Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El acuerdo Asia-Pacífico reducirá la exportación agraria desde España

La carne de cerdo, el vino y las frutas, los productos que más podrían sufrir por el nuevo pacto de ventajas comerciales

El acuerdo para intercambios comerciales entre Asia-Pacífico (TPP), suscrito por una docena de países de esa zona y encabezado por Estados Unidos, supondrá un grave perjuicio para algunas de las exportaciones agrarias y alimentarias españolas, como el porcino, el vino y las frutas y hortalizas. El aceite podría ser otro producto afectado aunque, solo a largo plazo, ya que por el momento es probable que mantenga las ventas en las regiones antes las bajas producciones de los países que han firmado el pacto comercial.

Desde los sectores afectados se insta a las autoridades comunitarias a acelerar la firma de acuerdos bilaterales con esos territorios, y especialmente con Japón. En la misma línea se aboga por acelerar la firma del acuerdo entre la Unión Europea y Estados Unidos (el llamado TTIP), pero solo si el mismo, además de abrir las fronteras en ambas direcciones, armoniza las normativas sobre exigencias de sanidad animal y vegetal, alimentación animal o seguridad alimentaria, para evitar posiciones discriminatorias en unos mismos mercados.

El acuerdo Asia-Pacífico, con una progresiva reducción de aranceles, situará al sector español en una posición de inferioridad en beneficio especialmente de las producciones de porcino de Canadá y Estados Unidos. Además, las exportaciones españolas hacia los países integrados en ese acuerdo se verán perjudicadas especialmente por los vinos australianos y chilenos. En el caso de Chile, el nuevo acuerdo se viene a sumar además al bilateral existente entre el país andino y Japón.

El comercio de carne fresca, curados y de subproductos de porcino ocupa el liderazgo de las exportaciones alimentarias con casi 1,5 millones de toneladas por valor de casi 5.000 millones de euros. Tras el cierre de las fronteras rusas, los países asiáticos constituyen una salida indispensable para el sector. Entre los destinos más importantes destaca Japón, que en 2014 importó 840.000 toneladas de carne de porcino, de las que algo más de 300.000 procedían de la Unión Europea.