Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mejores directivos frente al cambio

Las empresas dicen que sus ejecutivos están listos para la modernización, pero no en todos los sectores

Uno de los motivos que quizás expliquen el debilitamiento del crecimiento global es la omnipresencia del cambio. Un mundo cambiante es un mundo incierto, y los mercados no gustan de la incertidumbre. Sin embargo, Internet ha sido un catalizador que ha permitido grandes modificaciones a gran escala: revoluciones tecnológicas que han creado y matado industrias de la noche a la mañana. En este entorno de permanente cambio digital, ¿están preparados los directivos de las empresas españolas para encabezar el proceso? La respuesta es sí, según el Barómetro de Empresas elaborado por Deloitte para Negocios (con la colaboración de la Asociación Española de Directivos), pero con un matiz: en algunos sectores más que otros.

Así, una de cada tres empresas encuestadas cree que sus directivos no están totalmente preparados para el cambio digital, aunque la inmensa mayoría afirma que están progresando: solo un 2% de las firmas que participaron en el panel señala que sus ejecutivos ni están preparados ni en vías de modernizarse. Los sectores que se revelan menos modernizados son el de la banca y finanzas (donde el 45% de las compañías afirma estar en proceso), seguido del de los bienes de consumo (44%) y el asegurador. El sector sanitario y farmacéutico es donde más empresas afirman que sus directivos no han empezado a actualizarse: un 11%.

Mejores directivos frente al cambio

Sorprendentemente, la tecnología no es el área de negocio que se declara más preparada para el cambio: un 20% de las firmas afirman estar en proceso. Ese título corresponde a la vanguardia de la economía española, el sector turístico y hostelero, en el que todas las empresas encuestadas declaran que sus directivos están listos. Le sigue el sector de las telecomunicaciones, con un 92%.

Como era de esperar, las empresas españolas tienen una gran imagen de sus directivos y les atribuyen un rol fundamental en la supervivencia de sus compañías durante la crisis. Más de la mitad (un 53%) afirman que sus ejecutivos han contribuido "mucho" a la permanencia de sus negocios, mientras que un 40% señala que han ayudado "bastante". La Gran Recesión ha traído consigo un cambio radical en las jerarquías empresariales, con una mayor discusión del rol del consejo de administración y un aumento de la importancia de los directores financieros. El más agradecido con sus propios ejecutivos es el sector hostelero, y el que menos, el energético. Además, tres de cada cuatro empresas afirman que su plantilla tiene una valoración "buena" o "excelente" de sus ejecutivos.