tener preparada la empresa para antes de que acabe el año y empezar a resolver así su mayor problema.

La empresa no tendría actividad bancaria, por lo que no consolidaría en el grupo. Se trataría de una inmobiliaria que adquiere, promociona, explota y comercializa productos de este tipo. Se trata de una sociedad independiente, desligada de Popular y gestionada por expertos en esta área.

Según estas fuentes, las propiedades inmobiliarias están provisionados en algo menos del 50%. La clave de la operación será el valor de mercado que tendrá esta filial ya que si es muy bajo exigiría una gran inyección de capital. También contará con deuda subordina que adquirirá el Popular. La entidad buscará socios externos.

En enero pasado el banco planeaba sacar del balance 8.000 millones en activos procedentes del ladrillo. Tras la ampliación de capital de 2.500 millones, lograda en mayo pasado, la entidad ha reconocido un negocio inmobiliario problemático de 15.643 millones. El banco cree que con esta fórmula optimizará el valor de los activos por la maximización del precio de venta y la diversificación de las fuentes de ingresos. El banco tiene previsto dar un valor cero a las acciones de esta firma para los accionistas del Popular.

El que menos ha reducido el ladrillo

Pese a la mejoría de la economía, las seis mayores entidades financierasSantander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell— acumulan créditos destinados a la financiación de promociones inmobiliarias (incluido suelo) por 48.526 millones hasta junio pasado. A esta cantidad hay que sumar otros 63.132 millones de los inmuebles recibidos o adjudicados en pago de deudas que están ahora en la cartera de activos de los bancos. De esta forma, la exposición al riesgo inmobiliario de los principales bancos superaría los 110.000 millones de euros.

Por entidades, la peor parada es el Banco Popular. Acumula créditos inmobiliarios por 15.049 millones, de los que el 59,6% son de dudoso cobro. Y además, de los seis grandes bancos, es el que menos ha podido reducir esta exposición, tan solo un 5,3%. Para empeorar la situación, mientras que sus rivales reducían la cartera de suelos e inmuebles por impago, la del Popular creció un 1% hasta los 15.773 millones de euros, de los que 7.593 millones corresponde a suelo, un 4,4% más que hace un año.