Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Qué significa la nueva rebaja de la facilidad de depósito?

El BCE ha reducido este jueves el tipo de interés que aplica al dinero que los bancos 'aparcan' en sus arcas

La fragilidad de la recuperación económica de la zona euro y la debilidad de los precios fuerzan al Banco Central Europeo (BCE) a preparar una nueva batería de medidas de estímulo monetario que hace públicas hoy. Según se traduce de las últimas comparecencias del presidente del Eurobanco, Mario Draghi, y de algunos consejeros del organismo, entre ellos el vicepresidente Vítor Constâncio, el instituto emisor tocará este jueves dos teclas para reactivar el crecimiento y sacar a la inflación de la zona de peligro: una rebaja aún mayor de la multa con la que se penaliza el dinero ocioso de los bancos en la caja fuerte de Fráncfort y una ampliación del programa de compra de deuda pública (QE, por sus siglas en inglés). La primera parte ya ha sido confirmada por el propio Eurobanco: la facilidad de depósito pasa del -0,2% al -0,3%.

1. ¿Qué es la facilidad de depósito? Es el tipo de interés que se aplica a la liquidez que las entidades financieras depositan en el BCE. Lleva en negativo desde mediados del año pasado. Antes de verano, el organismo decidió aplicar una penalización del -0,1% y, ante la parálisis de la economía europea, en septiembre de 2014, el Eurobanco redobló hasta el -0,2% el castigo al dinero depositado por las entidades en sus arcas. 

2. ¿Qué ha decidido este jueves el Eurobanco? El consejo del BCE, con Draghi al frente, ha rebajado aún más esta tasa de depósito hasta el -0,3%. Este descenso significa que los bancos de la eurozona tendrán que pagar una décima más por el dinero que depositen en las arcas del instituto emisor.

3. ¿Es más o menos de lo que se esperaba? El consenso de los analistas barajaba que la facilidad de depósito bajase hasta el 0,3% o incluso hasta el 0,4%.

4. ¿Qué efectos tendrá? La medida tendrá dos consecuencias inmediatas: incrementará la liquidez, lo que presionará el euríbor (el tipo de interés de referencia de las hipotecas en España), ya en mínimos históricos, y añadirá presión bajista sobre el euro, que cotiza en su nivel más bajo respecto al dólar de los últimos siete meses.

5. ¿Ha demostrado ser una medida efectiva? Más allá de su contribución a un euro bajo y un euríbor por los suelos, las cifras ponen en duda su efectividad como catalizadora del crédito a la economía real, uno de sus objetivos prioritarios. Pese a que inicialmente sí dio sus frutos, con una importante reducción del volumen de depósitos en las arcas del BCE, a largo plazo no se ha demostrado efectivo. Lejos de ser un incentivo para prestar, siete años después del estallido de la crisis financiera, los bancos —sobre todo en el sur de la eurozona— siguen siendo renuentes a aumentar su exposición al crédito: hace justo un mes, el dinero depositado por las entidades financieras en el Eurobanco batió un nuevo récord de más de dos años.

6. ¿Es una herramienta común? La rebaja de la facilidad de depósito hasta situarla en terreno negativo era una rareza antes de la crisis financiera, porque los bancos preferían prestarse entre sí a un día. Pero la falta de confianza sobre lo que había en el balance de otras entidades llevó a los bancos a restringir el uso del mercado interbancario, incluso a los plazos más cortos.

7. ¿Hay otros países o bloques económicos, más allá de la eurozona, con la tasa de depósito en negativo? Entre otros, dos bancos centrales nórdicos —Dinamarca y Suecia— también cobran a los bancos por el dinero depositado en sus cajas fuertes.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información