Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué fue del rescate? El Estado da por perdida la mayor parte

Según las últimas cifras disponibles, de mayo, el Estado solo ha recuperado 2.666 millones, el 4,3% de las ayudas al sector financiero

Guindos conversa con el entonces presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en los días previos a la petición del rescate.
Guindos conversa con el entonces presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en los días previos a la petición del rescate. EFE

Tres años y medio después del rescate a España para la recapitalización del sector financiero, el Estado da por perdida la mayor parte de las ayudas a la banca. El 10 de junio de 2012, el Ejecutivo de Mariano Rajoy solicitó una línea de crédito de 100.000 millones para sacar al flote al sector financiero español, fundamentalmente a Bankia, donde se concentraban en aquel momento los mayores problemas. Era el 10% del PIB español, aunque solo fue necesario usar algo más de 40.000 millones.

Rajoy había negado solo unas semanas antes que España fuera a pedir dinero para la banca y había reiterado en numerosas ocasiones que no daría dinero público a las entidades financieras y que no crearía un banco malo.

Con la petición del rescate, el Ejecutivo capitulaba así ante las fuertes presiones internacionales, ante el temor a que la banca española, la política griega o el pánico en los mercados detonasen una espiral de estampidas bancarias e impagos de países que deriven en una depresión causada por un accidente financiero, especialmente tras la pésima gestión de la crisis de Bankia, que provocó que la prima de riesgo de España se disparase.

Los socios europeos, por su parte, trataban de poner un dique de contención en España. A cambio, España quedaba sometida a una estrecha vigilancia y los hombres de negro (funcionarios de la Comisión Europea, del Fondo Monetario Internacional y del Banco Central Europeo) aterrizarían regularmente para constatar que el Gobierno cumplía lo pactado.

Un año después, en julio de 2013, el Estado ya daba por perdidas la gran mayoría de las ayudas a la banca. El FROB, el fondo a través del cual se instrumentalizó el rescate a las antiguas cajas de ahorro, descontaba que no cobraría 36.000 millones de los 52.000 millones que inyectaron en 2012 en Bankia, Novagalicia (NCG), Catalunya Banc, Banco de Valencia, Caja España Ceiss y BMN. Esa cifra era el equivalente a los recortes aplicados por el Gobierno en Sanidad y en Educación.

Según las últimas cifras disponibles, de mayo de este año, el Estado solo ha recuperado 2.666 millones de euros, el 4,3% de las ayudas totales que otorgó al sector financiero, y que desde mayo de 2009 han ascendido a 61.495 millones. Las arcas públicas han obtenido 782 millones en la venta de su participación en Catalunya Banc, uno de los mayores agujeros negros para el contribuyente. Igualmente, el Estado recuperó otros 977 millones en ayudas que recibió de Banca Cívica tras su integración en CaixaBank; 712 millones por la venta en NCG, y otros 71 millones de una venta realizada en 2012, además de 124 millones amortizados anticipadamente por Liberbank, de una emisión de obligaciones obligatoriamente convertibles.

Durante el debate, Rajoy ha señalado que no habrá que devolver el rescate hasta pasados 10 años, pero en realidad quedan ya pocos activos con los que recuperar el dinero. La mayor parte se ha perdido ya definitivamente.

Más información