Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La caída del crudo evita que empeore la balanza comercial

El desplome de los precios energéticos y la subida de las exportaciones del automóvil reducen el déficit comercial un 28% hasta abril

Factoría de General Motors en Figueruelas (Zaragoza).
Factoría de General Motors en Figueruelas (Zaragoza). EFE

El déficit comercial ha retrocedido casi un tercio en los cuatro primeros meses del año. Esta mejora obedece a dos factores: una caída del 32% en los costes de los productos energéticos, que reduce la factura a 8.808 millones, y un repunte de las ventas del automóvil del 13,4% hasta los 15.734 millones, según los datos de la Secretaría de Estado de Comercio. Gracias a la evolución favorable de estas dos rúbricas, el desequilibrio se sitúa en los 5.580 millones entre enero y abril, un 28% menos que el año pasado.

El déficit en el intercambio de mercancías es el segundo menor del primer cuatrimestre desde 1998. Sin embargo, estos buenos datos presentan una nota bastante negativa. Una vez extraído el componente energético, en realidad la balanza comercial está empeorando. Entre enero y abril de este año, el saldo comercial no energético arrojó un agujero de 189 millones de euros frente al superávit de 1.487 millones anotado en los mismos meses de 2015.

Es decir, si no fuera por el desplome del petróleo, el déficit comercial estaría aumentando. A poco que sube la demanda doméstica, eso se refleja en un incremento de las importaciones que la mejora de las exportaciones no logra compensar. De ahí que el Banco de España determinase en su informe anual que no existe evidencia de que se estén sustituyendo las importaciones por productos nacionales.

Además, eso se está haciendo a fuerza de contener los precios. Si se examinan los datos, los precios de las exportaciones no energéticas ha disminuido un 0,3%. Lo que quiere decir que las empresas españolas están teniendo que apretarse para vender más en un entorno global deflacionario. Aunque la nota positiva es que las importaciones de productos no energéticos están rebajando sus precios todavía más: un 1,9%.

Y otro aspecto positivo radica en que España no ha perdido cuota de ventas y sigue exportando casi al mismo ritmo que los alemanes y ligeramente por encima de la media de la zona euro. Mientras que durante el último año las exportaciones españolas se elevan un 3,2%, las alemanas suben un 4,7% y las europeas se incrementan un 2,7%. Por otra parte, la ralentización fuera de Europa se nota bastante. Llama la atención que Marruecos esté aportando más a nuestra balanza comercial que Latinoamérica o China.

Ventas por sectores

Con casi una cuarta parte de nuestras ventas al exterior, el automóvil ha empujado las exportaciones españolas hasta colocarlas en los 83.345 millones de euros, un nuevo máximo en la serie histórica de enero y abril. También sobresale el buen comportamiento del textil, que sube un 11% y alcanza los 5.072 millones de euros.

Por el lado de las importaciones, destaca la caída registrada en los productos energéticos. Caen todos los apartados: el petróleo y derivados (-34,9%), el gas (-20%), el carbón y la electricidad (-43,9%). Las materias primas minerales y las semimanufacturas de hierro y acero también contribuyen significativamente. El primer capítulo desciende un 22% y se sitúa en los 1.760 millones, mientras que el segundo retrocede un 15% y registra los 2.053 millones.

Aunque la rebaja de los precios energéticos consigue que las importaciones pierdan un 0,8% para colocarse en los 88.926 millones, hay tres partidas que están tirando al alza de las importaciones, en parte porque España necesita adquirir maquinaria para poder vender fuera. Así, las compras de bienes de equipo foráneos suben un 8,8% y alcanzan los 18.887 millones de euros.

En segundo lugar, aparece también el sector del automóvil, cuyas importaciones suben un 7,1% hasta los 13.249 millones, de los que 6.263 millones se corresponden con las compras de coches y motos (suben un 20%), y 7.030 millones se registran por los componentes del automóvil (que bajan un 2,4%). Por último, las manufacturas de consumo también aumentan un 8,5% y suman los 11.431 millones de euros incluyendo desde el textil al calzado o los juguetes.

Más información