Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
François Villeroy de Galhau | Gobernador del Banco de Francia

“Las críticas alemanas a Mario Draghi me parecen excesivas y peligrosas”

Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, advierte al Reino Unido que no se puede querer salir de la UE y participar en el mercado financiero único

François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, en su despacho del Banco de Francia.
François Villeroy de Galhau, gobernador del Banco de Francia, en su despacho del Banco de Francia.

François Villeroy de Galhau (Estrasburgo, 1959) lleva seis meses al frente del Banco de Francia y preside la comisión de control del sector. Europeísta militante, participó como alto funcionario –“artesano”, dice- en pasos clave de la construcción europea como el Tratado de Maastricht o el nacimiento del euro. En esta entrevista, hecha el lunes en su despacho de París, cuenta que habrá “turbulencias bancarias” en caso de Brexit y que las críticas alemanas al presidente del BCE son “excesivas y peligrosas”. Hoy interviene en Madrid en las jornadas del Instituto de Finanzas Internacionales.

Pregunta. El nacimiento del euro se interpretó como el mayor avance político. ¿Por qué no se ha producido después una mayor unión política?

Respuesta. El funcionamiento de la política monetaria ha sido ejemplar, pero ahora hay que ir más lejos en la unión económica de la zona euro. La política monetaria funciona. Nadie lo niega. Y hemos añadido la unión bancaria, que no estaba prevista. Ahora, Europa necesita una coordinación de políticas económicas para conseguir más crecimiento y empleo.

P. Francia ha propuesto crear un Gobierno de la zona euro, un Parlamento de la moneda única, un presupuesto propio…

“El debate en la Unión Europea es difícil en el clima de euroescepticismo que vivimos”

R. Es un debate difícil en el clima de euroescepticismo que vivimos. Pero la ausencia de coordinación económica nos ha costado varios puntos del PIB desde el inicio de la crisis y millones de empleos. Hay que incrementar la confianza entre los países, sobre todo entre Francia y Alemania, y construir una institución fuerte de coordinación. Es el sentido de mi propuesta de crear un ministro de finanzas de la zona euro.

P. ¿Qué pasará si sigue creciendo la extrema derecha en Europa?

R. Su auge se debe sobre todo al insuficiente crecimiento y empleo. Por eso es la coordinación –más reformas en algunos países, más estímulo presupuestario en otros- es más necesaria que nunca.

P. ¿Cómo convencer a Alemania de que invierta más?

R. Ya hay voces en Alemania a favor. La supervisión de la estrategia colectiva tendría que sancionar a los países que incumplan sus compromisos, pero también dar ventajas a los cumplidores. Propongo tres etapas: crear un fondo de convergencia voluntario; un mecanismo de estabilización, por ejemplo para el seguro de desempleo; y, a la larga, un presupuesto de la eurozona, quizás con eurobonos.

P. Se anuncia un impulso en esa línea tras el referéndum británico.

R. Quiero que Reino Unido permanezca en la UE. Europa necesita a Reino Unido y viceversa.

“No se puede dejar Europa y participar en el mercado financiero único”

P. ¿Qué consecuencias habrá si gana el Brexit?

R. Turbulencias financieras sobre todo para la banca británica y, después, consecuencias sobre el mercado único. No se puede pretender dejar Europa y, a la vez, creer que se puede participar en un mercado financiero único y que el papel de la City seguirá siendo el mismo. No es posible. Los riesgos del Brexit son elevados. Y otra consecuencia: se abrirá un interrogante sobre la solidez, la cohesión, de la zona euro, que tendrá que responder a esa situación con un refuerzo de su integración económica.

P. ¿Se dispone a ocupar París el sitio que le corresponde en Europa, muy limitado en los últimos años, con nuevas propuestas para la UE?

R. Francia es esperada en Euro. En parte gracias a que hay recuperación económica. Pero también hay que profundizar en las reformas. Suecia, Alemania y más recientemente España lo han hecho y han demostrado que hacerlo es difícil, pero también eficaz. Es algo necesario para que Francia refuerce su credibilidad en Europa.

P. Pero las reformas en España no han resuelto el principal problema: el paro.

R. Pero se crea empleo. Más que en el resto de países europeos. Son reformas difíciles, pero ante la enfermedad más grave que mina nuestras sociedades, que es el paro, esas reformas son eficaces. Al contrario que en Francia: ha hecho menos reformas y el paro no desciende. El proyecto de reforma laboral incluye algún progreso. El statu quo no es una opción.

P. ¿Y se puede mantener el modelo social con esas reformas?

“Francia ha hecho menos reformas que España y el paro no desciende”

R. Lo han hecho en los países que le he mencionado. Esas reformas son compatibles con nuestro modelo social, menos desigual que el estadounidense.

P. ¿Qué reformas son las más necesarias en Francia?

R. Yo hablo de las cuatro es. Empresa: hay que abrirlas al mercado, a la competencia; Empleo: hay que simplificar el mercado laboral; Educación: en Francia hay el triple de paro entre los jóvenes y hay tres veces menos de aprendices; Estado: el gasto público supera el 56%, ocho puntos más que la media europea.

P. El BCE aplica una política monetaria no convencional, pero recibe constantes críticas de Berlín.

R. Esa política no convencional no es una cuestión de fantasía latina, sino de fidelidad absoluta a nuestro mandato y al Tratado de la UE. Nuestra misión es la estabilidad de precios, con una inflación próxima al 2%. La definición, similar a la de los grandes bancos centrales de países avanzados, es de 2003, cuando el economista jefe del BCE era el alemán Otmar Issing. El bajo nivel de los tipos de interés, las facilidades de crédito a los bancos o la compra de obligaciones han sido instrumentos inexistentes hace tres años. Y parece adecuado a la vista de los datos de inflación y crecimiento.

P. ¿A qué achaca las críticas de Alemania?

R. Es normal que haya debate sobre la política monetaria, pero las críticas personales a Mario Draghi son excesivas y peligrosas. Como me parece excesivo hablar de la politización del BCE, de que está bajo el control de tal o tal país o que ha hecho crecer a determinado partido en Alemania. Es falso.

P. Jens Weidmann, gobernador del Banco de Alemania, ha dicho que hay esa politización.

R. Él ha defendido la independencia del BCE. Y debemos seguir actuando mientras la inflación no esté en torno al 2%. Es nuestro deber.

P. Y ha sido Wolfgang Schäuble quien ha dicho que el BCE contribuye al auge de la extrema derecha en Alemania.

R. El BCE actúa en beneficio del bien común, sin tener en cuenta la situación concreta de uno u otro país.

“España es uno de los países que mejor ha reestructurado su banca”

P. ¿Está preocupado el BCE por la situación política en España?

R. El BCE no va a intervenir en el debate democrático. Como europeo, deseo que proceso electoral lleve a la formación de un Gobierno estable.

P. ¿Y qué opina de la posibilidad de que España reciba una multa por déficit excesivo?

R. Estamos aún lejos de esa decisión, que corresponde a la Comisión, que debe encontrar un equilibrio entre lo positivo, las reformas, y un ajuste en las cuentas públicas más lento que el esperado.

P. ¿Qué herencia le gustaría dejar tras su mandato?

R. Contribuir a tener nuestro lugar en el Eurosistema y a crear empleo. Y como presidente de la Autoridad de Control (de supervisión bancaria), reforzar la estabilidad del sector financiero y evitar otra crisis económica que nos ha costado millones de empleos.

P. ¿Cuál es la situación de la banca europea? Se difunden muchas dudas incluso sobre la estabilidad de los bancos alemanes.

R. La situación es más sólida que antes de la crisis, desde luego. Hemos reforzado la reglamentación y la unión bancaria es un gran avance. Solo diré que los bancos franceses están entre los más fuertes y que España es uno de los países que mejor ha estructurado su sistema bancario.

P. Con un rescate bancario.

R. Hoy la situación es mejor.