Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Internet desde el cielo

Facebook se alía con la Sociedad Europea de Satélites para dar conexión de banda ancha al África subsahariana

Internet desde el cielo

Casi la mitad de la población del planeta vive de espaldas a Internet. La brecha digital separa a los países del norte, tecnológicamente avanzados, y los del sur, sin apenas acceso a la Red. Para acortar esta distancia, Facebook y la Sociedad Europea de Satélites (SES) han llegado a un acuerdo cuyo eje central es el despliegue de infraestructuras que faciliten la conexión a banda ancha de alta velocidad en 14 países del África subsahariana.

Esta iniciativa se suma al programa O3b (Other Three Billion) que hace cinco años lanzaron Google, HSBC, Liberty Global y SES para llevar Internet a 3.000 millones de personas en países de la franja del Ecuador. Tras el impulso inicial de los socios, el proyecto será desarrollado íntegramente por SES, que hace pocos días recibió luz verde de las autoridades regulatorias para hacerse con el control total de O3b (tenía el 49,1%). Tras ejercer su opción de compra la compañía de satélites prevé que la operación esté finalizada el próximo 1 de agosto. SES ha pagado 730 millones de dólares (657 millones de euros), que se suman a los 20 que desembolsó en abril, cuando amplió su participación al 50,5%.

“La adquisición del 100% de O3b supone un importante acelerador de crecimiento para la compañía y un aumento de su penetración global”, afirma el presidente de SES en España, Luis Sánchez-Merlo. “La complementariedad de nuestros satélites geoestacionarios con los de órbita media de O3b, nos permitirá ofrecer productos y servicios diferenciales”, añade.

El operador cuenta con una flota de más de 50 satélites y distribuye más de 7.000 canales de televisión en todo el mundo. En Europa tiene un alcance de 156 millones de hogares y en España distribuye las señales de Movistar +.

La alianza con Facebook se enmarca en el programa Wifi Express, que forma parte de Internet.org, la iniciativa impulsada por el presidente del gigante tecnológico, Mark Zuckerberg, para conectar el mundo y acercar Internet a los países pobres. La red satelital ofrece una cobertura más barata que otras infraestructuras terrestres y permite superar más fácilmente los problemas orográficos.

Facebook utilizará tres satélites de SES (Astra 3B, Astra 2G y Astra 4A) para llevar servicios de Internet en movilidad a millones de usuarios en África. El centro de control estará en Betzdorf (Luxemburgo), sede de la empresa de satélites. Al servicio Express Wifi se podrán conectar tanto los nuevos operadores como los ya existentes. Sánchez- Merlo afirma que la alianza con Facebook ha sido posible “gracias a la versatilidad” de la flota de SES para “ofrecer conexión de banda ancha en la zona subsahariana, a través de la capacidad que proporcionan los tres satélites Astra”.

Para países como Tanzania, Zambi y Kenia, digitalmente deprimidos, esta será una oportunidad de acceder "de forma veloz a las tecnologías de la información y la comunicación mediante una red de banda ancha y también de disfrutar de sus experiencias”, sostienen sus responsables. Consideran que para muchos usuarios, “será la primera vez que puedan conectarse a Internet y aprovechándose de las oportunidades educativas, sociales y económicas que comporta”.

En la última década los usuarios de Internet se han triplicado. A finales de 2015 la cifra estimada era de 3.200 millones de personas. Pero el reparto es muy desigual. Según un informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones, dependiente de Naciones Unidas, en Europa el acceso a Internet es del 82,1% mientras que en África es del 10,7%. Si se compara por países, la brecha se dispara. En Islandia, por ejemplo, el 96,6% de la población usa la Red, mientras que en Sierra Leona es apenas el 1,7%.

El Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales publicado por el Banco Mundial sostiene que casi el 60% de la población no tiene conexión a Internet, lo que supone que “no puede participar de manera significativa en la economía digital”.

 

Una red en órbita sobre el Ecuador

El proyecto O3b se apoya en una constelación de satélites de baja potencia, situados en la órbita ecuatorial (a 8.000 kilómetros de altura, frente a los 36.000 de los geoestacionarios). Los satélites proporcionan la señal para que una serie de telepuertos faciliten el acceso a la red a los usuarios.

En 2013 se lanzaron las primeras cuatro unidades y actualmente operan 12. Según los planes, entre 2018 y 2019 estarán en órbita ocho satélites adicionales. Sus impulsores consideran que llevar Internet de banda ancha a los países menos desarrollados tendrá un gran impacto en el ámbito de la educación, la economía, la investigación y la transparencia política.