Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Meade inicia su encargo en Hacienda con recortes y austeridad

El nuevo ministro de Peña Nieto ha presentado al Congreso el presupuesto para 2017

José Antonio Meade junto al secretario saliente Luis Videgaray.
José Antonio Meade junto al secretario saliente Luis Videgaray. AFP

José Antonio Meade, el nuevo secretario de Hacienda de Enrique Peña Nieto, ha estrenado su cargo este jueves entregando los presupuestos para 2017. El plan de egresos del Gobierno tiene el sello de su antecesor, Luis Videgaray, que abandonó la Administración después de presentar su renuncia. Meade ha advertido que el paquete no contiene “sorpresas” y que será bien recibido. El ministro también ha asegurado que las finanzas mexicanas del próximo año no destinarán un solo peso a la construcción del muro que Donald Trump quiere levantar en la frontera de México y Estados Unidos. “No va a venir ni en este presupuesto ni nunca”, dijo Meade a la televisión mexicana esta mañana.

El presupuesto para el año próximo plantea un recorte al gasto corriente de 239.700 millones de pesos, lo que representa un 1,2% del PIB. La petrolera estatal Pemex sufrirá un recorte del 20% comparado al año anterior, lo que se traduce en 100.000 millones de pesos menos (algo más de 5.000 millones de dólares). En secretarias como la de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano y la de Medio Ambiente y Recursos Naturales el recorte fue de 39% y 37%, respectivamente.

El miércoles, poco después de asumir el cargo, Meade pintó un panorama lleno de retos. El ministro dejó la secretaría de Desarrollo Social para encargarse de las finanzas, como ya lo había hecho en el sexenio de Felipe Calderón (2006-2012). El trabajo es el mismo, pero el contexto diferente. Meade debe conducir un periodo de austeridad en el Gobierno y tiene como objetivo producir un superávit el próximo año y frenar el endeudamiento público, que ha crecido 17 puntos porcentuales del PIB en poco más de una década. No podrá echar mano de nuevos impuestos y tampoco podrá aumentar los existentes, porque así lo ha prometido el Gobierno del PRI.

Hacienda prevé para el próximo año un crecimiento del PIB de entre el 2 y el 3%, una cifra similar a la que se registrará en 2016. En agosto pasado, las autoridades fiscales recortaron su previsión de crecimiento al rango de entre 2 y 2,6%. El presupuesto de 2017 también incluye un tipo de cambio de 18.20 pesos por dólar.

Meade tendrá que negociar con la oposición para que le aprueben el presupuesto. Es quizá el trance menos complejo que le espera. “Siempre hemos sido capaces de construir consensos alrededor de algo que todos los partidos reconocen como importante, que es la estabilidad”, comentó el ministro en una entrevista radiofónica este jueves. El PAN, la derecha, recibió con muy buena disposición el retorno de Meade a Hacienda. “No es una mala señal en este control de daños que ha causado el vendaval de la semana pasada”, dijo Luis Felipe Bravo Mena, un veterano panista que fue secretario personal del expresidente Calderón.

El secretario de Hacienda también ha hablado sobre Donald Trump, quien ha presumido ser el responsable de la caída de Luis Videgaray. Meade ha dicho que un triunfo del aspirante republicano a la Casa Blanca “metería ruido” a la economía mexicana. El doctor en Economía por Yale cree que el riesgo se ha visto reducido tras la estrategia del Gobierno mexicano de reunirse con el estridente republicano.