Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica se cubre frente a la caída de la libra y la salida a Bolsa de Telxius deberá esperar

La operadora mantiene sus objetivos pero el Brexit probablemente retrasará la decisión de cotización de su filial de antenas y la venta de O2

Una mujer, frente a una tienda de 02 en Loughborough (Reino Unido).
Una mujer, frente a una tienda de 02 en Loughborough (Reino Unido). Reuters

Telefónica mantendrá sus objetivos financieros y de negocio para 2016 pese al impacto que puede tener el abandono de la UE por parte del Reino Unido, donde además opera a través de su filial O2. No obstante, la multinacional española baraja aplazar la decisión de sacar a Bolsa su filial de infraestructuras Telxius así como una posible venta total o parcial de O2. La operadora es uno de los valores más castigados en Bolsa con un desplome del 16.1% al cierre de la sesión.

La operadora asegura que tiene provisionados los efectos de una devaluación de la libra debido al Brexit por lo que no le afectará al balance. Respecto a la salida a Bolsa de Telxius y la venta de O2, Telefónica señala que no tiene “ninguna presión” para adoptar ninguna decisión y recuerda que “no ha habido calendario ni interno ni externo ni ninguna decisión del consejo" sobre esa operación.

Pese a la ausencia de un calendario oficial de la OPV, el grupo presidido por José el mercado barajaba que la salida a Bolsa del 40% de la filial Telxius se pusiera en marcha a lo largo de este mes de julio, lo que le podía reportar a Telefónica unos ingresos de 2.000 millones de euros.

El grupo presidido por José María Álvarez-Pallete ya había dado los primeros pasos para hacer posible la operación con una reordenación societaria y varias ampliaciones de capital en Telxius y sus filiales. Pero los analistas descartan que tras el Brexit se pueda llevar a cabo la OPV parcial, prevista para inversores institucionales, hasta al menos el próximo otoño.

La cotización cae un 16,1% afectada por el Brexit

Más complicaciones plantea la venta o salida a Bolsa de O2, que la operadora barajaba una vez que la Comisión Europea rechazó la venta de la filial a Hutchinson. El hecho de que Reino Unido deje de pertenecer a la UE no cambia sustancialmente el panorama sobre una venta total de la empresa a alguno de los competidores, porque los reguladores británicos también se opusieron a la venta al grupo hongkonés al entender que se restringía la competencia en el mercado de las telecomunicaciones británico. Por eso, la salida a Bolsa o la venta parcial de activos de la filial siguen siendo las opciones más posibles para reducir deuda.

Más información