Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMC expedienta a Telefónica por la huelga de instaladores

El regulador entiende que la operadora discriminó a sus competidores durante el conflicto con las subcontratas de instalación y averías

Un grupo de trabajadores de subcontratas de Telefónica manifestándose Santiago de Compostela en demanda de mejores condiciones laborales
Un grupo de trabajadores de subcontratas de Telefónica manifestándose Santiago de Compostela en demanda de mejores condiciones laborales EFE

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha iniciado un procedimiento sancionador contra Telefónica por haber incurrido presuntamente en una discriminación a sus competidores –fundamentalmente Orange/Jazztel y Vodafone- durante la huelga de técnicos instaladores que llevaban a cabo subcontratas de Movistar y que se desarrolló entre marzo y mayo de 2015, según informó el organismo en una nota.

“A partir de los datos analizados por la CNMC se han hallado indicios suficientes de que Telefónica habría incumplido la obligación de no discriminación que tiene impuesta dada su posición como operador con poder significativo de mercado en los mercados mayoristas de banda ancha”, indica la CNMC

Según Competencia, Telefónica habría priorizado el suministro y la reparación de averías de sus propios clientes, frente a la prestación de estos servicios para operadores alternativos, ante las largas listas de esperas y las demoras que se produjeron por el conflicto.

El expediente señala que Telefónica debe prestar a terceros recursos equivalentes a los que se proporciona a sí misma en las mismas condiciones y plazos, que están recogidos en las ofertas mayoristas aprobadas por la CNMC. La obligación de no discriminación que tiene impuesta Telefónica se refiere tanto a la calidad del servicio como a los plazos de entrega y demás condiciones del suministro, con independencia de la ubicación física.

La nota agrega que los indicios hallados en el marco del expediente sobre la realización de una presunta práctica discriminatoria durante los meses de la huelga indican que Telefónica podría haber incurrido en una infracción muy grave de la Ley General de Telecomunicaciones. La incoación de este expediente no prejuzga el resultado final de la investigación. Se abre ahora un periodo máximo de un año para la instrucción del expediente y para su resolución por la CNMC

Postura de Telefónica

Desde Telefónica se ha indicado que no se produjo ninguna discriminación y que los más afectados por el conflicto fueron sus propios clientes, según señaló un portavoz.

La huelga de instaladores en demanda de mejoras condiciones laborales comenzó en Madrid el 28 de marzo de 2015 y se extendió a toda España a partir del 7 de abril. Se extendió hasta el 5 de mayo, en que UGT y CC OO firmaron un acuerdo con las subcontratas, que emplean a 12.000 trabajadores, que ponía fin a la huelga.

Los sindicatos estimaron que en torno a 200.000 usuarios se han visto afectados por los paros. durante el conflicto Las incidencias fueron múltiples, Las más graves eran la de los abonados que se vieron privadas de servicios de telefonía o de conexión a Internet. Otros se vieron perjudicados por las demoras en el las altas de Telefónica o los que querían cambiar de compañía mediante la portabilidad. Telefónica denunció más de 800 actos de sabotaje y de vandalismo que agravaron las demora.