Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez suspende la subasta para vender el aeropuerto de Ciudad Real

El magistrado duda de que se puede segregar la infraestructura en dos partes: las pistas y la torre de control por un lado, y el aparcamiento y los terrenos por otro

El nuevo juez encargado de la subasta del aeropuerto de Ciudad Real ha suspendido este viernes la subasta de la polémica infraestructura mientras inicia el procedimiento para anular todo el proceso y el plan de liquidación de los administradores concursales. El magistrado tiene “dudas razonables” de que se pueda segregar el complejo aeroportuario: por un lado la pista de aterrizaje, la torre de control y la terminal; y por otro, el aparcamiento y los terrenos accesorios.

Antes de anular definitivamente el proceso de subasta y el plan de los administradores para liquidar el aeropuerto de Ciudad Real, el juez ha abierto un periodo de 30 días para que las partes afectadas presenten alegaciones. De esta forma, la oferta presentada el pasado julio por el grupo chino Tzaneen, de 10.000 euros, y la puja registrada en septiembre por la firma británica Eca Program Group, por 80 millones, quedan suspendidas. Tampoco se tendrán en cuenta el resto de las pujas presentadas en la segunda subasta de septiembre después de que la presentada por Tzaneen en julio no llegara al mínimo previsto por el anterior juez —el 70% del valor de tasación del aeropuerto, valorado en 40 millones—.

El juez ha ordenado devolver los avales y garantías presentados por las compañías que pujaron por el aeropuerto de Ciudad Real, una infraestructura en la que se invirtieron cerca de 500 millones y que apenas ha tenido actividad.

Carmelo Ordóñez, titular del juzgado de Instrucción número 4 de Ciudad Real, mantiene abierto el proceso de venta y no impide que se puedan presentar propuestas de compra, incluyendo las que puedan hacer los postores que han participado en la subasta.

Dudas sobre la división

El magistrado justifica su decisión en dos argumentos. Por un lado se pregunta si “la unidad productiva es divisible dado que de no serlo, por no contar con las preceptivas autorizaciones legales y administrativas, la división sería nula de pleno derecho”. Por otro, considera que el objeto sacado a subasta “podría ser considerado vago e impreciso y a la postre indeterminable”.

Es decir, el juez no tiene claro que el aeropuerto pueda segregarse en dos lotes como planeó los administradores concursales para plantear la subasta: la pista de aterrizaje, la torre de control y la terminal por un lado; y el aparcamiento y los terrenos colindantes, de uso industrial, por el otro. Por eso, duda de que los administradores estuvieran facultados para plantear esta división.

“La repercusión de todos estos aspectos es de tal calado para el presente concurso, que podría afectar no solo a la nulidad radical de la subasta sino incluso a la nulidad parcial del plan” de liquidación propuesto por la administración concursal, señala el juez en la providencia.

Jesús Barroso, abogado de CR Aeropuertos, la sociedad propietaria del aeropuerto de Ciudad Real, expresó este viernes la “satisfacción” de la empresa por la decisión del juez. La medida de iniciar un incidente nulidad “venía siendo reclamada por los administradores desde hace mucho tiempo y presentada en varias ocasiones ante los juzgados, sin tener eco ni respuesta”.

Por su parte, el fiscal superior de Castilla-La Mancha, José Martínez, ha manifestado este viernes que "la Fiscalía no ha detectado ningún atisbo de responsabilidad penal hasta el momento en la gestión de los administradores concursales del aeropuerto de Ciudad Real".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información