Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La carrera de la entrega ‘express’ agita los almacenes

La batalla de distribuidores y empresas para llegar a los clientes del comercio electrónico en el menor tiempo posible se libra sobre todo en el sector logístico

Centro logístico de El Corte Inglés en Coslada.
Centro logístico de El Corte Inglés en Coslada.

La inmediatez se impuso en el mundo del comercio minorista el día en que Internet redujo la distancia entre fabricantes y compradores. La logística, el sector que se dedica al transporte y entrega de paquetes, vive de los clicks de los usuarios. Las ventas por Internet son su principal palanca de crecimiento, y a la vez su mayor desafío. Cada pedido es un pistoletazo de salida hacia una carrera contra el tiempo, en la que calidad y rapidez son sinónimos que tienen que ir de la mano.

El centro logístico de Seur en Madrid opera de tarde y noche. Está sincronizado con la hora en la que se realizan el grueso de las compras por Internet, a partir de las seis o siete de la tarde, cuando los españoles salen del trabajo. Unos 400 operarios trabajan a ritmo frenético entre pilas de paquetes. Los montacargas suben y bajan grandes cajas que se enviarán al norte y al sur del país. Las primeras, a la derecha de la nave. Las segundas, hacia la izquierda. Cintas transportadoras con 68 puertas de salida llevan paquetes a una velocidad de dos metros por segundo. Los sistemas de clasificación automáticos (con láser y fotografías) y manuales analizan hasta 28.000 bultos cada hora, que se entregarán con 24 horas de media. "Si algo o alguien está parado es que es un responsable o que algo falla", comentan los encargados de dirigir este tráfico.

Seur tiene dos grandes centros logísticos en Madrid y Barcelona, donde los camiones salen rebosantes. La mayoría de estos productos ha sido elegida y pagada a través de Internet, el canal que ha relanzado el consumo en la era tecnológica. "Antes el diálogo era con la empresa productora, ahora es con el consumidor final", explica Carlos Cavero Mestre, director general de logística en Seur, para describir los cambios generados por el comercio electrónico.

Centro logístico de Seur en Getafe (Madrid). ampliar foto
Centro logístico de Seur en Getafe (Madrid).

Las compras por Internet en España siguen siendo inferiores por volumen a las de países como Francia o Reino Unido. Pero la tendencia es al alza. Solo en el tercer trimestre del año pasado —los últimos datos oficiales disponibles— se registraron cerca de 74 millones de transacciones, un 27,4% más que en el mismo periodo del año anterior. El marketing directo; los discos, libros, periódicos y papelería y las prendas de vestir lideran la tabla por número de compraventas (9,2%, 7,7% y 7,3% respectivamente).

En la batalla para liderar este negocio, las empresas que se dedican a la logística son a la vez aliadas y competidoras de los gigantes del comercio electrónico, como Amazon u otras grandes cadenas, que cada vez más apuestan por mecanismos propios de entrega. Este es, por ejemplo, el caso de El Corte Inglés. El grupo presidido por Dimas Gimeno lanzó en diciembre un servicio de entrega exprés de productos propios en un plazo de dos horas, y desde ayer se ha añadido la posibilidad de elegir la hora exacta en la que el cliente quiere recibir el pedido. De momento está disponible en un total de 27 ciudades españolas y permite elegir entre más de 120.000 artículos.

Amazon, el gigante estadounidense del comercio electrónico, aspira a entregar paquetes en un tiempo aún más reducido. Quiere llegar a las casas de sus clientes en una hora. Ya ha llevado a cabo alguna prueba en determinadas ciudades como Milán y de cara al futuro experimenta con drones.

La entrada del grupo de Jeff Bezos a España en 2011 representó una verdadera revolución. Su apuesta por un enorme catálogo y la rapidez en la entrega modificó los parámetros clásicos del comercio minorista. Su expansión en España le llevó a abrir un almacén en Madrid, que está ampliando. Planea otro en Barcelona, cerca del aeropuerto. Y ha alquilado un edificio en la calle Rosselló de la capital catalana para entregas express en el centro.

Seur, que tiene un acuerdo con Amazon, ve en el comercio electrónico una palanca para crecer. E intensifica su presencia en el segmento aún emergente, pero que podría ser la nueva punta de lanza del sector: el negocio de la comida rápida a domicilio. "En EE UU este mercado está funcionando muy bien, y creemos que en España tiene un gran margen de crecimiento", afirma Pedro Gallego, director corporativo de operaciones de Seur, que revela que, tras el acuerdo con la aplicación JustEat, el grupo prevé triplicar su flota de repartidores para llevar comida en un plazo máximo de 40 minutos. "Y todo con vehículos eléctricos", especifica.

Fe de errores

En una primera versión del artículo se mencionaba que el nuevo servicio de entrega a domicilio de El Corte Inglés daba cobertura a seis ciudades (Madrid, Barcelona, Valencia, Málaga, Sevilla y Bilbao), cuando en realidad está ya disponible en 27 ciudades.

Más información